Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Aspectos sicológicos de la infertilidad
#1
Los aspectos psicológicos de la Infertilidad
(Colaboración de Bea)

La incapacidad de tener hijos cuando se quieren tener, resulta ser una de las experiencias más difíciles que debe abordar tanto la persona como la pareja. La realidad es que las personas se ven enfrentadas a una crisis que genera angustia y sentimientos de pérdida significativos. Enfrentarse a un diagnóstico y a un tratamiento produce una sensación de incertidumbre y de falta de control que a menudo gatillan respuestas psicológicas diversas, las que dependerán en gran medida de los recursos psicológicos personales, la relación de pareja, la comunicación de ésta, el estado de ánimo general y eventos situacionales que pueden agregar componentes estresantes a la situación en sí.

El cómo enfrentar la infertilidad y sus consecuencias de forma exitosa dependerá de muchos factores que intentaremos ordenar de forma cronológica y didáctica.
Lo importante es recordar que si uno se siente ansioso, deprimido, fuera de control o aislado, uno no está solo, porque desde un comienzo esto forma parte de dos, y es un proceso dual.

El primer paso

Este siempre se inicia cuando la pareja decide tener hijos, por distintas razones, ya sea amor, continuidad, prolongación de los padres y de la relación, producto de ambos, presiones sociales, familiares, religiosas u otras. La pareja opta por la opción de la paternidad, se discuten todo tipo de cosas, lugar que ocupará el bebe, posibles nombres, el cambio que la llegada del nuevo miembro producirá…. etc. Entonces lo primero es dejar de lado cualquier método anticonceptivo; muchas mujeres acuden al ginecólogo para realizar un chequeo de rutina y por consiguiente se “ponen en campaña” para embarazarse. Sin embargo, luego de transcurrido un tiempo sin que este ocurra -generalmente un año, aunque en muchas ocasiones antes- comienza la preocupación y la duda, son frecuentes las preguntas que no tienen respuestas, y la incertidumbre crece y genera cierto estrés, porque aún nada se sabe al respecto.

Segundo paso

Comienza cuando la preocupada pareja (en ocasiones la mujer) decide acudir al médico porque el tan ansiado embarazo no llega. Y aquí dependiendo del médico y de sus procedimientos comienzan una serie de exámenes que resultan en su mayoría muy incómodos e invasivos, pero vale la pena hacérselos, porque es necesario saber qué pasa, y comprender a qué nos enfrentamos.
Cuando hay conocimiento sobre el tema y sobre los factores que producen infertilidad, el estrés tiende a mantenerse más controlado, el desconocimiento siempre genera más preocupación y angustia. Durante este período los procedimientos médicos son realizados, se mantiene la incertidumbre pero también hay incredulidad, siempre es posible que todo esté en orden y que si hay algún problema este sea menor y de fácil solución.

Tercer paso

El diagnóstico; éste puede ser preciso y puntual pero a veces resulta ser dudoso y se requiere de más exámenes para definirlo de forma asertiva. Sin embargo, el diagnóstico es siempre un comienzo y revela sin lugar a duda que hay un problema, frente a esto la primera respuesta psicológica, es la negación, es decir, “no, esto no puede ser, esto no está pasando”, la mente se rehúsa a esta posibilidad, es un shock que produce diversos sentimientos, pena, rabia, impotencia, y en ocasiones descontrol.

Muy importante es la comunicación con el médico tratante, éste debe explicar bien en que consiste el problema y cuáles son las alternativas de tratamiento posible. Importante y fundamental es considerar una segunda opinión.

En esta etapa a menudo la pareja, o al menos uno de sus integrantes, busca información al respecto, se averigua de centros, de médicos, y de posibilidades. Esta búsqueda debería generar calma, pero en ocasiones aumenta más aún la ansiedad, en especial por los altos costos monetarios de los procedimientos (al menos en nuestro país).

Importante es también compartir desde el comienzo los sentimientos, inquietudes y pensamientos con la pareja, ya que ambos están en esta búsqueda.

Sentimientos como culpa surgen de manera inmediata; creer que uno es culpable por tener dificultades para concebir es muy humano, pero es a la vez muy dañino, ya que nadie es responsable, pues nadie eligió tener esa condición física y/o biológica. Culpar al otro puede ser aún peor porque desgraciadamente genera un dolor muy grande, una herida que puede ser obviada pero nunca olvidada. Además estos sentimientos hostiles producen un deterioro en la relación de pareja, que de no ser sanada mediante la comunicación, comprensión y cariño, puede entorpecer el tratamiento posterior.
Es importante experimentar y aceptar todas estas emociones, como parte de la vida en pareja.

Cuarto paso

Podríamos llamarlo el de la comunicación. Con el diagnóstico en mano se barajan las alternativas de tratamiento en conjunto con el médico (el que idealmente es un experto en la materia), se analizan las posibilidades de la pareja, dependiendo del caso en cuestión, es decir, del problema en sí, y de las posibilidades económicas.

Importante en esta etapa es tener muy en claro las características del método adecuado o elegido, sus consecuencias y efectos secundarios, sus posibilidades de éxito y de fracaso, en caso de que no resultará conocer cual es el procedimiento a seguir. Conociendo cual es la situación y las opciones de tratamiento, se facilitan las decisiones a tomar. No es necesario tomar decisiones apresuradas sino de forma sosegada, y en conjunto con la pareja y el especialista.

Esta etapa se vive de forma dual, por un lado está la esperanza de que todo va a resultar y por otro, se siente una presión, en ocasiones poco definida de que el tratamiento debe resultar. Iniciada esta etapa comienza otra que puede ser entendida como adaptación y aceptación del problema.
Responder
#2
Quinto paso

Aceptado el problema, se da inicio al tratamiento. Éste es probablemente el momento de mayor desgaste y nerviosismo; dependiendo del tratamiento también podemos mencionar el malestar físico al que se ven enfrentado generalmente las mujeres, malestares hormonales, dolores abdominales, el ponerse inyecciones y las molestias de los exámenes. Aparecen muchos factores que van a crear cambios en la pareja, los días y el tiempo transcurren en base al tratamiento, las conversaciones y las inquietudes se basan en él, el constante ir y venir de la consulta a la casa, van a generar un ambiente donde todo gira en torna al embarazo, las posibilidades, los avances que se observan, y por supuesto las esperanzas de que todo resulte bien. Todo esto influye en las personas, tal vez no de forma inmediata, pero es posible que aparezcan los primeros síntomas de estrés, ansiedad y/o depresión, más bien ánimo depresivo. En muchas ocasiones las parejas mantienen en secreto todo este procedimiento, a veces es recomendable, en otras es mejor contar con redes de apoyo que puedan servir para desahogar las inquietudes, miedos, y penas.

Es posible también que aparezcan los primeros problemas sexuales, ya que la infertilidad está fuertemente asociada con la sexualidad: para tener hijos hay que hacer el amor, por lo tanto, algo tan personal, íntimo y propio de la pareja, pasa a ser un centro de atención. El sexo puede transformarse en una rutina mecánica, y programada de acuerdo con el mejor momento para concebir. Hacer el amor tiene ahora distintos significados. Hacerlo en un determinado momento puede dar solución al problema de la infertilidad, pero por otro lado está ligado muy estrechamente con el placer, y no debe servir sólo para lograr un fin concreto. Es necesario preservar el amor, y la intimidad, no debe volverse una obligación, hay que usar la creatividad para que no se pierda el romanticismo, cuidar el estado de ánimo y la concentración, ya que esto mejorará el bienestar de la pareja. Vale la pena hacer un esfuerzo adicional para lograr tan noble fin, un hijo. Conversar y compartir con nuestra pareja los sentimientos y emociones que nos invaden sobre todo en este tema, siempre facilitará el entendimiento y el acercamiento, nos hará crecer en conjunto y como persona.

Generalmente estos tratamientos tienden a ser largos, por lo tanto, el desgaste se hace presente y se siente en muchos aspectos, en el trabajo, en el hogar e incluso en la vida social, por esto es necesario que las personas se adapten a esta nueva situación. Generalmente esta adaptación llega y comienza a formar parte de nuestro diario vivir, sin que muchas veces nos demos cuenta. La adaptación siempre requiere de un esfuerzo adicional del organismo, por lo que no es extraño sentirse cansado y muchas veces hasta agotado.

Lo importante es preservar la calma y eliminar elementos estresantes que no sean causa directa del tratamiento, intentar facilitarse la vida en otros aspectos. Descansar más, realizar actividades placenteras, incluso tomarse vacaciones o salir fuera de la cuidad.
Responder
#3
Sexto paso

El resultado del tratamiento; aquí el estrés, la curiosidad, las ansias de obtener resultado positivo, generan un grado mucho mayor de nerviosismo y ansiedad que los experimentados anteriormente. Si es positivo fantástico, a disfrutar, cuidarse y tomar todas las medidas de precaución que el médico indique. Estaremos felices, probablemente fortalecidos como pareja, y luego se nos olvidará este mal rato.

Sin embargo, si el resultado es negativo y el tratamiento fracasó, nos vemos enfrentados al peor momento, todas las esperanzas que se tenían son echadas por el suelo, nada sirvió, la sensación que nos invade es a menudo confusa, se siente pena, mucha pena, la que a veces puede ser incluso sentida a nivel físico, aparece el llanto, el descontrol, la desesperanza, la sensación de que nada nos resulta, que no importa los esfuerzos que hagamos, no funciona, no lo podemos controlar por grande que sean nuestros esfuerzos.

Aparece la rabia, mucha rabia, tan inespecífica que puede orientarse hacia todos, hacia Dios, hacia el otro. Dan ganas de tirar todo por la borda; aparecen los reproches, los que pueden ser dirigidos hacia otros o hacia uno mismo, se siente un vacío, disminuye la autoestima, aparecen los sentimientos de inutilidad. Es muy común que en este punto la pareja se resienta; se siente un quiebre, una distancia, ya que no todos reaccionamos igual, nos sentimos solos e incomprendidos. En este momento hay que detenerse, llorar todo lo que sea necesario, expresar nuestra rabia (de la mejor manera) desahogarnos; la comunicación sigue siendo un punto fundamental, debemos compartir nuestros sentimientos y emociones con quien nos acompaña en este proceso. Lo peor es aislarnos y alejar a los que nos apoyan, es importante tener con quien hablar, lo ideal es que sea alguien que conoce y que haya experimentado este proceso, alguien empático que nos entienda.

Pasado estos primeros momentos, los que tienen una duración personal, es importante meditar, analizar cuál es el camino a tomar, a veces es necesario parar, descansar, tomarse un tiempo, para retomar o iniciar otro o el mismo tratamiento; no hay que tomar decisiones apresuradas, ya que el desgaste emocional es muy alto.

Cuando los fracasos han sido reiterados los sentimientos negativos se van acrecentando, el desgaste emocional es altísimo y es muy posible que el estado de ánimo esté bastante depresivo, es muy posible que las parejas se sientan solas, y que la soledad se apodere más de uno que de otro.

En ocasiones existe aislamiento de parte de la pareja, ya no frecuentan a los amigos, se alejan de las amistades que tienen hijos y de quienes aunque hacen su mejor intento, no los entienden. Llegado a este punto, y con bajas posibilidades de lograr el embarazo, es necesario detenerse a pensar, analizar y valorar que hay otras posibilidades de ser padres, esta es la adopción. Sin embargo, esta debe ser una decisión personal de la pareja, donde juntos van a iniciar otro proceso, muy distinto y en ocasiones muy largo, donde deben evaluarse muchos factores, para poder tomar una decisión responsable e iniciar una nueva etapa dentro del marco legal que cada país impone.

También es importante recordar que se puede ser feliz sin hijos, que si bien los niños representan la culminación de un proyecto en conjunto, es posible disfrutar de la vida, mientras se espera su llegada o si definitivamente se ha optado por cancelar ese deseo y continuar adelante como pareja y como familia.

Los sentimientos más frecuentes

En un principio aparecen sentimientos tales como la sorpresa, shock y negación del problema. Estas respuestas están típicamente seguidas por el sentimiento de pérdida o fracaso. La negación poco a poco nos lleva a una real preocupación por el problema, donde es difícil pensar en otra cosa que no sea el embarazo.
Luego, aparece la rabia hacia la pareja y hacia otros. Las personas se sienten incomprendidas, se aíslan. Aparecen los sentimientos de soledad y la pena.
Posteriormente se instaura la tristeza, el enojo, el resentimiento, la envidia, la vergüenza, el temor, la preocupación constante, la devaluación y el pesimismo. Estos sentimientos causan gran tensión, angustia, desesperación, desesperanza y sensaciones de descontrol interno. Se ven afectados la autoimagen, la autoestima y la identidad como hombre y como mujer.
De forma paralela se hace presente un sentimiento y una sensación de ansiedad, originada por las distintas tensiones de este largo camino; aparece tanto en el inicio como en el proceso mismo de tratamiento y acompaña hasta el final, sea cual sea la resolución del problema y la forma de obtener lo que tanto buscamos, un hijo.
Otra emoción que nos acompaña durante este proceso es el ánimo depresivo o depresión; éste se vuelve cíclico y oscilante, aparece y desaparece, pero siempre se hace presente. A veces se hace más difícil sobrellevarlo, en otras ocasiones más fácil, pero hay que aprender a vivir y convivir con todos ellos, ya que es la única manera de asumirlos y de entenderlos
Hay que considerar y recordar que la infertilidad resulta ser una experiencia devastadora en todos los ámbitos: emocional, físico, familiar, social y financiero.

En el caso de las mujeres

Desde tiempos inmemoriales se ha enfatizado la importancia de la maternidad en el rol de la mujer y la infertilidad ha sido vista como una desgracia. Esta creencia ha provocado que las mujeres “infértiles”, se sientan devaluadas, menos mujeres, incompetentes y a menudo sienten que algo les faltará; sentimientos de vacío son muy frecuentes, ya que en definitiva, algo malo tendrán, ya que no pueden concebir. Las presiones familiares y culturales a menudo despiertan sentimientos de culpa y vergüenza, ya que su autoestima se ve seriamente afectada.

Todas estas creencias no hacen más que generar más angustia y más desesperanza, tanto así que se va perdiendo la confianza en sí mismo, aparecen los sentimientos de inutilidad, es frecuente que su rendimiento en otras áreas como lo es el trabajo disminuya, ya que su autoimagen resulta seriamente dañada. Es así como de forma paulatina se va aislando, tanto de su familia como de sus amigas, aparecen sentimientos tales como celos y envidia al ver o saber que otra mujer está embarazada, respuesta sumamente natural, pero sumamente nefasta ya que son vividos con mucha culpa por la persona que los experimenta. Estando en este estado rápidamente aparece el desgano y la falta de motivación, así como otros trastornos, la tristeza y la desesperanza se hacen presentes, y aunque su tolerancia al dolor sea mayor que al del hombre, las mujeres se deprimen con mucha más facilidad.

Una de las formas de poder superar esto es compartir y hablar de sus experiencias con otros, por esta razón es importante que las mujeres cuenten con una red de apoyo, en ocasiones puede ser gente no muy cercana, en otras la familia, aunque para el mundo “fértil” resulta difícil entender y comprender lo que se siente.

En el caso del hombre

Para los hombres la imposibilidad de embarazar a su pareja, está estrechamente ligada con la masculinidad y la virilidad. Algunos se sienten tan presionados, que su deseo sexual y su desempeño se ve gravemente afectado, ya que su autoestima también está dañada, y no soportan la presión de tener que “cumplir” en los periodos fértiles. La mayoría de los hombres consideran que tener algún problema para concebir es humillante y devastador. Ellos tienden a tener una personalidad más introvertida y no comentar el problema con nadie; incluso evitan el tema porque hablar de ello también les afecta muchísimo en su rol de hombre, marido o pareja. Ellos sufren por dos, ya que generalmente es la mujer la que se ve expuesta a un mayor número de tratamientos, los cuales son en su gran mayoría molestos o dolorosos, además el ver por todo lo que pasa su pareja, aumenta la culpa y aumenta la desesperanza y la falta de control. En general el hombre tiende a aislarse, evita cualquier acercamiento al tema, por esto no es raro que se concentre mucho en su trabajo, o en otra actividad un hobby por ejemplo. También se deprime, pero lo oculta mucho mejor que la mujer, básicamente por un tema social ya que el llanto o la tristeza, son vistos como señal de debilidad.

(en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. )
Responder
#4
¿Estoy cursando una Depresión?

(Colaboración de Bea)

En la actualidad y gracias al estilo de vida que están llevando los chilenos y el mundo en general, resulta habitual escuchar hablar de depresión, e incluso afirmar que uno mismo se encuentra deprimido.
Sin embargo, la depresión es una enfermedad que responde a ciertos síntomas, bastante claros y específicos, en los cuales hay que poner ojo si estos han sido experimentados tanto en el pasado como en la actualidad.


A continuación especificaremos los síntomas de la depresión (1):
  • Sentirse la mayor parte del día triste o vacío, llorar con frecuencia o sentir la necesidad de hacerlo, sentir desde un ligero abatimiento hasta una profunda sensación de desaliento y desesperanza (animo depresivo), día a día y cada día.
  • Disminución del interés por las actividades diarias y ocasionales, incapacidad de sentir placer por las actividades que se llevan a cabo, como también perder el interés por aquellas que resultaban placenteras y recreativas. En casos extremos la persona puede tener dificultad para levantarse, ducharse, comer, leer o estar en actividades sociales.
  • Pérdida de peso o aumento de éste, de al menos un 5% del peso corporal, sin que exista régimen o dieta que lo justifique. Disminución del apetito o aumento de éste.
  • Insomnio o hipersomnia. El insomnio se caracteriza por una dificultad para conciliar el sueño, sin embargo, también puede manifestarse en reiterados despertares en el transcurso de la noche, o en un despertar muy precoz, por ejemplo despertar a las cinco de la mañana y no poder conciliar el sueño nuevamente. La hipersomnia es lo opuesto al insomnio, es decir, la persona duerme mucho y siente deseos de dormir en el transcurso del día.
  • Agitación o enlentecimiento de los movimientos corporales, la persona siente que le cuesta realizar cualquier esfuerzo físico, por ejemplo caminar, cocinar, leer, entre otros, además puede manifestarse con una lentitud en la ejecución de las actividades.
  • Fatiga o pérdida de energía casi día a día. A menudo puede experimentarse una pesadez corporal la que se asocia a dolores, generalmente musculares, en el sector cervical (cuello) y/o de los hombros, dolores de cabeza, malestares gástricos y bruxismo. Estos últimos no son síntomas propios de la depresión pueden aparecer aunque sus causas pueden ser por otras razones médicas o corresponder a cuadros de ansiedad y/o estrés.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva. Pensar constantemente que uno es inútil o culpable por las cosas que pasan, sin poder discriminar que uno no es el único causal de las situaciones vividas.
  • Disminución de la capacidad de concentrarse y de pensar, o indecisión, ya sea en el ambiente familiar o laboral, sentir que uno esta ido, que le cuesta seguir el hilo de la conversación o de la lectura, debiendo retomar y hacer un esfuerzo adicional para concentrarse en la tarea realizada.
  • Pensamientos recurrentes de muerte, creer que si uno estuviera muerto las cosas y la vida serian mejor, o bien soñar con personas fallecidas, o querer quedarse dormido para siempre.
Para diagnosticar una depresión deben ser parte de los síntomas el ánimo depresivo y la pérdida de interés por las actividades cotidianas y ocasionales.
Si usted ha sufrido cinco o más de estos síntomas (incluido el ánimo depresivo y la pérdida de interés) en las últimas dos semanas de forma continua y permanente, y éstos han representado un cambio significativo con respecto a su estado de ánimo anterior, debe acercarse a un especialista del área de la salud, específicamente un psicólogo o psiquiatra.
Así el especialista podrá realizar un diagnóstico y evaluar la posibilidad de que se esté cursando una depresión, para dar paso a un tratamiento adecuado a sus necesidades.


Sin embargo, estos síntomas pueden aparecer en las siguientes situaciones y no corresponder a una depresión:
  • En caso de duelo reciente, por ejemplo: pérdida de un ser querido.
  • En caso de encontrarse bajo los efectos fisiológicos de una sustancia (droga) o medicamento.
  • En caso de sufrir una enfermedad médica como por ejemplo: hipotiroidismo u otras enfermedades hormonales.
Responder
#5
Infertilidad y psicología: la relación con la madre

(Colaboración de Bea)
En general, la psicología y la psiquiatría se han interesado básicamente en los efectos que la infertilidad trae en las personas, sin embargo, esta no seria la única relación existente, ya que en muchos casos de parejas “infértiles” no existen causas orgánicas que expliquen la dificultad para concebir.

Es justamente en este punto donde la psicología juega un rol protagónico, ya que algunos terapeutas han intentado dar respuesta de forma tentativa en relación a la infertilidad de algunas mujeres.
Hoy en día es por todos conocidos la importancia de la madre en el desarrollo emocional de los niños, y a pesar de que la figura paterna es también muy importante, a la figura de la madre se le han atribuido distintas funciones que van desde el desarrollo físico, emocional y adaptativo, que por razones biológicas le son ajenas al padre.

La madre constituye el primer vinculo del niño (bebé) con su medio ambiente, es también la encargada de proporcionarle los primeros cuidados básicos, como son la alimentación, el calor y la seguridad. Al nacer el ser humano es un ser completamente indefenso y depende de otros para sobrevivir, es aquí donde la madre tiene el deber de ser lo suficientemente buena como para cumplir con dichas necesidades, la única herramienta que tiene el bebe es el llanto y muy pronto la madre conocerá su lenguaje, y podrá comprender cuales son las demandas del pequeño. Conforme pasa el tiempo este lenguaje va creciendo y la comunicación comienza a ser bi-direccional, el niño crece y se satisface, y por consecuencia comienza a nacer una relación entre madre e hijo. La calidad de esta relación va a depender del como la madre esté desempeñando su rol, si ella es negligente el menor será cada vez mas demandante, si es ansiosa el menor también lo será, ya que la ansiedad se traspasa y contagia.

Pasados los años, la relación de la madre y el hijo cambia, el niño intentará ser independiente y la madre controlará esta independencia, y evitará que el hijo sufra cualquier experiencia desagradable. La protección será siempre una función dominante en esta dinámica, donde por supuesto el padre juega un rol más activo y más cercano.

Al cumplir cuatro años, el niño inicia una nueva etapa que tiene que ver con la identificación del género, la cual -de acuerdo al psicoanálisis- se iniciaría con el conocido Complejo de Edipo; en esta etapa el niño compite con el padre por el amor de la madre, y la niña sufre un complejo de inferioridad al percatarse de que carece de pene, y por lo tanto, a la niña solo le queda identificarse con la madre y entender que no es inferior a los hombres por ser mujer. Esta explicación (bastante resumida de la Teoría en cuestión) finaliza cuando el niño, independiente de su género se identifica con el padre del mismo sexo, y aquí es donde aparecen algunas dificultades dignas de analizar.

¿Si la madre ha sido negligente, fría, poco cariñosa e incluso hostil hacia su hija, esta última copiara sus mismas conductas?
La RESPUESTA, es un rotundo depende, muchas veces se copia solo lo bueno del modelo, y en otras desgraciadamente solo lo malo, sin embargo, ambos aspectos buenos o malos conviven en una misma persona, y es muy posible que a nivel inconsciente se guarden los aspectos malos, y solo sean observables los buenos.

¿Es posible que una mala relación materna influya en el hecho de no poder concebir?
Si bien no existen investigaciones al respecto, es posible, considerando que no existen causas orgánicas reconocidas de infertilidad, podría ser que el inconsciente trabajara en el organismo para no llegar a la maternidad, ya sea por miedo a que aparezcan los aspectos negativos de la madre, o por rebeldía para no entregarle a esa madre negligente o punitiva, un nieto y por consecuencia una descendencia.

También es factible que cuando la madre no ha respondido de forma adecuada a su rol, y el padre ha sido todo lo contrario se produzca un rechazo a la maternidad o incluso que se rechace por causas culturales y sociales el rol materno femenino impuesto por la cultura en la que se está inmerso, puede jugar en contra de la concepción si es que se valora mucho la independencia, el trabajo, la pareja u otros aspectos que se contraponen al prototipo de la mujer en la casa criando niños.

¿Si en mis recuerdos de primera infancia solo hay buenas experiencias con mi madre, es posible que los problemas posteriores (adolescencia) influyan de igual manera?
Lo primero ha considerar es que muchas veces los aspectos malos, son negados por la persona, esto también ocurre a nivel inconsciente y por lo tanto, pueden haber malas experiencias aunque no se recuerden, y en muchas ocasiones los problemas que se puedan tener con la madre en la adolescencia responden a estos mismos fenómenos y son independientes del periodo en sí, lo importante es saber que cosas uno le reprocha a su madre.

Cuando una madre no ha sido suficientemente buena.

Lo primero ha considerar es que nadie es perfecto, y las madres muchas veces cometen errores por tratar de hacerlo mejor, en general ellas siempre quieren lo mejor para sus hijos, sin embargo, hay ciertas conductas que generan sentimientos negativos y reproches:
  • Madres castigadoras, verbal y físicamente; dentro de éstos está el maltrato psicológico el cual es muy dañino, por ejemplo, eres tonta, eres fea, no sirves para nada, nada lo haces bien....etc.
  • Madres poco preocupadas, indiferentes, respecto a los logros, errores y vivencias propias.
  • Madres depresivas.
  • Madres frustradas en su rol, mujeres que no valoran su trabajo, ya sea como profesional, como dueña de casa, como esposa o como madre.
  • Madres poco cariñosas, frías, distantes en su contacto, incluso ariscas.
  • Madres poco empaticas, muy individualista, solo le importa ella y sus problemas, no los de los demás y menos los de uno.
  • Madres desacreditadoras, es decir, menosprecian todo los logros personales, descalifican los éxitos y los logros.
  • Madres que muestran una clara preferencia por uno de sus hijos, siendo casi indiferentes con los otros.
  • Madres agresivas ya sea verbalmente o físicamente.
RECOMENDACIÓN
  • Si no puedes embarazarte o tu embarazo no llega a término,
  • Si no hay una causa conocida de infertilidad y
  • Si tu madre responde a las características descritas anteriormente.
  • Seria importante que evalúes la posibilidad de ver un terapeuta, para que trabajen estos aspectos u otros que están impidiéndote a ti el ser madre.
Responder
#6
Cómo Afecta la Esterilidad a la Pareja

Cada miembro de la pareja puede responder a la esterilidad de forma diferente. Estas respuestas individuales dependen de la personalidad de cada uno, de la naturaleza del problema y de la relación interpersonal existente. Uno puede sentirse esperanzada/o y optimista mientras su pareja está desesperanzada/o y triste.

Tambien hay algunas diferencias por sexos. En general, para los hombres el ser estéril es menos crucial para su autoestima e identidad, mientras que las mujeres pueden llegar a plantearse muchas dudas sobre su papel en la vida. Mayoritariamente, la mujer ha sido educada y preparada para ser madre, mientras que para muchos hombres este no es un papel que tenga tanta importancia en sus vidas..

A veces el instinto de protección hacia la pareja puede interferir con la habilidad o la capacidad para discutir los acontecimientos y los sentimientos. Algunas mujeres se quejan de que sus parejas no expresan los sentimientos de la misma forma en que lo hacen ellas. Muchos hombres manifiestan sus sentimientos de diferente manera a como lo hacen las mujeres.

La dificultad para comunicarse puede aumentar durante un tratamiento para la esterilidad. Frecuentemente, con el resultado de una nueva prueba o cuando el tiempo apremia, la confusión ocurre cuando la toma de decisiones cambia de dirección abruptamente.

La comunicación de la pareja puede cambiar la manera de enfrentarse a la esterilidad y al tratamiento. En ocasiones, los sentimientos de uno de los dos no llegan al otro. Cuando uno se guarda emociones y no las comparte, quizá con la intención de proteger al otro de sentimientos dolorosos, pueden incrementar algunos sentimientos como la angustia, culpa y más tensión en la relación de pareja.

Manejar el impacto emocional de la esterilidad es también difícil para los hombres ya que en su mayoría no están educados para hablar de este tipo de cosas. Consecuentemente, es muy importante que discutan sus respuestas emocionales y así no tener falsas expectativas del comportamiento del otro.

El conocer otros casos es esperanzador ya que se pueden ver esas diferencias entre sexos. Otra gente que haya pasado por la misma experiencia podrá darles buenos consejos para afrontar sus emociones.

Cómo afrontarlo

El cámino hacia la madurez

Imaginar que el tratamiento de esterilidad es una carrera de obstáculos que van a ir sorteando juntos a medida que aparezcan puede ser un buen ejercicio. Cada "bache" superado es acercarse más a la meta final y a la recompensa al esfuerzo y los sacrificios hechos.
Tengan por seguro que en ese camino que recorreran juntos y mediante la superación de las dificultades que aparezcan, se irán produciendo cambios que les harán madurar con respecto a la esterilidad, a la paternidad futura y a Vds. mismos. A menudo, las personas que han acudido durante una temporada larga a nuestra consulta nos explican que se sorprenden ante el cambio de opinión y de actitud que han sufrido ellos mismos respecto a su problema y a las posibles soluciones al mismo.

Comunicación

Por lo general, los miembros de una pareja, durante el tratamiento de reproducción asistida, no manejan las cosas que ocurren y los sentimientos resultantes de la misma forma. Cuando estan estresados, estas diferencias, ya sean pequeñas o grandes, pueden parecer enormes. El estrés que provoca la esterilidad es muchas veces inabordable, existen muchos pasos que pueden hacer disminuir el dolor. Primero de todo, ambos deben reconocer que tendrán diferentes sentimientos y reacciones en momentos distintos. Si espera de su pareja que responda de cierta manera, y sus expectativas no se cumplen, esto probablemente le provocará un estrés emocional.

Los dos juntos, deberán informarse sobre la esterilidad y su tratamiento. A medida que vayan examinando las diferentes opciones del tratamiento y estados emocionales, podrán identificar con antelación los momentos en los que tendrán dificultades. Después, como pareja, podrán planear el hacerlo más fácil y llevadero. Hablen sobre sus sentimientos acerca de la esterilidad y su tratamiento. Determinen si sus expectativas sobre el otro son realistas y si aceptán diferentes opiniones de su pareja. Muchas parejas tratan de seguir el mismo abordaje para manejar las situaciones y puede darse frustración y rabia cuando uno de los miembros de la pareja no siente lo mismo que el otro. La mejor manera de que esto no ocurra es entender a su pareja y cuán diferente puede ser su manera de afrontar la esterilidad. Los sentimientos pueden ser los mismos, pero la forma de manejarlos pueden ser distinta.

Rellene las frases siguientes sobre la forma en que Vd. afronta la vida y la esterilidad:
[INDENT]1 a. Cuando estoy rabiosa/o, yo ...................................
1 b. Cuando mi pareja se pone rabiosa/o ella/el ...................................
2 a. Cuando estoy feliz, yo ...................................
2 b. Cuando mi pareja está feliz, ella/el ...................................
3 a.Cuando me estreso, yo ...................................
3 b. Cuando mi pareja se estresa, ella/el ...................................
4 a. Yo creo que la posibilidad de embarazo es de un .................................%.
4 b. Mi pareja cree que la posibilidad de embarazo es de un .......................%.
5 a. Yo creo que conseguiremos el embarazo en.......................intentos.
5 b. Mi pareja cree que conseguiremos el embarazo en..........................intentos.
6 a. Yo creo que debieramos hablar ................................ de nuestra esterilidad. (más, menos, igual).
6 b. Mi pareja cree que debieramos hablar............................. sobre nuestra esterilidad.(más, menos, igual).
7 a. A mi pareja le gusta hablar de nuestra esterilidad con ...................................
8 a. Lo peor de nuestra esterilidad para mi es ...................................
8 b. Lo peor de nuestra esterilidad para mi pareja es ...................................
[/INDENT]Comenten entre Vds. las respuestas dadas de forma individual y comparen su visión de la situación. Esto les ayudará a encontrar una mejor comunicación entre Vds.

de Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#7
Sexualidad

¿Pueden causar problemas sexuales los tratamientos de infertilidad?
Sí, es así. Hasta llegar al tratamiento, las relaciones sexuales eran procesos íntimos y espontáneos mientras que ahora pueden sentir que necesitan realizarlas casi a la orden, a la medida del tamaño del folículo, del día del ciclo o previas a un TPC. Cuando practicar el sexo llegar a ser un ejercicio cuyo único objetivo es alcanzar el embarazo se pueden llegar a crear situaciones muy tensas.
Es importante saber que esto puede ocurrir y que quizá sea interesante buscar el consejo de un experto.

Sexo y esterilidad
Las demandas del tratamiento de la esterilidad afectarán indudablemente a sus relaciones sexuales. El sexo cambia de significado, lo que antes se hacia por placer se convierte en un trabajo. Hacer el amor se transforma en hacer bebes, el sexo empieza a ser pautado por los períodos fértiles, generando la pérdida de espontaneidad y exigencia de rendimiento.

En muchos casos, el sexo se convierte en una experiencia dolorosa por el recuerdo de la imposibilidad para concebir. La tensión que esta crisis implica lleva a situaciones de conflicto en la pareja que influyen sobre el deseo sexual mutuo. Practicando el sexo controlado o programado pueden perder el romanticismo que la relación sexual conlleva. Tanto los procedimientos diagnósticos , como los diferentes tratamientos pueden interferir en la relación sexual de la pareja. Desde el momento que el propósito del sexo cambia, puede convertirse en algo menos placentero. Es esencial que tengan tiempo para Vds. y que se diviertan sin presiones de lograr una concepción.



Algunos consejos para que la esterilidad no afecte sus relaciones sexuales:
  • Hagan aquello que realmente les apetezca los días que no tienen indicaciones médicas. No se sienta obligada/o, no se cree obligaciones para con su pareja.
  • Los días que le indiquen no tener relaciones coitales no tienen porque ser días sin sexo. Recuerde que el sexo no es solo una relación coital, pueden realizarse otras actividades sexuales, como son las caricias y los masajes mutuos.
  • Los dias en que ¨se supone¨ que deben tener relaciones coitales intente crear un ambiente adecuado que haga que su humor sea bueno y que no hayan interferencias externas que puedan estresarlos.
  • Introduzcan variaciones en las horas en que tienen relaciones sexuales. Procure que no siempre sean en los momentos en que llegan a casa después de un largo día de trabajo. El introducir variaciones respecto al lugar también puede ser beneficioso. Pueden pasar un fin de semana en una bonita habitación de un hotel en un lugar romántico. Prueben tecnicas diferentes en la cama, las parejas que se hallan en tratamiento de esterilidad no deben preocuparse por las posiciones que les estan permitidas en sus relaciones sexuales, deben sentirse libres para practicar el sexo.
  • Utilice la fantasía para lograr el estado anímico que necesita. Recuerde que el marido no ha de sentirse como un ¨dispensador¨ de esperma, ni la mujer debe sentir que es una contenedora de un huevo que debe ser fecundado.
  • Procure evitar las culpabilizaciones los días que se supone¨que deben hacerlo¨ y que por lo que sea no es posible o no pueden. No insista en intentarlo si se siente mal o sencillamente no puede.
  • Desarrollen su intimidad de forma no sexual también. Hagan esfuerzos para escuchar las necesidades de su pareja e intenten ser más tolerantes con el otro.
  • Cuide su aspecto físico más que nunca y no olvide decir esas palabras que su pareja gusta de oir.
  • Dificultades en las tomas de muestras de semen
Algunos hombres experimentan dificultad en el momento de hacer una obtención de muestra de semen mediante la masturbación cuando se encuentran en el centro o mientras alguien está esperando para recoger el resultado. Esto suele suceder por la tensión que supone realizar una masturbación en un momento de tensión debido al tratamiento en sí, a la premura de tiempo o a muchos otros factores. Es recomendable la utilización de técnicas de relajación para disminuir la ansiedad anticipatoria. El uso de material erótico apropiado (revistas, videos, música), la ayuda de la pareja cuando sea posible y el lugar dónde se realice la obtención, pueden ser de gran importancia. Por otro lado, y siempre que el diagnóstico lo permita, la congelación previa de semen, tranquilizará al paciente y asegurará mejores resultados.

en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#8
Planteamiento Positivo

1. Dejar el tema sobre la esterilidad abierto. A menudo, las parejas necesitan delimitar el tiempo que emplearán en hablar sobre el tema, de forma que puedan acomodar sus propias necesidades. Por ejemplo, el acordar dedicar 15-20 minutos durante un momento determinado del día para hablar sobre las experiencias relacionadas con la esterilidad. De esta manera se evitarán el dar la sensación a la pareja de que la esterilidad es el tema dominante de sus vidas.

2. Hacer planes para el ciclo de tratamiento. Después del cumplimiento de la primera parte del ciclo, muchas parejas se sienten ansiosas durante el periodo de espera de la segunda parte del ciclo. El plan que muchos se proponen de "Mejor no pensar en ello", se desestructura cuando uno de los miembros de la pareja o ambos se ponen muy sensibles a cualquier síntoma o signo de embarazo. "Pensamientos mágicos" como por ejemplo, buscar signos zodiacales o números astrológicos, etc.. contribuyen a un aumento de la ansiedad. Haga ahora un plan para mantenerse ocupada/o durante el periodo de espera. Vd. ya conoce, por ciclos de espera anteriores, cuáles son las cosas que van a entretener su pensamiento o hacerle sentir más cómoda/o durante este período. Aproveche este momento para tratarse especialmente bien, diviértase, propóngale a su pareja todos los planes que sabe que harán la espera más llevadera. Practique las técnicas de relajación que conozca a diario.

3. Hablar con su pareja de la forma en que le gustaría dar la información a los demás, su familia, los amigos , los compañeros de trabajo. Si los demás saben sobre sus planes de tratamiento de esterilidad, puede que Vd. no desee darles toda la información médica o sobre el seguimiento de sus ciclos. Es bueno preparar la respuesta a las preguntas inesperadas que puedan surgir.

4. El soporte psicológico puede ser un mecanismo de ayuda, tanto individualmente como en pareja. Este pueden dárselo los profesionales de la salud mental, para ayudarle a tomar decisiones y afrontar las varias posibles reacciones directamente relacionadas con el problema de esterilidad o con otras áreas.

5. Eliminar de su vocabulario los "debería". Si Vd. piensa o siente que "debería" pensar o sentir de una determinada manera, deténgase a pensar en el "por qué". En ausencia de normas, las parejas tienden a crear expectativas que pueden ser poco realistas sobre lo que sienten y sobre si las reacciones y emociones que tienen sobre su esterilidad son "normales". Vd. no puede controlar cómo se sentirá cuando su mejor amiga quede embarazada. Vd. probablemente sentirá alegría y envidia. Puede manejar estos sentimientos de una forma constructiva, explicándole que se alegra por ella pero triste por sí misma. No sería constructivo el deshacer la amistad sin explicación, es mejor intentar que la amistad se acomode y cambie en función de sus estados de embarazo y esterilidad. Su amiga/o pueden ayudarle también a entender y soportar esa tristeza expresada.

6. Relajarse. Durante el tratamiento que hayan decidido llevar a cabo para su esterilidad es aconsejable que practique técnicas psicológicas de relajación o cualquier otro método para manejar el estrés. La utilización de estas técnicas puede ser de ayuda durante y después del tratamiento, así como en los eventos de la vida diaria.

7. Proyectar el futuro. Cuando Vd. acabe cada ciclo, piense en el futuro. Planear el número de ciclos a realizar, hablar sobre la adopción, así como, otras opciones que estén a su alcance, pueden ayudarle a conseguir más control. Recuerde que su pareja puede estar en otro nivel de aceptación y de afrontamiento, y que puede ser necesario reajustar sus planes de forma acordada.

8. Utilizar su experiencia para ayudar a otras personas que se encuentren en una situación igual o parecida. De esta manera podrá darse cuenta de cuán valioso es todo lo que ha aprendido durante el tiempo que ha dedicado a buscar una solución a su problema.

9. Procurar tener información fehaciente y evitar pensamientos negativos que le lleven a un mal estado de ánimo. Recuerde que detrás de un estado de ánimo negativo hay un pensamiento negativo que ha dado lugar a ese sentimiento. Utilice su sentido del humor y se sentirá más animada/o.

10. Reafirmar sus intereses habituales, no centrar su vida únicamente en su problema de infertilidad o en el tratamiento de ésta. Afiance los lazos que le unen con su pareja e intente disfrutar de lo que ya tiene.

en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#9
Momentos Difíciles - Mantener el Control

Momentos especialmente difíciles

Hay algunos momentos en el día a día que seguramente le hacen sentirse más deprimida/o y desprovista/o de recursos. Pero si se ha preparado emocionalmente, encontrará que estas ocasiones pueden ser manejadas. Es importante que recuerde que no tiene que participar en actividades que le deprimen. Por ejemplo, mejor que involucrarse en cualquier tarea relacionada con un bebé, debe planear algo especial para Vd. ese día.
También existen situaciones simples de afrontar aunque todavía las evalúe "a priori" como circunstancias inabordables. Por ejemplo, una mujer formará parte de conversaciones focalizadas en el embarazo o en niños e inevitablemente tendrá amigas embarazadas durante su tratamiento de la esterilidad. Puede que las vacaciones y los cumpleaños le supongan un estrés adicional por el hecho de recordarle que el tiempo pasa y no tiene niños. Recuerde que Vd. está en el camino para conseguirlo.

Otra dificultad pueden ser las visitas a los médicos. Verá mujeres embarazadas en la consulta y se enfrentará a resultados negativos en los tests. Vd. y su pareja se plantearán la posibilidad de abandonar el tratamiento. Generalmente, muchas mujeres estériles viven el comienzo de cada ciclo menstrual como un suceso traumático dado que indica que no hay embarazo después de un mes de esperanza y la necesidad de empezar de nuevo otra vez.

Con el fin de afrontar estas situaciones, construya su fuerza emocional y prepárese para estos sucesos que pueden ocurrir. Piense sobre esta clase de circunstancias y cuestiónese cómo reaccionará. A esto le llamamos prevención de respuesta, prepare su comportamiento ante situaciones que le pueden ser adversas. Es una buena idea el hablar con gente que haya experimentado las mismas emociones. Observe cómo se han desenvuelto y qué han hecho de diferente a Vd.

Los días de espera

Vd. ya ha pasado seguramente por muchos días de espera que le han enseñado los "trucos" que harán que en los próximos la espera sea más agradable. Piense en ello: ¿ le gusta estar sóla/o o acompañada/o ?, ¿prefiere hablar con sus familiares o amigos?, ¿ está mejor manteniendose activa/o o dejando de trabajar?

Le aconsejamos que si ahora está en tratamiento piense en los días de espera y programe aquellas actividades que harán que se sienta mejor. Aproveche para dedicarse a aquellas cosas que hace tiempo ha pensado que hará cuando tenga tiempo, programe actividades para mantenerse entretenida/o y procure evitar todas aquellas que en ocasiones anteriores no le ayudaron a pasar los días de espera.

Muchas mujeres nos explican que durante estos días de espera, no pueden evitar ir al lavabo constantemente para comprobar si ha llegado la mesntruación, o que inspeccionan su cuerpo continuamente para observar si existen cambios. Estos comportamientos generan más ansiedad aunque en un principio parezcan dismninuirla. Por lo tanto, nuestro consejo es, intentar evitar estos comportamientos.A continuación, complete la lista siguiente con aquellas cosas que, por experiencia, sabe que le angustian:
[INDENT]1................................................................................
2................................................................................
3................................................................................
4................................................................................
[/INDENT]Parece claro que, estas son precisamente las actividades o situaciones que deberá evitar durante estos días.Seguidamente, haga una lista de aquellas cosas que son agradables o le ayudan a relajarse y sentirse bien:
[INDENT]1................................................................................
2................................................................................
3................................................................................
4................................................................................
5................................................................................
6................................................................................
[/INDENT]Mantener el control

Las parejas estériles dicen a menudo que sienten que "han perdido el control". Los sentimientos de depresión, baja auto-estima, falta de intimidad y la rabia son algunos compañeros de la experiencia de la esterilidad. Para eliminar o disminuir estos sentimientos negativos es necesario "tomar el control" de su tratamiento y entender el impacto emocional, físico y práctico que el tratamiento de la esterilidad puede tener en Vd. Pero, ¿cómo se puede "tomar el control"?

Para que sus sentimientos de desesperanza disminuyan y para obtener un cierto control de sus emociones, hay cosas que se pueden hacer. En primer lugar, tomarse tiempo para conocer su cuerpo y saber como funciona. Realizando esto, sentirá un mayor control en la consulta médica y será capaz de entender mejor las pruebas a las que le están sometiendo. Lea sobre tratamientos de esterilidad y discuta sus ideas y opiniones con su médico y con todos aquellos que están tratando su salud, por ejemplo, las enfermeras pueden ayudarle emocionalmente, así como médicamente, o los técnicos pueden explicarle el procedimiento de las pruebas y los resultados.

Durante el tratamiento, necesita deliberar los propios límites. Decidir cuándo finalizará con el tratamiento y con qué tratamientos que le sean aconsejados, probará. Si la terapia médica le supone un estrés desmesurado, considere tomarse un descanso. Cuando sea necesario, recuerde a sus amigos y familiares que éstas son sus decisiones y que sabe lo que es mejor para Vd..

Las pequeñas cosas que puede hacer por sí misma/o, producirán un gran cambio en el manejo del tratamiento. Escriba cosas positivas que ha hecho o cosas buenas que le han ocurrido y léalo con frecuencia.
Prepare una noche especial, y comparta sus pensamientos y sentimientos con su pareja. Vd. y su pareja deben querer tener un soporte. En este sentido, es bueno el tener contacto con gente que esté pasando por el mismo problema.

Es bueno también el estar bien informado sobre la esterilidad, de este modo podrán compartir la información con amigos y familiares, quienes en ocasiones no parecen entender el estrés y la presión que conlleva este problema.

Abordar las tareas difíciles paso a paso ayuda a reducir la sensación de estar sobresaturado. El "desmontar" el problema de esterilidad en pedazos o diferentes secciones facilitará la reducción del estrés que puede producir en un individuo o en la vida de la pareja la acumulación de estresores y de acontecimientos. Es decir, no quiera resolver todas las dificultades a la vez, afronte una a una las situaciones conflictivas a medida que se vayan presentando.

La clave para hacerse cargo o "tomar el control", al igual que en muchas otras cosas, es la comunicación. La comunicación requiere que Vd. entienda lo que el equipo médico le está diciendo sobre su esterilidad y que se sienta cómodo al preguntar. La mejor fuente de información puede variar, siendo en ocasiones su médico, la enfermera, la administrativa o el psicólogo. Escriba Vd. sus preguntas cuando se le ocurran y, al hacerlas, anote la respuesta para no olvidarlas. Muchos pacientes encuentran que llevar una pequeña libreta de anotaciones les ayuda a no distraerse cuando reciben respuesta a sus preguntas.

Finalmente, no deje que su esterilidad "invada" completamente sus pensamientos y su vida. Distraigase, piense en cosas positivas sin dejar que los pensamientos negativos le produzcan emociones dolorosas. O, sencillamente, detenga los pensamientos negativos, no dejando que invadan su mente y por lo tanto, produzcan emociones negativas, digase a sí misma/o: "Stop, no me puedo permitir este pensamiento negativo".

en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#10
Ayuda Profesional

¿Cuándo es necesaria la ayuda profesional?

Si se encuentra deprimida/o, o tiene altibajos que parecen deberse al tratamiento, es recomendable que acudan a un profesional. La ayuda psicológica puede ser de utilidad para examinar sus sentimientos, determinar sus prioridades y mejorar sus habilidades de afrontamiento.
Hay algunas señales que alertan claramente de una depresión o de un cuadro de ansiedad. Si se encuentra constantemente triste, desesperada/o, con un rendimiento bajo o inadecuado, la ayuda profesional le ayudará a entender mejor su situación y a superarla.
Otro signo que puede indicar la necesidad de ayuda profesional es la falta de motivación, la disminución de las actividades sociales, el estar demasiado sensible, vulnerable, el sentirse culpable o incluso tener pensamientos de suicidio.

Además de los signos emocionales de la depresión y la ansiedad, existen otros signos biológicos y físicos que se deben vigilar. Por ejemplo, si está teniendo dificultad para conciliar el sueño o bien para permanecer dormida/o o despertándose muy temprano sin volver a poderse dormir, puede que se deba a un estado depresivo. Otros signos son la pérdida del apetito, pérdida del deseo sexual y la fatiga.

Debería buscar ayuda psicológica también si la comunicación con su pareja, acerca de la esterilidad y su tratamiento, es dificil, o si lo están afrontando con excesiva angustia o resentimiento.


Siempre que tenga una duda sobre su rendimiento habitual en cualquier área de su vida o emocional, puede consultar con su médico o con un profesional de la salud. Recuerde el famoso dicho: "Es mejor prevenir que curar".
  • La intervención del psicólogo se hace necesaria cuando:
  • Las reacciones emocionales del paciente o de su pareja le impiden buscar tratamiento, cooperar o interfieren en el mismo.
  • Las reacciones emocionales del paciente o de su pareja perturban su actividad normal (leer, mantener relaciones sociales o sexuales, trabajar, etc...) y le conducen a prescindir de muchas de sus fuentes habituales de gratificación.
Las reacciones emocionales de un miembro de la pareja se manifiestan en forma de síntomas psiquiátricos convencionales.


Elección del terapeuta: Es importante seleccionar a un terapeuta que tenga experiencia en el tratamiento de la esterilidad y las dificultades y emociones que ésta conlleva. Recuerde que usted lo elige. No está de más el entrevistar a cierto número de profesionales, para luego poder escoger el que resulte más familiar con la situación en particular o con quien le resulte o se sienta más cómoda/o.Si en el centro en el cual le están tratando no existen psicólogos, su médico podría recomendarle un terapeuta o quizá usted prefiera un centro de psicología o incorporarse a un grupo de apoyo para la esterilidad.

en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#11
Ansiedad y Estrés

¿Es el estrés causa de esterilidad?

No hay trabajos experimentalmente válidos que demuestren que el stress sea una causa de esterilidad por si mismo. Sin embargo, sí es un factor asociado en determinadas situaciones, por ejemplo, en la anorexia nerviosa en la que se produce anovulación o, si es suficientemente severo, puede ayudar a una reducción en la frecuencia de las relaciones sexuales.

Aunque no se considera al stress como una gran causa de esterilidad, a la inversa, siempre es una consecuencia de ella.

¿Tomarse unas buenas vacaciones puede mejorar las posibilidades de embarazo?

En algún momento, casi todas las parejas se preguntan sobre la influencia del stress en su caso, especialmente cuando no se ha podido concretar la causa. Y es verdad que no es infrecuente encontrarse con parejas que consiguen la concepción tras seguir el consejo de su médico de olvidarse durante un tiempo de la visita a la consulta y los tratamientos médicos.

Estrés y concepción por la Dra. Diana Guerra.

El papel que juega el estrés psicológico en la concepción sigue siendo poco claro. La proporción de parejas estériles con una etiología desconocida ha disminuido con el incremento de la sofisticación en el diagnóstico médico tanto para las mujeres como para los hombres. Sin embargo, se cree que, dentro de este grupo, los factores psicológicos pueden jugar un papel importante. La relación entre los cambios hormonales que produce el estrés y las consecuencias que sobre el sistema reproductor se derivan son todavía motivo de estudio.
Por otro lado, ya se conoce bastante sobre el estrés que produce el diagnóstico de esterilidad y la búsqueda de una solución para éste.
Los profesionales de la salud que se dedican a tratar la esterilidad saben que ésta es una experiencia muy estresante para las parejas. El Dr. Freeman y sus colaboradores, en 1982, encontraron que para la mitad de la muestra de sus parejas estériles, la esterilidad era la experiencia más perturbadora que habían tenido en sus vidas.

La literatura está llena de evidencias sobre la relación entre la esterilidad y el estrés y sobre el impacto nocivo que el estrés por problema de esterilidad puede tener en el funcionamiento de una pareja y en su calidad de vida así como en la adaptación al tratamiento a seguir.

Generalmente, tanto el diagnóstico como el tratamiento, afectan de forma crítica cada una de las facetas de la vida de estas parejas. De forma paradójica, las parejas estériles se someten a un régimen médico estresante de visitas continuas, toma de temperatura diaria, medicaciones, intervenciones quirúrgicas y relaciones sexuales programadas. Debido a la presión de los tratamientos, son capaces de retrasar vacaciones, de no hacer cambios en su profesión, de viajar en busca de soluciones, de renunciar a su vida social, y, en definitiva, de dejar de hacer su vida habitual.

La esterilidad supone una carga en la calidad de vida de estas parejas, afectando de alguna manera su estado emocional, social, físico, ocupacional, e incluso, intelectual.

¿Hasta qué punto puede el estrés o los problemas emocionales afectar la probabilidad de embarazo que tiene una pareja estéril en tratamiento? La mayoría de los resultados de los estudios efectuados hasta la fecha son contradictorios, aunque indican una probabilidad menor de conseguir una concepción o una mayor probabilidad de aborto espontáneo en personas que presentan problemas o trastornos psicológicos/ psiquiátricos.

Algunos trabajos presentan datos que indican asociaciones muy complejas entre variables psicológicas y peculiaridades biográficas que pudieran tener efectos positivos y negativos en los porcentajes de embarazo. Investigaciones recientes han hallado que entre el 25 al 40% de los pacientes que asisten a las clínicas de esterilidad presentan síntomas psicológicos de significación clínica. Es por esta razón que se incluyen cada vez más programas de apoyo psicológico para ayudar a superar y prevenir los síntomas que pueden aparecer.

Mayoritariamente, los problemas psicológicos que se evidencian entre las personas en tratamiento son la ansiedad y la depresión. La depresión, por la incapacidad para concebir o por los resultados terapéuticos negativos, y la ansiedad por la naturaleza estresante de los procedimientos y por el miedo a que el tratamiento elegido falle.

en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#12
Otros Aspectos

Afrontamiento

La esterilidad afecta a 1 de cada 12 parejas, pero como el problema no es visible o palpable, otros no entienden el estrés que puede estar Vd. experimentando.

Cada uno responde a la esterilidad de forma diferente dependiendo de su situación particular, de sus estrategias de afrontamiento (recursos para enfrentarse a los problemas) y de su personalidad. El impacto emocional debe afrontarse antes, durante y después del tratamiento de la esterilidad. Es de gran ayuda el prepararse para este difícil período. Con soporte emocional y buena preparación mental, se puede reducir el sufrimiento que podría desencadenar la esterilidad.

El propósito de este capítulo es tratar algunos de los sentimientos que Vd. afrontará como individuo, paciente y/o pareja a medida que tome decisiones a lo largo del tratamiento. Las páginas siguientes intentan estimular la discusión y la reflexión entre Vd. y aquellos que comparten su problema. Han sido diseñadas deliberadamente para que sean fáciles de entender y con algunos ejercicios que podrían ser completados. Mucha de la información podrá ayudarle a observar las reacciones que Vd. y su pareja tienen y esto les ayudará a entender mejor la experiencia del otro respecto a la esterilidad.

No hay una "receta mágica" que haga la experiencia de la esterilidad y su tratamiento más fácil. Sin embargo, el desarrollar sus propios recursos y los de su pareja o los que le rodean, hará que la tarea de afrontamiento de la esterilidad resulte un proceso menos difícil.

Cuando uno descubre que tiene un problema de esterilidad

A menos que se tengan amigos que hayan tenido algún problema de este tipo la noticia es siempre muy inesperada y no solemos tener información sobre lo que significa tener un problema de esterilidad.

Al examinar las consecuencias que conlleva la esterilidad, se pueden sentir algunas emociones que son incómodas. Para afrontarla se necesita energía tanto física como psicológica, y es importante que tanto Vd. como su pareja se prepáren para las emociones que van a experimentar. Algunas de las emociones más comunes se describen a continuación.

"Shock"

En numerosos casos, la esterilidad no es diagnosticada durante el primer año de fracaso para concebir. En algunas ocasiones incluso se tarda más en llegar a un diagnóstico. En consecuencia, Vd. puede haber sospechado que tenía algún problema en este sentido. Para muchas parejas la esterilidad es muy difícil de aceptar, y muchas de ellas responden con sentimientos de incredulidad. Después de planificar durante años el llegar a tener "un día" un hijo, los planes de vida se desmoronan de repente. Estos sentimientos duran generalmente un corto período, y no son emocionalmente perjudiciales cuando se reconocen y se intentan controlar. Lo más apropiado es no dar paso a los sentimientos de autocompasión y desesperanza, y buscar ayuda de profesionales que puedan aconsejarle el tratamiento más adecuado a su problema en particular.

Negación

Otra parte del proceso emocional es frecuentemente la negación. Vd. y su pareja pueden haber pensado "no es posible que esto nos pase a nosotros, el diagnóstico puede ser erróneo" y , en vez de afrontar la esterilidad, han optado por negar el problema. De cualquier manera, esta fase es útil para ajustar la situación a su propia tranquilidad y trabajar para resolver esa esterilidad. La negación sólo es perjudicial cuando se prolonga excesivamente e impide aceptar la realidad.

Culpa

La culpa es un sentimiento muy molesto, pero muy común en estos casos. En el intento de determinar el por qué de su esterilidad, puede que Vd. piense que sus anteriores comportamientos han podido causar el problema. Algunas personas piensan que han sido castigadas por sus actividades sexuales anteriores o por algún aborto voluntario acaecido en el pasado. También es frecuente oir lamentaciones entre las personas que han utilizado anticonceptivos anteriormente sin saber que tenían un problema de esterilidad.

Frecuentemente el miembro estéril siente que está privando a su pareja fértil de la oportunidad de tener hijos. Por lo que aumenta el sentimiento de culpa al no poder ofrecer al otro lo que tanto se desea.
Los sentimientos de culpa pueden superarse tomando una actitud activa en la busqueda de la solución al problema y siendo positivos en la consecución de los pasos a seguir.

Culpabilización

Las parejas pueden culparse el uno al otro por su incapacidad para concebir, especialmente cuando sólo uno de los dos es estéril. Vd. y su pareja responden de forma diferente a los aspectos emocionales de la esterilidad. Por ejemplo, uno de los dos puede saber que el otro es "menos capaz" de tener un hijo. Como resultado de estas diferencias, uno puede sentir resentimiento porque el otro no está experimentando las mismas emociones y/o al mismo nivel.

También puede culparse a otros o a otras circunstancias, al ginecólogo que les llevó hasta descubrir el problema, a los padres por haber recomendado que esperasen a ser mayores para quedar embarazados, o a cualquier otra persona o profesional.

Algunas personas explican que se han sentido culpabilizadas por algún miembro de la familia que les ha recriminado algún comportamiento mediante mensajes del tipo "no te quedas embarazada porque estas muy delgada", o, "este es un castigo por no haber querido tener hijos anteriormente".

La culpabilidad o la duda pueden hacer que se desperdicien sus propios recursos emocionales y la energía, ya estén dirigidas hacia Vd. o hacia su pareja.Dedique tiempo a hablar con su pareja y con un buen especialista de sus sentimientos, procurando deshacer las ideas érroneas para poder afrontar los mensajes que le llegan del exterior e incluso de su propia mente.

Ansiedad

Cualquier situación nueva o ante la que no se encuentra solución provocará ansiedad en un ser humano. Generará más ansiedad en función de la interpretación que se haga de la situación y de la visón que la propia persona tenga de las estrategias que posee para resolverla. Entre dos personas que tengan el mismo problema de esterilidad y con recursos parecidos, tendrá más ansiedad aquella que crea que su problema tiene difícil o ninguna solución .Por lo general, las personas que tienen pocos recursos económicos o logísticos se sienten más ansiosos por un resultado negativo del ciclo de tratamiento. Lo mismo les ocurrirá a aquellas parejas que por razones de edad o problemas laborales o familiares y de cualquier otro tipo, cada ciclo de tratamiento les suponga un esfuerzo extra.

Depresión

El número de pérdidas asociadas a la esterilidad hace de la depresión una respuesta común. Además de la pérdida de poder tener un bebé, la esterilidad representa la pérdida de una ilusión y la de una relación que debería haber tenido Vd. con un niño. Las dificultades con estas pérdidas pueden verse incrementadas debido a que los amigos y familiares generalmente subestiman el impacto emocional de la esterilidad.

Con frecuencia encontramos a personas que manifiestan sentimientos de desesperanza u otros síntomas depresivos (insomnio, anorexia, anhedonia, etc...) tras varios intentos fallidos de tratamiento de esterilidad. En estos casos, lo más recomendable es acudir a un especialista de la salud mental.

Desesperanza

La desesperanza va relacionada con la depresión y generalmente se atribuye a las subidas y bajadas del ciclo de emociones producido por la esterilidad y su tratamiento. Generalmente, las personas se sentirán más expectantes durante la primera mitad del ciclo de tratamiento y estarán esperando ver lo que sucede. Pero si el ciclo no es exitoso, aparecen la desesperanza y los pensamientos de que nunca podrán concebir. Cada mes variarán sus pensamientos, pero después de muchos ciclos de tratamiento sin éxito, les será más difícil mantener una actitud positiva. El mejor remedio contra la deseperanza es el de repetirse a uno mismo que cada intento fallido es un paso más hacia la solución final. Cada nuevo intento les acercará más hacia el final, ya sea mediante el éxito de las técnicas de reproducción asistida o mediante otras alternativas, de las cuales hablaremos en el capítulo...

Pérdida de control

Vd. y su pareja habrán planeado seguramente sus vidas en función de crear una familia a una edad favorable. Habrán controlado la posibilidad de concepción durante años tratando de estabilizarse antes de tener un bebé. El descubrir que son estériles desmonta los sentimientos de control sobre sus vidas. Durante el tratamiento, quizá dejen de lado otras partes de sus vidas: familiar, social, etc... Esto puede incluir el posponer una mudanza, continuar su educación, cambiar de trabajo o establecer otras relaciones. Cuantas más cosas dejen, cuanto más cambien sus vidas, menos sensación de control tendrán.

Muchas personas en tratamiento expresan lamentaciones respecto a este sentimiento de incontrolabilidad en sus vidas, no saben cuales van a ser los pasos siguientes en el tratamiento o cuantos tratamientos deberán hacer, no pueden hacer planes de futuro y, sobre todo, aparece el pensamiento de que no pueden participar activamente para conseguir el embarazo deseado. Nuestra recomendación para adquirir mayor sensación de control es siempre eficaz: obtengan toda la información que deseen del equipo que les está tratando, hagan planes sobre el número de años o ciclos de tratamiento que están dispuestos a hacer, participen activamente de las decisiones que sobre sus tratamientos y sus vidas se están llevando a cabo, formen parte del equipo! Cuanto más positivos y activos se muestren con respecto al tratamiento, mayor sensación de participación y control sobre sus vidas tendrán.

Rabia

La rabia se deriva del estrés por el que se atraviesa y las pérdidas sufridas, incluida la pérdida de control. Además es frecuente la incomprensión por parte de amigos y familiares respecto a la tensión emocional que conlleva la esterilidad. Vd. puede sentirse avergonzada/o ante los sentimientos de envidia y rabia que aparecen cuando observa a otras parejas que tienen hijos facilmente o las embarazadas que ve pasar por la calle. No se culpabilize, no niegue estos sentimientos, puede incluso explicárselos a alguien cercano o con problemas similares que sabrá comprender. La rabia, por otro lado, puede convertirse en un sentimiento positivo si le da más ánimos para luchar e intentar luchar contra cualquier obstáculo para conseguir lo que se ha propuesto.

Soledad

El sentimiento de soledad es una experiencia común en las personas estériles y hace el afrontamiento más dificil. La mayoría de la gente no puede comprender la complejidad de sentimientos asociados a la esterilidad. Recomendaciones como "relájate y quedarás embarazada", ó "después de que adoptes tendrás a tu hijo", no están basadas en hechos y pueden causar un gran dolor. No es poco usual cambiar ciertas relaciones si los amigos y familiares no son capaces de entender o empatizar con los sentimientos que uno tiene. Por esta razón, solemos aconsejar a las personas en tratamiento el escoger a alguna persona que tenga o no el mismo problema, con la cual compartir los sentimientos y dificultades por las que uno pasa.

Hay algunas personas que en nuestras consultas expresan sentimientos de marginación y de aislamiento, que son fruto del auto-distanciamiento de sus circulos sociales. Muchos renuncian a las reuniones con los amigos, "porque los demás tienen hijos", a aceptar invitaciones a bautizos, comuniones u otros eventos sociales. La vergüenza o el pudor que supone para algunos explicar que existe un problema para lograr la concepción hace que cambie sus relaciones personales. Poco a poco el mito de que la esterilidad es una "lacra", "un castigo" o "una falta de masculinidad o feminidad" va desapareciendo. A pesar de esto, a la mayoría de las personas les resulta difícil asumir delante de otros la explicación de un problema tan íntimo.

en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#13
[SIZE=5]Psicología e Infertilidad[/SIZE]
Rosario Domínguez V.
Psicóloga, Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos., Clínica Las Condes


[SIZE=3]Resumen[/SIZE]
Los estudios que abordan las relaciones entre psicología e infertilidad han preguntado cómo influyen los problemas psicológicos en la génesis de la infertilidad y han sustentado una relación causal entre conflictos psicológicos tempranos y Ia presencia de infertilidad en la vida adulta. La mayoría de estos estudios se han realizado en mujeres con infertilidad de causa desconocida o inexplicada y han dado lugar al diagnóstico de "Infertilidad Psicógena". Sin embargo, se han publicado revisiones críticas de estas investigaciones, las cuales concluyen que la metodología empleada no permite sacar conclusiones generalizables y caen en un sesgo de género. Por otro lado, en los años 70, a partir de los trabajos de Menning, se ha estudiado y descrito el impacto que tiene en la pareja la condición de infertilidad, la cual amenaza el proyecto de vida, altera el funcionamiento social, afecta la autoestima y la vida sexual de la pareja. En los años 80 se publicaron estudios que aplicaron las concepciones de estrés y estilos de enfrentamiento del estrés a la condición de infertilidad, que puede ser considerada una situación de estrés crónico. Estudios recientes sugieren que el estrés puede influir en la respuesta a los tratamientos de infertilidad. Newton y colaboradores han elaboraron un "Inventario de Problemas Asociados a la Infertilidad", que permite caracterizar la respuesta de los individuos a la vez que evaluar en el tiempo esta respuesta y el efecto de las intervenciones psicológicas. Estudios recientes de Dommar y colaboradores demuestran el efecto positivo de intervenciones grupales en el logro de embarazo en mujeres con infertilidad de entre 12 y 24 meses de duración y ausencia de depresión moderada o severa. La explicación de estos hallazgos tiene que ver con la capacidad que tienen las personas de producir cambios en sus estilos de enfrentamiento del estrés que ha desencadenado la infertilidad como consecuencia del apoyo emocional y de nuevos aprendizajes. Los estudios sobre aspectos psicológicos relacionados con la infertilidad apoyan la necesidad de incorporar como parte de los tratamientos de infertilidad programas de consejería y apoyo psicológico para las parejas que sufren esta condición.
[SIZE=3]Introducción[/SIZE]
La relación entre psicología e infertilidad es un tema controvertido que ha sido abordado de múltiples maneras. Sin embargo, hay cuatro preguntas centrales que están siempre presentes en las publicaciones referente al tema:

1.¿Los problemas psicológicos producen infertilidad?
2.¿La infertilidad produce problemas psicológicos?
3.¿Cómo influye el estado psicológico de la mujer en la respuesta a los tratamientos?
4.¿Cuál es el rol de la atención psicológica en los programas de diagnóstico y tratamiento de la infertilidad?
Los estudios que han intentado responder estas interrogantes han ido cambiando a la luz de la información que ha aportado la investigación en el área y las conclusiones que hoy pueden obtenerse son muy diferentes a las de hace una, tres o cinco décadas. Este artículo pretende revisar críticamente la literatura existente en relación al tema psicología e infertilidad.
Los conflictos psicológicos como causa de Infertilidad
En los años 50 y 60 se afirmaba que alrededor del 40% de los problemas de infertilidad eran atribuibles a causas psicológicas. En la revista Fertility and Sterility (1,2) aparecieron publicados numerosos artículos que relacionaban la esterilidad femenina con conflictos tempranos de la relación madre-hija. Varios estudios postularon que la experiencia de haber experimentado rechazo materno en etapas tempranas del desarrollo producía sentimientos de hostilidad asociados a la idea de la maternidad, dificultades de identificación con el rol maternal y, por lo tanto, un rechazo inconsciente al embarazo. Otros estudios analizaban la infertilidad como un cuadro psicosomático. Benedeck hablaba de "infertilidad funcional" siendo la dificultad para gestar un hijo una "defensa somática contra el estrés del embarazo y la maternidad" (3).

Las hipótesis sobre la génesis de la infertilidad en conflictos tempranos o rasgos neuróticos de personalidad continúa presente en estudios más recientes. Un ejemplo es el estudio de Christie en 1998 (4), que concluye que si bien la ambivalencia frente a la maternidad, es decir, la coexistencia de deseos positivos con temores u otros sentimientos negativos, es una experiencia generalizada en mujeres occidentales, el sentimiento de culpa asociado a esa ambivalencia genera conflicto en algunas mujeres. La culpa provendría del hecho que los sentimientos negativos (temor y rechazo) priman sobre los positivos. Este conflicto es difícil de ser tolerado conscientemente por la persona, razón por lo cual se reprime como una defensa psicológica. La persona desarrolla respuestas indirectas tales como la infertilidad, que se acompaña defensivamente de un deseo frenético y ansioso por concebir. De estos estudios deriva el concepto de infertilidad psicógena, que se refiere al rol causal de la psicopatología en la infertilidad.

Los avances de la medicina reproductiva para diagnosticar y tratar problemas de infertilidad disminuyeron la frecuencia del diagnóstico de infertilidad de causa desconocida y con ello se abordaron más críticamente las hipótesis psicogénicas. Actualmente la infertilidad de causa desconocida es menos del 5% de los casos. Al mismo tiempo, distintas revisiones de la literatura han planteado críticas metodológicas a los artículos que sustentan esas hipótesis (5). La revisión de dichos estudios concluye que la metodología empleada no permite extraer conclusiones generalizables. Esos estudios se han basado en la interpretación de material clínico, sin intentar una comparación con mujeres de fertilidad normal u otro tipo de control. A partir de un análisis critico de esos estudios se podría hipotetizar que los conflictos psicológicos que en ellos se describen, asociándolos causalmente con la infertilidad, pueden estar presentes en la historia de sujetos fértiles e infértiles, sin embargo, en algunas mujeres pueden adquirir particular significación. Esto se debería justamente a la presencia del problema reproductivo, que hace a la persona más vulnerable a los temas de la maternidad y a los efectos de conflictos intrapsíquicos en ese ámbito.

Por otra parte, se ha criticado el sesgo de género de todos estos estudios, ya que son realizados en mujeres, desconociendo el hecho que en alrededor de 30 a 40% de los casos, la infertilidad de la pareja se origina en un factor masculino.

[SIZE=3]Consecuencias Psicológicas de la Infertilidad[/SIZE]

Hacia fines de la década del 70, a partir de los trabajos de Merming (6), los estudios ponen mayor énfasis en describir e interpretar las consecuencias psicológicas de la infertilidad. Se profundiza en la descripción de la experiencia emocional de las personas que sufren esta condición. Los estudios psicológicos de parejas infértiles permiten observar que esta condición constituye una amenaza al proyecto de vida de las personas, altera su funcionamiento social, puede afectar la autoestima y, con frecuencia, afecta la vida sexual de la pareja. Estos estudios también ponen en evidencia la diversidad de respuestas psicológicas a la infertilidad.
Como respuesta a las preguntas formuladas se puede ver una evolución desde la concepción que algunos autores denominan "el modelo psicogénico" a una concepción denominada la "secuela psicológica". En este enfoque, las consecuencias psicológicas de la infertilidad derivan de la crisis vital que las dificultades para concebir o las pérdidas reproductivas a repetición desencadenan y de los duelos que ello implica.

Se ha profundizado en las relaciones entre infertilidad, reacción de duelo y depresión. Algunos estudios apoyan la noción del impacto de la infertilidad en el funcionamiento psicológico de las personas, demostrando que la incidencia de depresión entre las mujeres infértiles duplica la observada en la población femenina general. Lo mismo ocurre en otras condiciones médicas crónicas (7). Algunos estudios postulan que, en muchos casos, la depresión no puede ser considerada solamente una etapa en la evolución del duelo por la infertilidad, sino que constituye un trastorno en sí mismo, asociado a condiciones biológicas y psicológicas que es preciso tratar y que eventualmente estaría contribuyendo a la infertilidad. Esta precisión es posible hacerla en base al diagnóstico clínico y tiene importantes implicancias para enfocar el apoyo psicológico.

El significado Psicológico de la Infertilidad y la respuesta de Estrés

Desde fines de los ochenta hasta el presente se han publicado numerosos estudios en que se aplica el enfoque del estrés y manejo del estrés a la condición de infertilidad. El estrés ha sido conceptualizado como un evento (circunstancia externa a la persona) o como una respuesta (perturbación de un estado de normalidad). Un tercer enfoque, aborda el estrés como el producto de una combinación de factores: el significado percibido de un evento y la percepción de los recursos personales de enfrentamiento de ese evento, al que se atribuye un determinado significado. Un mismo evento, entonces, puede tener distintos significados para distintas personas y puede resultar más o menos amenazante de acuerdo a dicho significado y a los recursos psicológicos que esa persona percibe en sí mismo para enfrentarlo (9). La infertilidad impactará en forma distinta a cada persona y en esa particularidad de la respuesta jugarán un rol factores tales como el género, la personalidad del sujeto, su historia personal previa y también los estilos personales de enfrentamiento a situaciones adversas ("Coping Style "). También jugará un rol el diagnóstico de infertilidad (factor femenino, masculino o infertilidad de causa desconocida) y el significado psicológico que la persona le atribuye a ese diagnóstico. La interacción de la pareja con su red de relaciones familiares y sociales, así como las creencias presentes en el entorno cultural influirán en la respuesta emocional a la experiencia de infertilidad. Finalmente, el acceso a un adecuado tratamiento también incide en la respuesta psicológica.

Se han estudiado los estilos personales de afrontamiento del estrés, intentando discriminar aquellos que preservan la salud mental y aquellos que, por el contrario, la ponen en riesgo. Siendo la infertilidad un evento en general adverso y estresante, algunas personas pueden afrontar más adecuadamente los sentimientos que produce mientras para otros puede ser una experiencia devastadora, desencadenando trastornos emocionales o un marcado aislamiento social.

Estudios recientes sugieren que el estrés puede influir en el resultado de los tratamientos de infertilidad (10,11). Esta evidencia ha llevado a estudiar y desarrollar instrumentos que describen y miden el estrés específico que desencadena la infertilidad. Este se describe como un estrés crónico, derivado de una condición persistente en el tiempo y que se percibe como amenaza a importantes "dominios" del desarrollo psicológico o de los roles sociales. En este contexto Newton y colaboradores (12) desarrollaron, en 1999, el "Inventario de Problemas asociados a Infertilidad". Este es una medida confiable del estrés percibido frente a la infertilidad compuesto por 5 escalas que evalúan los factores más vulnerados por esta condición: aspectos sociales, sexuales, de relación de pareja, de rechazo a la vida sin hijos y de necesidad de hijos. Esta escala permite caracterizar y dimensionar la respuesta de cada individuo. La relevancia de este instrumento es facilitar una evaluación objetiva de la cualidad e intensidad de la respuesta emocional y orientar el trabajo psicológico. A la vez, permite evaluar el efecto de las actividades de apoyo psicológico.

Tanto el estudio de Newton como otros estudios anteriores señalan que la experiencia de infertilidad es más estresante para las mujeres que para los hombres. Al mismo tiempo, se observa el peso que tiene el diagnóstico respecto al nivel de estrés detectado en hombres y mujeres. Los estudios señalan que tanto hombres como mujeres perciben la infertilidad más estresante cuando se trata de un factor masculino. Probablemente, en estos casos se combinan varios factores: la infertilidad masculina tiene una connotación social más amenazante y estigmatizadora que afecta la autoestima del varón y a la vez, debido a su socialización, existe una mayor dificultad para expresar las emociones negativas que el diagnóstico produce. Por su parte, la mujer reacciona con una actitud protectora hacia su pareja, lo cual dificulta también en ella la expresión de sus emociones.
Los autores sugieren que el estrés en sí mismo es una respuesta normal. Es "saludable', sentir estrés frente a una situación estresante. El estilo personal de enfrentar o convivir con el estrés es lo que permite comprender por qué en algunos casos la salud mental se altera y en otros no. Se han descrito diferentes estilos o formas de reacción, caracterizadas por el predominio de un tipo de comportamiento. Por ejemplo, estilo activo, paliativo, regresivo y el estilo de expresión abierta de emociones negativas. Estudios realizados con mujeres sugieren que los estilos activos (buscar activamente información y revisar críticamente atribuciones o pensamientos erróneos sobre la infertilidad) y los que buscan formas paliativas respecto a la ansiedad (búsqueda permanente de diversas formas de alivio de las emociones negativas) resultan ser más protectores y se correlacionan negativamente con la presencia de depresión. Respecto a la expresión abierta de emociones negativas, se ha observado en mujeres que este estilo no resulta protector cuando el diagnóstico es un factor femenino (las emociones son transformadas en culpa). Al contrario, este estilo sí resulta protector cuando se trata de un factor masculino, ya que opera como canalizacián de la rabia por la situación (10). Estos estudios muestran que los correlatos psicológicos de esta experiencia se revelan complejos y dinámicos, pues clínicamente se observa una y otra vez cómo, a lo largo del tiempo, la respuesta psicológica de una persona puede cambiar, producto de movilizar activamente recursos psicológicos más apropiados, superando estados de intensa ansiedad o depresión o, por el contrario, reiterando modos de enfrentamiento ineficaces. Es decir, los mecanismos de enfrentamiento son susceptibles de variación producto del aprendizaje, dando lugar a una más sana convivencia con la situación.

Recientemente Dommar y colaboradores (13) muestran el efecto positivo de intervenciones psicológicas grupales en la tasa de embarazo en mujeres con infertilidad de entre 12 y 24 meses, controlando la edad, la exposición a tratamiento, el tipo de tratamiento y la ausencia de depresión moderada o severa. La actividad de grupo está orientada a desarrollar formas de aliviar las emociones negativas a través de la comunicación y expresión de emociones entre pares (otras mujeres en la misma condición) y el uso de técnicas de relajación.

Por otra parte, clínicamente se puede observar que la respuesta de un miembro de la pareja influencia la respuesta emocional del otro. Por ejemplo, el desborde emocional de la mujer puede incentivar una reacción evitativa del hombre, la cual, a su vez, estimula una emocionalidad más intensa en la mujer al no encontrar sintonía afectiva con su pareja. Esto inhibe aún más la expresión de emociones en el hombre, revelándose un efecto circular sistémico en cuanto a los estilos de enfrentamiento del estrés en ambos.

La revisión de la literatura permite concluir que, si bien no se puede afirmar que los conflictos psicológicos o los problemas emocionales produzcan infertilidad, existen diversas formas de reaccionar a esta condición basada en el énfasis de uno u otro estilo personal de enfrentamiento del estrés, el cual se desarrolla a partir de las experiencias vitales del sujeto y sus características de personalidad. Estos estilos son susceptibles de cambio mediado por la exposición a experiencias que orienten esos cambios. El resultado es prevenir que las emociones negativas sostenidas en el tiempo desencadenen una depresión u otro trastorno psicológico y eventualmente contribuir a una mejor respuesta al tratamiento. Si bien, el desarrollo de investigación controlada que aporte evidencia sobre los aspectos psicológicos asociados a la infertilidad y la respuesta a los tratamientos es muy complejo, por la gran cantidad de variables intervinientes, ya existe suficiente sustento a la necesidad de incorporar actividades de educación, consejería y apoyo psicológico en los programas de infertilidad y alguna claridad respecto al tipo de actividades a desarrollar. Una linea de investigación muy interesante en el presente apunta a demostrar que el apoyo psicológico contribuye efectivamente, no solo al bienestar psicológico de los pacientes sino a lograr mejores respuestas a los tratamientos.

[SIZE=3]La Educación y Apoyo Psicólogico en la Infertilidad[/SIZE]

Desde 1991 lnglaterra y Australia han establecido marcos de referencia para legislar sobre la incorporación mandatoria de programas de consejería en las clínicas de infertilidad (14,15). por otra parte, en Estados Unidos la American Society of Reproductive Medicine ha recomendado que la consejería en infertilidad esté disponible en todos los centros que ofrecen tecnologías de reproducción asistida (16). En Latinoamérica el apoyo psicosocial a parejas infértiles es aún una experiencia en desarrollo, que se encuentra mas o menos avanzada según el país y el centro que se tome como referencia.

La consejería en infertilidad puede ser definida como una disciplina que integra aspectos de la educación de adultos, la evaluación psicológica, la psicoterapia breve, la terapia sexual y de pareja. Requiere conocimiento acerca de la interacción entre los conocimientos psicológicos y médicos de la infertilidad y una reflexión permanente acerca de los aspectos éticos involucrados.
Las conclusiones de los estudios que se han mencionado, señalan que además de reforzar continuamente la educación de los pacientes sobre la naturaleza del problema y el tratamiento, el apoyo psicológico a las parejas infértiles debe incorporar al menos dos momentos:

*Un primer momento de expresión y reconocimiento de la particular experiencia emocional que desencadena la infertilidad en cada miembro de la pareja y en su relación, a la luz de la biografía y las características personales y de la relación. Esto porque la experiencia emocional se relaciona con el particular significado psicológico que adquiere la infertilidad en cada caso, el cual, a su vez, es heredero de la historia personal. Este reconocimiento se amplia y complementa con el reconocimiento de las fortalezas y vulnerabilidades personales, de la relación de pareja y la red social que la experiencia de infertilidad pone de manifiesto.
*Un segundo momento que busca reforzar esas fortalezas y ampliar o incorporar estilos personales efectivos de enfrentamiento del estrés. Las actividades a través de las cuales se realice este proceso pueden ser individuales, de pareja o grupales. La problemática demanda un enfoque terapéutico activo y flexible, con objetivos de corto plazo consensuados con la pareja.
Estudios realizados en Australia y en Inglaterra señalan que, si bien las parejas señalan en general su necesidad de consejería y apoyo psicológico, menos del 25% hacen uso de este tipo de servicios (17). Los estudios también han mostrado que aunque las parejas no busquen consejería se sienten seguros de saber que pueden acceder a ella si lo requieren (18,19). En otro estudio se constató que los pacientes más perturbados no eran los que con más frecuencia buscaban ser ayudados (20). Esto determina la necesidad de ser proactivos en estimular a las parejas a participar en actividades de educación y apoyo psicológico, incorporándolas como parte regular del tratamiento y enfatizando el valor preventivo de éstas.

Referencias

1. Ruberstein BB. Emotional factors in Infertility: A psychosomatic approach Fertil Steril. 1951; 2: 80-6.

2. Marsch EM. Possible Psychogenic aspects of infertility Fertil Steril. 1951; 2: 70-9.

3. Benedeck T. Infertility as a psychosomatic defense. Fertil Steril. 1952: 527-41.

4. Christie GI. Some sociocultural and psychological aspects of infertility Hum Reprod 1998; 13(1): 232-41.

5. Malstedt P. The psychological component of infertility. Fertil Steril 1985; 45: 335-46.
6. Menning BE. The emotional needs of infertile couples. Fertil Steril 1980; 34: 313-9.
7. Domar AD, Zuttermeister PC & Freidman R. The psychological impact of infertility: a comparison with patients with other medical conditions. J Psychosom Obstet Gynaecol 14:45-52.

8. Lapane LK, Zierler S, Lasatar TM, Stein M, Barbout MM & Hume AL Is a History of depressive symptoms associated with an increased risk of infertility in woman? Psychosom Med 1995: 57: 509-13.

9. Lepore SJ. Measurement of chronic stressors in infertility: perspectives from stress and coping research, Stanton AL & Dunkel-Schetter C, New York Plenum Press 1991: 102-19.
10. Demyttanaere K & Bonte L. Coping style and depression level influence outcome of in vitro fertilization. Fertil Steril 1998; 69: 1026-33.

11. Fachinetti F, Volpe A, Matteo ML, Guenazzani AR & Artini GP. An increased vulnerability to stress is associated with poor outcome of in vitro fertilization-embryo transfer treatment. Fertil Steril 1997; 67: 309-14.

12. Newton CR. The Fertility Problem Inventory,: measuring infertility perceived stress. Fertil Steril. July 1999: 54-62.

13. Domar A, Clapp D, Slawsby EA, Dusek J. Kessel B & Freizinger M. Impact of group psychological interventions on pregnancy rates in infertile women. Fertil Steril 2000; 73: 805-11.

14. Fertility Society of Australia Reproductive Technology Accreditation Committee: Code of Practice, section B. Standards for Counseling Staff. 1992, 11.

15. Report of the King's Fund Centre Counseling Committee: Counseling for Regulated Infertility Treatment, London, King's Fund Centre 1991.

16. American Society for Reproductive Medicine: Guidelines for the Provision of Infertility Services, Birmingham AL, American Society for Reproductive Medicine, 1996.

17. Hernon M, Harris CP & Elstein M. Review of the organized support network for infertility patients in licensed units in the U.K. Hum Reprod 1995; 10: 960-4.

18. Freeman M. Emotional and psychological factors in follow up women after IVF-ET treatment. Acte Obstet Gynecol Scan 1985; 66: 517-21.

19. Mazure CM, Tafekman JE & Milki AA. Assististed reproductive technologies: Psychological implications for women and their partners. J. Women´s Health 1992; 1: 275-81.

20. Boivin J, Scanlan LC & Walker SM. Why are infertile patients not using psychosocial counseling? Hum Reprod 1999; 14: 1384-91.




en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#14
[Imagen: apoyo_titulo01.GIF]

Cuando una pareja desea tener un hijo y no lo logra, generalmente existe algún factor biológico que está disminuyendo las probabilidades de embarazo o bien está impidiendo del todo que el embarazo se produzca o se mantenga. La pareja enfrenta un problema de salud reproductiva, y a diferencia de otros problemas de salud, éste afecta en forma importante el proyecto de vida familiar. Al constatar su infertilidad, hombre y mujer sufren las consecuencias emocionales de ver postergada o frustrada una aspiración central en sus vidas. La infertilidad, que puede ser secundaria a un problema de salud, es al mismo tiempo una experiencia psicológica difícil que produce inseguridad, tristeza, a veces rabia, sentimiento de injusticia y con mucha frecuencia ansiedad.
Al mismo tiempo, los familiares y amigos no siempre comprenden la experiencia que la pareja afectada está viviendo y entonces, sus comentarios, preguntas y opiniones lejos de ser un apoyo, pueden generar nuevas tensiones, o los hace sentir incomprendidos y a veces aislados respecto a los demás.
Las personas con problemas de fertilidad, necesitan ampliar su información sobre el proceso reproductivo, conocer cuáles son las posibles causas de infertilidad y los métodos de diagnóstico y tratamiento disponibles en la actualidad. Este conocimiento les permitirá comprender la naturaleza del problema que los afecta e iniciar un camino de solución.
Al mismo tiempo necesitan comprender y aceptar los difíciles sentimientos que produce esta experiencia para desarrollar formas de aliviarse y de resolver los problemas que normalmente surgen en esta situación.
[Imagen: apoyo_titulo02.GIF]

En la Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. de Clínica las Condes, se realizó en 1998 un estudio para conocer las necesidades psicológicas y de orientación que presentaban las personas que se atendían con los médicos de la Unidad. En base a esta información se diseñó un PROGRAMA DE EDUCACIÓN Y APOYO PSICOLÓGICO, que coordina una psicóloga y lo lleva a cabo en estrecha interacción con los médicos, enfermeras y matronas de la Unidad. Estas actividades complementan y apoyan el tratamiento médico reflejando nuestra concepción de la infertilidad como un problema que afecta a la persona integralmente tanto en aspectos relacionados con su salud física como en aspectos psicológicos y en sus relaciones sociales.
Las parejas son invitadas a charlas educativas, y a sesiones de orientación y apoyo psicológico que se realizan en grupo, en pareja o en forma individual. Estas actividades no agregan costo económico para los pacientes ya que se consideran un apoyo necesario a la atención médica de problemas que plantean nuevas exigencias y desafíos psicológicos.

Los propósitos de estas actividades son:

[Imagen: punto9.gif]Reforzar la información y educación de la pareja
[Imagen: punto9.gif]Dar apoyo emocional especializado en las distintas etapas del diagnóstico y tratamiento desarrollando algunas formas prácticas de auto ayuda para el alivio del estrés y la ansiedad.
[Imagen: punto9.gif]Asesorar a las parejas para que tengan una participación activa en las decisiones que enfrentan en las distintas etapas del proceso.

Si desea informarse de las actividades del programa haga click Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos..
[Imagen: apoyo_titulo03.GIF]

Existen muchas creencias y mitos relacionados con el efecto de la ansiedad o de los problemas emocionales en la capacidad de embarazarse o en la imposibilidad de lograrlo. Las parejas con problemas de fertilidad pueden sentirse inseguras o confundidas frente a estas ideas.
Algunas de las ideas equivocadas que con más frecuencia escuchan las parejas con problemas de fertilidad son las siguientes:
*


“La infertilidad es un problema de la mujer”
Esto no corresponde a la realidad. La infertilidad deriva de condiciones médicas que en un 35% de los casos se deben a problemas de la mujer, 35% se debe a problemas de los hombres. En el resto de los casos hay causas combinadas o bien no se encuentra la causa. Es esencial que tanto el hombre como la mujer participen en el estudio de la infertilidad.
*


“No hay que obsesionarse ni ponerse muy ansiosos, si se relajan se van a embarazar”
La infertilidad deriva de un problema en el sistema reproductivo de uno o ambos miembros de la pareja. Las emociones intensas que las personas sienten son una reacción al problema de infertilidad y no la causa. Realizar actividades para aliviar el estrés y relajarse, sin duda mejora la calidad de vida. Esto es válido para todas las personas tengan o no un problema de infertilidad.

*


“ Si adoptan un niño, luego se van a embarazar, además hay tantos niños que necesitan un hogar”
Esta creencia tan difundida resulta particularmente dolorosa para las parejas infértiles. En primer lugar sugiere que la adopción es un medio para lograr el fin del hijo biológico. En segundo lugar, no hay evidencia que las parejas se embarazan con mayor frecuencia después de adoptar un niño. En realidad la adopción es un camino en sí mismo para realizar la maternidad y paternidad y puede ser una alternativa valiosa para parejas con o sin problemas de fertilidad. La tendencia a realizar la maternidad y paternidad biológica y luchar por superar los obstáculos que puedan surgir a través de someterse a tratamiento especializado, es natural, legítima y ello no significa estar a favor o en contra de la adopción.

*


“Todo el mundo se embaraza con mucha facilidad, incluso sin desearlo; somos los únicos que van quedando atrás”
Alrededor de un 10 % de las parejas en edad reproductiva tienen problemas para embarazarse o para que sus embarazos lleguen a término. Cuando las personas consultan en un centro especializado, toman conciencia de que este es un problema más frecuente de lo imaginado. También se constata que el encuentro con otras parejas con el mismo problema puede ser una fuente de apoyo y aprendizaje.
La educación sobre la salud reproductiva y el enfrentamiento apropiado de los aspectos emocionales que van ocurriendo durante el proceso, protegen y fortalecen a la pareja y les permiten participar con serenidad y activamente en su tratamiento.

Para una mayor información conozca cuáles son los contenidos incluídos en el libro publicado por el equipo de profesionales de la Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. de Clínica Las Condes “Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.” y dónde puede adquirirlo. [Imagen: apoyo_titulo04.GIF]

*


¿Puede la ansiedad ser causa de la infertilidad?

*


¿Es posible que la infertilidad produzca problemas psicológicos?
*


¿Es normal que hombres y mujeres tengan reacciones diferentes a la infertilidad?
*


¿Qué será mejor, contar a los demás de nuestro problema de infertilidad o mantenerlo como algo privado?

*


¿Qué podemos hacer frente a las preguntas y opiniones que nos dan los demás?
*


¿Cómo evitar que la búsqueda de embarazo nos afecte la vida sexual?
*


¿Cuándo debiéramos buscar ayuda de un psicólogo o psiquiatra para disminuir la ansiedad que este problema nos produce?
*


¿Cómo podemos saber hasta cuándo debemos seguir intentando tratamientos?
*


¿Es conveniente postular a adopción al mismo tiempo de estar en tratamiento de infertilidad?
[B][Imagen: apoyo_titulo05.GIF]

[/B]Si se siente identificado (a ) con algunas de las siguientes frases es posible que sea de ayuda recibir apoyo psicológico:

*


“Me siento sola (o) y aislada (o)”

*


“Con muy pocas personas puedo hablar sobre nuestra infertilidad. En general la gente no me entiende”
*


“Mi esposo (a) es la única persona con quien puedo hablar de esto”
*


“La angustia por la infertilidad está afectando mi trabajo”

*


“Las reuniones familiares están siendo cada vez más difíciles para mí”
*


“Siento que mi vida está fuera de control”
*


“No puedo evitar sentirme inferior a otras personas que sí han logrado ser papá o mamá”
*


“Me siento muy decaída (o), sin motivación, cansada (o), intranquila(o)”
*


“Cuando me preguntan si tengo hijos o cuando voy a tenerlos siento un dolor intenso y no sé qué responder”
Algunas de las razones que hacen a las personas dudar acerca de la conveniencia de tener ayuda psicológica son las siguientes:

[Imagen: punto9.gif]“No tengo motivación para una terapia, mis energías están puestas en el tratamiento de infertilidad”
[Imagen: punto9.gif]“Hablar de las cosas dolorosas aumentará mi malestar”
[Imagen: punto9.gif]“Yo sé de dónde provienen mis sentimientos, no necesito que alguien me lo explique”

[SIZE=2][B][Imagen: apoyo_titulo06.GIF][/B]
[/SIZE]

[Imagen: punto9.gif]El apoyo psicológico durante el tratamiento de infertilidad no es una psicoterapia.
[Imagen: punto9.gif]Es una actividad breve, (una o más sesiones de acuerdo a las necesidades).
[Imagen: punto9.gif]El foco del trabajo psicológico es el enfrentamiento de los aspectos psicológicos asociados al problema de infertilidad que se está viviendo.

[Imagen: punto9.gif]El objetivo es expresar en un lugar seguro las emociones, dificultades, temores, que se están enfrentando y buscar formas concretas de aliviar la ansiedad, de enfrentar situaciones que producen dolor o tensión, resolver problemas que se presentan consigo misma (o), en la relación de pareja, en la interacción con los demás, etc.





en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#15
Quiero agregar que además de todo lo que aparece en este texto como factores psicológicos de la infertilidad y como nos afecta, es el tema DINERO, suena frívolo quizas pero también es un factor que a mi personalmente me produjo mucho estress y problemas sicológicos en algún momento, y era mi mayor preocupación, si bien, pasé por todas las estapas de cuestionamiento, las superé, pero así todo uno no logra relajarse por este tema.
Estos tratamientos son demaciado caros, y lamentablemente algunas personas apesar de tener todas las ganas de lograr tener un bebé se ven estancadas por este factor que no deja de ser menor y preocupante. Muchas de nosotras quizas estaríamos dispuestas a seguir intentando con tratamientos, pero el vil dinero no lo permite, eso también es angustiante y hay pocos textos al respecto como para aprender a superarlo o sobrellevarlo o al menos que nos aconsejen. Que queda? ahorrar, endeudarse, pedir plata prestada, u olvidarse. Dejo el tema planteado, cuantas de nosotras han sufrido por eso?..creo que la gran mayoría también.
Responder
#16
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Sábado, 18 de Septiembre de 2010, Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.


PROBLEMAS PSICOLÓGICOS Y Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.: LAS PAREJAS QUE TIENEN PROBLEMAS PARA TENER UN HIJO PUEDEN SUFRIR SHOCK, NEGACIÓN, CULPA, ANSIEDAD, RABIA Y SOLEDAD.

En la actualidad, las parejas suelen planificar su descendencia una vez han alcanzado una estabilidad personal, social, económica y laboral, lo cual suele ocurrir cuando la mujer ya ha alcanzado los treinta años. En el momento en que alguna de estas parejas se encuentra con dificultades para procrear, tras un primer periodo de confusión, pueden generarse expectativas de solución debido a la gran cantidad de campañas informativas sobre las técnicas de Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos..
Es cierto que la medicina reproductiva ha avanzado mucho en poco tiempo. No obstante, las parejas que deciden someterse a este tipo de técnicas inician un camino largo y emocionalmente costoso ya que los procedimientos diagnósticos y tratamientos representan un fuerte estrés para la mayoría de las parejas. La toma de decisiones es una parte importante en el tratamiento de la esterilidad. Las diferentes opciones terapéuticas que ofertan este tipo de tratamientos (Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos., Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos., donación de gametos, embriones, etc.) pueden producir diferentes reacciones en cada miembro de la pareja y en distintos momentos a lo largo de todo el proceso. Además, un vez sumergidos en las técnicas de reproducción asistida, este proceso puede prolongarse durante años y convertirse en una fuente de estrés continuado, ansiedad y frustración que representan los fracasos en los intentos realizados. Así, las reacciones que, por lo general, pueden expresar ambos miembros de la pareja ante el diagnóstico de esterilidad pueden resumirse en:


– SHOCK: la esterilidad es una situación difícil de afrontar por lo que muchos de los afectados responden con sentimientos de incredulidad. Esto es debido a que tras haber planificado durante años la concepción de su hijo, sus planes se ven distorsionados. Estos sentimientos se prolongan durante un periodo corto de tiempo y no son emocionalmente perjudiciales.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
– NEGACIÓN: muchas personas optan por negar el problema en vez de aceptarlo. Esta fase puede ser útil para adaptarse a la situación y sólo será perjudicial si se prolonga en exceso, impidiendo así aceptar la realidad.
– CULPA: con el fin de determinar el porqué de su esterilidad, algún miembro de la pareja puede pensar que algunos comportamientos anteriores han podido ser la causa del problema. Algunas personas llegan a pensar que han podido ser castigados por sus actividades sexuales anteriores o por alguna interrupción del Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. en el pasado. También es frecuente que se produzcan lamentaciones en personas que han utilizado métodos anticonceptivos sin saber que tenían problemas de esterilidad. Puede ocurrir que en pareja se culpen el uno al otro por su incapacidad de concebir, especialmente cuando sólo uno de los dos es estéril. En ocasiones, puede culparse a otros como al ginecólogo que les atendió hasta descubrir su esterilidad.
– ANSIEDAD: en la mayoría de las ocasiones, la respuesta adaptativa a la situación de esterilidad es una respuesta negativa que en ocasiones va acompañada del consumo de sustancias o rechazo a cualquier tipo de ayuda del exterior, lo que conlleva un aumento de la ansiedad. Además de esto, existen otras situaciones que aumentan el nivel de ansiedad en la pareja como pueden ser los temores al tratamiento, las decisiones que se tengan que tomar respecto a este, los posibles efectos de éste y la adaptación a posibilidades que nunca antes se habían planteado como puede ser la utilización de gametos o embriones donados.
– RABIA: frecuentemente, los pacientes estériles pueden sentirse avergonzados ante los sentimientos de envidia y rabia que les aparecen cuando observan que otras parejas pueden tener hijos sin problemas. La rabia en ocasiones puede convertirse en un sentimiento positivo si se reconvierte en afán de lucha para conseguir su objetivo.
– SOLEDAD: es muy frecuente que las personas estériles por vergüenza o pudor que les supone explicar su problema, cambien sus relaciones con amigos y familiares. En ocasiones dejan de acudir a reuniones con amigos porque estos tienen hijos y por ello, se considera aconsejable compartir las emociones con personas que estén pasando por la misma situación mediante asociaciones de pacientes.


La confirmación del diagnóstico de esterilidad genera por tanto una situación de crisis a nivel psicológico y emocional que conlleva unos desajustes transitorios manifestados de forma e intensidad diferente en cada miembro de la pareja. Por tanto, el proceso de asimilación y adaptación a la situación dependerá de los recursos psico-sociales de los que disponga.


en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Doce años haciendo el camino más fácil.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#17
Concuerdo con Kuki el factor economico es algo que por lo menos en mi caso es lo que mas me estresa ya que si no fuera por eso lo intentaria todo sin pensarlo y las veces que fuera necesario...es terrible sentir que tu derecho tan natural de ser madre o padre esta condicionado a tus recursos economicos...Confusedmiley5:
[I]Toda mi vida anhelandote, 8 años luchando y por fin en dulce espera para conocerte ternurita mía...mi promesa de Dios Confusedmiley27:!!!

10-2009 (+) 11-2009 Aborto espontaneo
---- 02-2013 (+) 03-2013 Aborto retenido Confusedmiley28:
[/I]
[I]07-2012 IUU (- )---- [/I][I]01-2015 Estimulación (-) ---- 03-2015 IIU (-) ---- 04-2015 IIU (-) ---- 30-10-15 IIU (-) ---- 30-11-15 IIU (-) [/I]Confusedmiley24:[I]
/ 05-2016 ICSI (+)
[/I]
[I]18 Semanitas [/I]:vela:Confusedmiley27:
Responder
#18
Ay ustedes son fabulosas cuanto informaciòn para dar realmente las admiro por lo buenas personas que son : que Dios las bendiga.
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Noticias sobre investigaciones en infertilidad Sabina 0 253 9th September 2017, 13:18
Último mensaje: Sabina
  Qué es la infertilidad? Atenea 1 11.671 15th August 2017, 10:17
Último mensaje: beata.m
  Infertilidad de origen desconocido Atenea 10 14.980 24th May 2016, 10:48
Último mensaje: Bebelyncita
  Interesante "artículo sobre infertilidad caus Grace 2 3.085 1st May 2015, 16:11
Último mensaje: Brujita
  Mi particular resumen: causas infertilidad Brujita 50 22.918 10th July 2012, 10:57
Último mensaje: fran
  Apoyo sicológico en terapias de infertilidad milagros 16 9.913 6th June 2012, 13:15
Último mensaje: Laurinda
  Definiciones de términos en infertilidad Atenea 2 20.389 11th September 2010, 23:00
Último mensaje: Sofia
  Articulo Revista YA - Mente e Infertilidad Franche 2 4.589 2nd April 2009, 10:48
Último mensaje: Franche
  Chlamydia (bacteria) e infertilidad Brujita 0 17.300 28th July 2008, 13:00
Último mensaje: Brujita
  Glosario de Infertilidad Atenea 9 17.752 30th April 2008, 00:54
Último mensaje: KUKY

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)