Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Libros textos y Cuentos sobre adopción
#26
Oh que linda carta... No la había leído.
A veces se me pasan las mismas preguntas en mi cabeza.
Cuando iba al colegio en la micro pensaba... y si me encuentro con alguien tan parecida a mi???...

Creo que lo importante siempre es decir la verdad... desde el comienzo. Así fue conmigo.
Las preguntas van a estar siempre, por eso también hay que estar atentos porque muchas veces las preguntas las hacemos en silencio.
Responder
#27
Leyenda China
Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, a pesar del tiempo, del lugar, a pesar de las circunstancias. El hilo puede tensarse o enredarse, pero nunca podrá romperse

[Imagen: gse_multipart47240.jpg]


En Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Cariños!
Responder
#28
Nuevo libro Fundación Chilena de la Adopción

Es muy lindo!!!

Se llama
"La historia de Milagros
El triunfo de la vida sobre el miedo"

¡Es precioso!

Lo escanearemos para ponerlo aquí

Smile
Cariños!
Responder
#29
yaaa super, me encantaria leerlo
Responder
#30
Es precioso, me encantó!
Responder
#31
hola soy constancia, como han estado todas , yo mas o menos, me gustaría mucho leer ese libro, ojalá puedan escanearlo.

consta
Responder
#32
Constancia! re bienvenida! Arma tu carpeta para saber cómo están!!!

el fin de semana, cuando tenga mas tiempo lo escaneo en casa Wink
Cariños!
Responder
#33
... me puedes dar mas datos del libro ? estoy tratando de buscarlo...
gracias
Responder
#34
me lo pasaron en la fadop... no sé si estará en librerías.

Llama para allá para preguntar.... igual lo subiré el fin de semana....
Cariños!
Responder
#35
Pucha que ganas de tenerlo, no lo venden?
Responder
#36
ooopsss... no lo hice el fin de semana

Sad... me declaro culpable....
Cariños!
Responder
#37
Llame a la Fadop y ellos mismos venden el libro a $ 5.000 de lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs.
Responder
#38
que lo suba!!! que lo suba!!!!
Responder
#39
perdoooooooooooooooooooonnnn
Cariños!
Responder
#40
Es rico leer cosas que nuevas así que voy a tratar de comprarlo... Espero no "ensartarme" como con Misterio de un encuentro jejejeje No me gustó pa' na'
Responder
#41
espera que lo suba primero
es algo re simple, un cuento con una gráfica muy linda
Cariños!
Responder
#42
En Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Cariños!
Responder
#43
Muy lindo y los dijujos son increiblemente expresivos!!! Me gustó mucho. Wink
Responder
#44
Mademoiselle l'aventure
(Francis Cabrel)
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Mademoiselle l'aventure,
Vous avez posé sans bruit,
Roulé dans sa couverture,
Un petit ange endormi

On arrivait de nulle part
On l'a serré contre nous
Ce qui ressemble au hasard
Souvent est un rendez-vous

Mademoiselle le mystère,
Evanouie pour toujours,
Vous serez toujours la mère
Nous serons toujours l'amour

C'est le livre qu'on partage
Et nous voilà réunis
Au matin de chaque page
On vous remercie

Vous avez l'âge où on s'amuse de tout, de rien, de son corps
Pas de témoin, je présume, juste la lune et encore
Et ce trésor, cette colombe qui vous avait ralentie
Vous l'avez posée dans l'ombre et l'ombre vous a reprise

Cette petite âme blanche
Elle sera née deux fois
La première entre vos hanches
La seconde entre nos bras

La force que ça lui donne
C'est de l'éclat de diamant
On veut le dire à personne,
A vous seulement

Vous avez l'âge où on s'amuse de tout, de rien, de son corps
Pas de témoin, je présume, juste la lune et encore
Et ce trésor, cette colombe qui vous avait ralentie
Vous l'avez posée dans l'ombre et l'ombre vous a reprise

Vous êtes sûrement très belle
Comme ce petit miroir de vous
Qui s'endort contre mon aile
C'est tout ce que je sais de vous,
Mademoiselle.
Cariños!
Responder
#45
Señorita la Aventura


Señorita aventura
Lo depositó sin ruido
Envuelto en su cobija
Un pequeño ángel dormido

Llegábamos de ninguna parte
Lo apretamos contra nosotros
Lo que parece azar
A menudo es una cita

Señorita misterio,
Desvanecida para siempre,
Será siempre la madre
Nosotros seremos siempre el amor

Es el libro que compartimos
Y henos aquí reunidos
En la mañana de cada página
Le agradecemos

Tiene la edad en que uno se divierte con todo, con nada, del cuerpo
Sin testigos, supongo, sólo la luna y eso…
Y este tesoro, esta paloma que la había ralentado
La depositó en la sombra, y la sombra la retomó

Esta pequeña alma blanca
Habrá nacido dos veces
La primera entre sus caderas
La segunda entre nuestros brazos

La fuerza que eso le da
Es el resplandor de un diamante
No queremos decírselo a nadie
Solo a usted

Tiene la edad en que uno se divierte con todo, con nada, del cuerpo
Sin testigos, supongo, sólo la luna y eso…
Y este tesoro, esta paloma que la había ralentado
La depositó en la sombra, y la sombra la retomó

Seguramente es muy bella
Como este pequeño espejo de usted
Que se duerme junto a mi ala
Es todo lo que sé de usted
Señorita
Cariños!
Responder
#46
De madre a madre



Por S. Milla

Hace apenas una semana que conocí, por fin, a la madre de mi hija. Y ha sido una de las experiencias más importantes de mi vida. Y, sobre todo, creo que lo será también para mi pequeña. Ahora sé más sobre ella: el nombre de sus abuelos, de sus tíos. Lo que sintió su madre al tenerla. Cuánto lloró al entregarla para siempre, y también, al volver a saber de ella.

Sé que si quiere, podré darle respuestas. El nombre de su familia etíope… Lo que sintió su madre por ella, al dar a luz, al entregarla… Cuando quiera saber a quién se parece, tendrá respuestas. Podrá ir juntando las piezas de sus dos familias, recomponer una historia que cambió de rumbo un día para llevarla a otro mundo, a otro continente, sin que ella pudiera decidir al respecto.

Es curioso: al mirar a su madre, no hacía más que reconocer gestos, expresiones. Eran iguales, y a la vez, diferentes. Y cuando volví a casa, a sus brazos y a sus abrazos, veia en mi hija los rasgos de su madre. La forma de la frente… El rizo, grande y abierto, de su pelo… El ángulo de inclinación entre la nariz y la boca… La forma en que su labio superior y la nariz se curvan ligeramente hacia arriba cuando está de lado…

Al llegar a casa, dormí con ella la siesta, y al despertar, la miraba dormida y reconocía a su madre en sus rasgos. Me hizo sentir bien. Me gustó saber que en un futuro le podré decir de quién tiene su sonrisa, su forma de inclinar la cabeza un poco hacia un lado y hacia atrás cuando se ríe. Su diferencia hizo que la sintiera más cercana, más real. Mi hija es mi hija porque llevo sus rasgos grabados en el alma, y ahora que sé cuáles son sus raíces, la siento aún más mía.

Esta mañana he vuelto a ver la foto que me ha regalado su madre de su segundo cumpleaños. Es escalofriante: mi hija y su madre tienen exactamente el mismo gesto. Idéntico. Clavado. No digo los rasgos, no, sino el movimiento de la cara, ¡es un espejo! Me gusta ver esa foto. Y sé que a Madot le gustará verla, seguro, como a mí me gusta ver las fotos de mi madre cuando era niña.

No todo han sido maravillas en el encuentro. (Pero eso nos pertenece sólo a nosotras y a nuestra gente). Ver de cerca la situación de mi “homóloga”, como la llamábamos, es muy duro. Yo no tengo la culpa de su situación, pero ella tampoco. Yo no elegí nacer donde lo hice. Ella, tampoco. Y aunque no soy responsable, me siento solidaria. Porque ella nació con las cartas marcadas. Y de no ser así, no habría dejado a su hija. Seguro.

Cuando, tiempo ha, le envíe fotos de nuestra hija, me dio reparo incluir alguna mía. No sé, sentía pudor de hacerlo. Quería que viera que su hija estaba bien, que era cuidada y querida, pero me daba algo de vergüenza “presumir” de madre. Finalmente, incluí una imagen de las dos porque imaginé que ella también tendría curiosidad por saber quién cuidaba de su bebé. ¡Qué equivocada estaba! En un lugar privilegiado en su casa había sólo dos marcos de fotos: en uno, las imágenes de sus padres. En otro, la única foto en la que yo estaba con nuestra hija. De las más de 30 fotos que tenía, había elegido justo esa. Me alegró, y me rompió el corazón a la vez. Tras la tristeza inicial, sentí alivio: a ella le pasaba como a mí - se sentía unida a la madre de su hija.

Y es que es así como me siento: conectada a ella.

Hubo gente que me dijo que era valiente al ir a ver a la madre de mi hija. Nunca lo sentí como un gesto de valor. Para mí (y sólo puedo hablar por mí) fue algo natural. Algo fluido, parte de un proceso lógico. Es la continuación de una historia que escribimos juntas, aunque sean capítulos diferentes. Y siento que además experimentamos sentimientos muy similares, aunque los vivamos desde mundos que son universos diferentes.

Tras llegar a casa, descargué las fotos en el ordenador. Como tantas veces, mi hija se sentó en mi regazo a verlas, ¡le encanta hacerlo! Al llegar a mis fotos con su madre, ella exclamó, señalando mi imagen con el dedo, “¡¡mamiiiiii!”. Y le dije, de corazón, “sí, es mami, y ella es tu mami de Etiopía, la mamá que te tuvo en su barriga”. Y así es: estamos las dos, a veces llorosas, otras sonrientes, pero unidas, de la mano. Somos familia. Una familia rara, sí, pero familia.

Ella ahora no entiende lo de sus dos “mamis”. Ni le importa. Pero me hace feliz saber que cuando lo entienda, y cuando le importe, podrá saber. Como sabrá que sus dos madres la quieren. Más que a nadie.


Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Cariños!
Responder
#47
Por si aca, también está aquí

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Cariños!
Responder
#48
A la venta en la Fundacion a $5.000
Cariños!
Responder
#49
Libro para leerle a los niños


LA PATITA FEA.

En un precioso paraje, muy cerca de una laguna llena de juncos, vivía una colonia de patos y otras aves. Allí había una pareja de patos. La mamá pata tenía una nidada de 5 huevos que empollaba con ternura todos los días. Un día observó sorprendida que en su nido había aparecido un nuevo huevo, grandísimo. “¿Qué ha sucedido aquí? ¿De dónde ha salido este huevo?”, se preguntaba. Con la ayuda de papá pato, investigó, y descubrieron que muchas aves habían tenido que emigrar porque empezaba el frío. Si se quedaban, no sobrevivirían al invierno.

Seguramente, una de las mamás había tenido que dejar su huevo. ¡No se lo podía llevar volando: se rompería!

Mamá pata y papá pato pensaron que no podrían cuidar con todo el mimo necesario este nuevo huevo, porque ya tenían cinco. Entonces se acordaron de su vecina Cleopata, a quien los huevos siempre le salían mal: o se le rompían o alguien se los pisaba o los huevos parecían de broma, vacíos... Se quedaba tan triste que lloraba hasta hacer un charco de lágrimas. Además, sabían que Cleopata era muy generosa, le gustaba cantar y jugar, y sabía ayudar a quienes se lo pedían.

Cleopata se puso muy contenta cuando nuestros amigos le ofrecieron cuidar aquel huevo y ser su mamá. ¡Cuando se abriese, tendría alguien a quien querer y mimar! ¡Le enseñaría a andar, a correr, a nadar y a bucear! ¡Cuánto podrían jugar! ¡Y le llevaría por toda la laguna!

Cleopata, que era muy dispuesta y pizpireta, se encaramó encima de aquel gran huevo que valía por dos, lo cuidó, le dio calor, lo acunó con sus patas y lo acarició con sus alas. Sólo se separaba de él para comer. Mientras, imaginaba que su hijito no sería como ella, porque aquel huevo no era como los de las demás patas, y se preguntaba: “¿quien será?, ¿le gustará que yo sea su mamá?, ¿qué le parecerá vivir en esta laguna?”.

Pensando, pensando, un día el huevo de Cleopata empezó a abrirse. Poco a poco asomó una avecilla toda mojada y desplumada. Al ver que su mamá no era como ella, se dijo: “¡Qué mamá tan rara de color amarillo! ¡Pero si casi soy tan grande como ella¡”. A Cleopata, su hijita también le pareció un poco rara: “¡Qué cuello tan largo! ¡Qué alitas tan grandes y blancas!”. La llamó Paticia.

Pati, que así la llamaban cariñosamente, fue creciendo con los cuidados amorosos de su mamá, que la miraba asombrada. Las otras mamás patas decían: “¡Cuánto va a crecer esta patita si ya es más alta que nosotras!”. Como era tan grande, cuando su mamá le enseñaba a nadar, salpicaba a todos con sus grandes alas. Los otros patitos protestaban porque era más patosa de lo normal, pero enseguida se callaban porque Paticia nadaba más rápido que nadie.

A Pati le gustaba mucho su mamá y era feliz viviendo en la laguna, aunque se ponía un poco triste cuando algún patito malévolo la llamaba fea y requetepatosa. Se miraba en la laguna y pensaba: “sí que soy fea, con este supercuello que parece un sacacorchos y estas alas gigantes como sábanas". Su mamá se dio cuenta de su tristeza y le dijo: “No eres fea, eres distinta de los otros patitos. Aprovecha tus diferencias y valora lo que tienes: tu cuello es largo y elegante, gracias a él puedes ver más alto y más lejos; tus grandes alas son blancas y largas como las de un ángel, gracias a ellas, dentro de muy poco, volarás hasta las nubes; tus patas son fuertes, gracias a ellas nadas muy rápido, tal que una reina que arrastra su estela blanca como un manto de armiño. Eres la patita más guapa de toda la laguna”. Al escuchar esto, Paticia pensó que su mamá era muy lista y muy sabia, y que a lo mejor aquellos patitos no sabían aún todo eso.

Cleopata comprendió que Pati no era un pato. ¡Era como aquellos preciosos cisnes que, a veces, nadaban en la laguna! Entonces, le contó a su hija su descubrimiento. Y le dijo que muy pronto, en primavera, volverían de lugares lejanos a la laguna otros cisnes tan hermosos como ella. Pati se puso a llorar y balbuceó: “¿Tendré que marcharme con ellos cuando venga el frío? ¿Ya no serás más mi mamá?”. “Yo seré tu mamá siempre y nadie podrá llevarte de mi lado jamás. Te cuidaré y te querré toda la vida, incluso si algún día quieres irte volando a buscar otros lugares más cálidos para vivir. Siempre estaré aquí para ti, esperando a que llegue la primavera y vuelvas para jugar, nadar juntas y contarme todas tus aventuras en esos lugares lejanos.”

Pati dejó de llorar. Ya nunca más tuvo miedo de que su mamá dejase que se la llevaran, ni le importó que algún patito despistado la llamara fea y requetepatosa, porque sabía que su mamá la quería muchísimo. No era bella como un pato, ¡era bella como aquellos cisnes que ya cubrían el cielo con sus blancas alas!
Responder
#50
es muy lindooooo
Cariños!
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Adopción en Iquique Stephanie 11 5.400 14th August 2017, 20:07
Último mensaje: Sabina
  Historias de Adopción Sabina 22 14.698 14th August 2017, 20:06
Último mensaje: Sabina
  Historia de adopción chilena inspirada por «Humans of New York» Stephanie 0 142 18th May 2017, 02:24
Último mensaje: Stephanie
  Piñera quiere cambiar la ley de adopción actual Brujita 2 257 15th May 2017, 17:39
Último mensaje: Brujita
  Orientación proceso adopcion Fanny 1 457 5th January 2017, 10:45
Último mensaje: Laurinda
  Empezando la adopcion DianaGonzale 5 1.871 4th August 2016, 08:33
Último mensaje: Sabina
  Encuesta "Apoyo Adopción" Cari 3 2.509 25th May 2016, 12:28
Último mensaje: Bebelyncita
  Control esfinter y adopción Wale 215 83.102 21st May 2016, 00:40
Último mensaje: Stephanie
  Nuevo libro sobre adopcion Sabina 2 2.367 16th May 2016, 00:31
Último mensaje: barby
  Infor. Importante para mis amigas de adopcion MININA 378 139.212 14th March 2016, 19:17
Último mensaje: evelynmendez

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)