Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Indeseable o período?
#1
Hace tiempo que he estado observado cuánto nos castigamos al hablar de "indeseable". Cuánto desprecio hay hacia nuestro propio cuerpo al hablar así.

Cuantas veces he leído aquí -y yo misma lo pensé- eso de tener un cuerpo "inservible"... si lo fuera, no estaríamos vivos.

Qué pasa si intentamos hablar con amor de nuestro período, si intentamos conectarnos con nuestro cuerpo cuando estamos en el período.
Este proceso maravilloso de la menstruación es el que nos permite a las mujeres llevar vida dentro nuestro.

Les dejo la inquietud... y las invito a hacerse algunas preguntas:
- que les trasmitió su mamá del período?
- hay que ocultarlo?
- una se enferma?, se indispone?
- no te puedes lavar el pelo?
- siempre va a doler?
- cómo fué la primera vez?
Responder
#2
Me hiciste pensar en mi infancia.....

A mi particularmente me llego "el periodo" a los 11 años....me sentia mal, bicho raro....porque a mis compañeras aun no les tocaba.....me daba incluso verguenza hablar de ello y cuando me preguntaban si ya me habia tocado yo mentia diciendo que no....

En estos momentos estoy pasando por una prueba mas de vida.....laboralmente...pero me quiero detener un segundito a pensar en mi....lo que dices Ange me toco....por lo que conte antes.....

Tambien recuerdo que cuando chica todos contaban la historia de que mi papa lo unico que queria era tener un hijo varon......asi que desde chica aprendi a odiarme por ser mujer, tratar de ser el "hijito" que mi papa no tuvo...jugaba a la pelota, autoe...en fin...me cargaba ser mujer...mas encima el desarrollo se me vino con todo.....la regla, las pechugas y engorde uffff......desde entonces las peleas continuas con mi cuerpo....engorde...adelgace....luego engorde otra vez....pase por bulimia....por no comer.....en fin....desde hace mas de 23 años que a mi cuerpo no le doy paz....siempre maltratandolo sin pensar....

Hoy me pido disculpas por todo el daño que me he hecho queriendo y sin querer....

Gracias Ange¡¡¡¡¡¡¡.....me tocaste una fibra que tenia medio olvidada....no es facil botar las murallas tan arraigadas....pero aunque sea de a poco hay que comenzar

Besos
Responder
#3
En el caso del foro de endo, se habla de "inde" porque es un chiste interno...

En una reunión comentamos el que muchas dijeran que les había llegado la indeseable, que esperaban la indeseable, etc....y alguien reparó en que ya ni siquiera era eso, sino que se hablaba de "inde" a secas...

Desde entonces, adoptamos el término inde para referirnos al período menstrual...
Responder
#4
pero sigue el trasfondo...
Responder
#5
Super buen tema, es verdad derrepente uno se castiga incocientemente o se hace una "chapa" tal, que terminamos convenciendonos de eso, como por ejemplo "no puedo tener hijos", "soy infertil", me llegó la indeseable" etc. Todos ejemplos válidos de que no pensamos ni analizamos antes de hablar, no nos interiorizamos mas allá en ciertos temas, debido a que el "fin" nos ciega, y queremos tener solo resultados positivos y rápidos, sin pensar que todo es un proceso, una cadena, a la cual no le puede faltar ningún eslabon, para concretar los hechos, en este caso tener hijos biólogicos.

Si bien todas hemos sentido rechazo por esa "visita" de cada mes, es importante empezar a ver las cosas desde otro punto de vista, y verle el lado positivo al asunto. Nunca falta por que quejarse, sobre todos para nosotras las mujeres, ahora nos quejamos de que nos "llega la regla" (las mujeres que han podido parir un hijo también lo hacen", y otras se quejan que yá no les llega, por la aparición de la menopausia. He escuhado decir millones de cosas con respecto a la menstruación, unas dicen que en ese período les aumenta la líbido, otras que no quieren saber de nada ni de nadie, unas que lloran, y otras que les dá por comer, o aparecen las variadas actitudes y mañas que uno se pueda imaginar.

Para no alargarme tanto, recordé también mi primera vez, tenía conocimiento de que algún día me llegaría ese momento, mi mamá siempre me conversó esos temas, pero distinto fué vivirlo, recuerdo que me encerré en el baño, y llamaba a mi mamá para que me fuera a ver, le mostré el gran acontecimiento, un poco asustada, y mi mamá con una sonrisa de lado a lado pero algo nerviosa, trató de hacer las cosas para que fueran lo mas normal posible y me dijo: Bueno tu sabes que estas cosas nos pasan a las mujeres, y será una vez al mes, tu ahora ya eres grande, has pasado a ser una señorita, y debes cuidarte mucho, por que ahora ya puedes tener hijos, pero estás muy chica para eso, entonces debes cuidarte. Y luego de eso, me dejó una toalla higienica en el baño, recuerdo que estuve horas lavandome, jajajajja y me puse la famosa toalla alrevés, no les digo lo incómodo que fué eso, parecia que caminaba como ensillada, me faltaba el puro caballo, y con miedo a que mi mamá le contara al resto de la familia, obvio que lo hizo, cuando se suponía que yo no estaba escuchando, pero si me di cuenta.
Sentía que todo el mundo me miraba, y me sentía grande, pero muy incomoda hasta que aprendí a ponerme las toallitas del lado que correspondía... Lo peor (lo peor en ese momento, por que me dá mucha risa), fué cuando un día le dije a mi primo, no quiero salir por que ando con la regla y no me siento bien", y el me dijo " ah! se te reventaron los tomates ah?!! jajajajja, que pastel, pero aún me rio..

Bueno encontre este link que habla algo de lo que dice Ange, sobre las fases lunares entre otras, está bien interesante.

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Menstruación:
Esta palabra es derivada del español menstruo, derivado del latín menstruums y cuyo origen está en mensis que significa mes.

Menstruación: En una forma mas poética, "el llanto de la naturaleza por el óvulo no fecundado".

Otros: Menstruación: Monstruación, el flujo, la regla, el período,la visita, la juana meneses, la ruler...etc.
Responder
#6
A propósito, ya que estamos hablando de ruler, tengo una duda: Por que será que cuando me llega la ex-inde (ajaja) un mes me duelen muchos los ovarios o útero, me bota a la cama y es invalidante y con mucho dolor y me dura como 7 días, y el otro mes, pasa casi piola, sin dolor y me dura mucho menos? el asunto es mes por medio sagrado, y siempre a sido así, como dato aparte no tengo ni quistes, ni nada como para asociarlo a endo o Sop.
Responder
#7
Kuky, Fijate que a mi me pasa lo mismo, el mes por medio... es bien raro (claro que tengo endo y SOP) pero no entiendo porque sucede eso.... y ningun médico me ha podido responder....porque en este momento mis ovarios estan normales sin quistes ni nada...

Este mes ha sido de harto dolor, entonces he tratado de "relajarme" y dejar el habito del mes por medio fuera de mi cabeza (porque lo tengo enraizado), claro que aun no veo mucho efecto... pero en los momentos que he logrado estar muy tranquila y conectada efectivamente el dolor ha disminuido bastante... por eso estoy convencida de la relacion cabeza-cuerpo, para mi ya se está haciendo habitual empezar a manejar mi dolor y disminuirlo, aunque sea un poquito.

Por eso digo tratarnos mas amorosamente... y creo que si alguien me lee va a decir "Ange está de orates"... si que mejor dejo hasta aqui
Responder
#8
A mí me explicaron re bien antes y estaba re tranquila. Mis trancas vieneron por otros lados.
Por esos años... reciéeeeeen estaba saliendo los productos tipo toallas higiénicas desechables.
Mi mamá usaba unas de género que hervía...

Nunca le he dicho indeseable, pero sí regla. Y me aburrí. Ahora en mi agenda está anotado como "period".
Responder
#9
A mi no me hablaron mucho de esas cosas q nos pasan a las mujeres, la primera vez q me llegó (11 años) yo pensé q tenía una herida en la vagina, fue en la mañana temprano antes de ir al colegio y le conté a mi mamá y me dijo q de ahora en adelante nunca más debia dormir con mi hermano (dormiamos juntos en la misma habitación y él a veces cruzaba el río y el patudo se cambiaba a mi cama para no cambiar sábanas). Me dio una toalla "siempre libre" de ese entonces que era como colocarse un colchón de gordo y largo y yo creia q se me notaba por atrás de jumper. Luego cada vez q me llegaba no quería salir de mi casa ni ir al colegio pero mi mamá me obligaba a ir, en el colegio inventaba cualquier excusa para no hacer gimnasia. Me daba una verguenza enorme sacar una toalla porque mi mamá las guardaba en el mueble de cocina y esperaba a q nadie me viera y más aún pasar botar la sucia lo hacia en el basurero del patio entremedio de la otra basura para q no supieran q tenía la regla. Mi hermano cuando supo me decía en tono burlesco "siempre libre-siempre libre" y yo odiaba ser mujer por todo esto y me golpeaba la guata.
Responder
#10
hola chicas... a mi tampoco me hablaron mucho de la menstruacion, solo escuchaba lo que le estaba pasando a mi hermana mayor... y odie mucho el que mi mamá le contara poco menos que al cartero que yo ya era toda una "señorita"... encontraba que eso era algo tan intimo mio y que fue por asi decir ultrajado... jajajaja cuatica desde chica... (bueno no tanto, me llego a los 14 ya estaba mas conciente de la situacion pero tenia once cuando comence a saber un poco...

siempre le dije inde porque me molestaba andar como suelta... aparte que me costo mucho para me mi mama me comprara toallas... ella usaba los dichosos mimi... que parecias que anduvieras con los pañales con kk .

cuando me llegaba mi menstruacion usaba calzones de medias elasticadas lo mas apretadas posible porque asi me sentia segura...

siempre me llego como 4 a 5 veces al año... segun yo era normal... hasta que fui a mi primer gine a los 20... y me dijo...niña por favor porque no viniste antes... bueno... la verdad despues de dejar las pastillas anticonceptivas que tome por tres años... a veces pasabas semestres completos en que nada... asi que de inde paso a ser la "deseable", cada vez que me llegaba me sentia mujer femenina y hasta bonita, me daban ganas de arreglarme, me esmeraba por verme linda en esos dias...

asi que menos mal que mi relacion con la mal llamada inde se arreglo a traves de los años y ahora pasa a ser mi "menstruacion"...

espero que este mes eso si no llegue porque estoy esperando hacerme el beta jejejeje

besos a todas


Andrea
Responder
#11
creo que hay que ponerse en todas las veredas...
en la de en frente... el de la esquina y en la de la otra esquina tambien... cuando hablamos de la indeseable puede ser un fuerte comentario para nuestros propios cuerpos.. para nuestro corazon y para nuestra alma...

recuerdo que hace no mas de un mes atras lloraba yo de felicidad porque al llegar mi periodo me indicaba que algo habia por ahi en mi interior que decia que aun hay esperanzas.... que hay posibilidades...
mientras aveces tambien muchas lloran porque llega y con la llegada de nuestro periodo se va un sueño...

aveces prefiero ver gran poesia en estos rios de sangre que corren por dentro nuestro ... hay veces que mi tonta cabeza dice que porque ya no tengo periodo mi cuerpo ya no sirve... entonces yo les pregunto mis niñas queridas... porque tambien nos enojamos cuando llega ....?????????

sin duda hace muy pocos años esto comenzo a ser tema y a ser toamado como parte de la vida ...
creo haberles contado que tengo una linda e inteligente hija de 11 añitos... ella ya se maneja perfecto y cada vez que voy al dc. pregunga si engroso el endometrio o como esta mi fsh?????????? exageracion???'... nose yo jamas supe de esas palabras y me vine a enterar muy grandecita de que setrataba todo esto.... a ella le hablo con dibujitos en mano para explicarle porque no puedo darle un hermano... y ella dia a dia espera que llegue el minuto en que empiece a ser grande

tenemos varias alternativas amigas... podemos seguir llorando pero tambien podemos empezar a amar nuestros cuerpo con lo que viene y con lo que tiene... quizas solo asi nos curaremos de nuestras penas mas arraigadas que estoy segura salen con dolor y con fuerza mes a mes

un beso a todas

Pomelito
Responder
#12
Chicas la verdad por la unica razon que le podria decir "inde" a mi periodo es por llegar cuando estamos esperando el ansiado embarazo, no por rechazarla o menospreciarla; nunca he tenido rollo con mi menstruacion, si mucho dolorrrrrr (endometriosis) y bastante invalidada por muchos años (hasta que me hicieron la laparo el año pasado); hay tantos tabus y cliches al respecto; el peor de todos para mi era "enfermarse" decir "estoy enferma" cuando llega la menstruacion, que fuerte el mensaje! es que hay siglos de siglos de historia en donde el ciclo de la mujer ha sido tan mal comprendido, menospreciado; para que decir la sexualidad femenina!!! esto da para otra carpeta y discusion, seguro
Responder
#13
muchas gracias brujita por compartir esto conmigo creo que es super bueno encontrar distintos puntos de vista al periodo a si lo llamare desde ahora ,
Responder
#14
bien serena!!! verás que este pequeño cambio de palabras moverá cosas dentro de tí!
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#15
ups yo recién vi esto pero lo más curioso es que aprendi aqui en el foro a decirle asi por que antes le decía periodo..pero en fin tienen razón volvera a ser periodo...

la verdad es que en mi caso mi primer periodo lo tuve a los 17 asi que imaginense siempre me ha dado problemas jeje
Responder
#16
el periodo gran tema la verdad es que nunca lo habia mirado asi antes pasaba inadvertido para mi, ni lo veia solo era una molestia de 7 dias, hoy en dia se ha transformado en un temor porque significa que no resulto lo que queria, pero mirarlo como el primer dia de un nuevo sueño creo que es algo que no habia hecho y es bastante mas alentador.
Responder
#17
[COLOR="DarkOrchid"]Para mi, aun es una desgracia que lleguen, aunque como saben, estaba ansiosa el mes pasado de que hicieran su aparicion, trato por lo gral. de decirle dias felices, aunque por dentro no lo son despues de tanto intento fallido, empezare a llamarle periodo mejor
Pimpollito[/COLOR]
[Imagen: P8btm4.png]
Responder
#18
Miren lo que encontré en un link de una web na que ver:

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#19
Hoy fui a un temazacal femenino.
Es una ceremonia de los indígenas de América del Norte, en una ruca, con piedras calientes y vapor.
Las mujeres en su período se ponen una cinta roja a la cintura, anudada al lado izquierdo.

Yo llegué hoy con un pañolín scout (del marido) anudado.. y me preguntaron: ¿estás con tu lunita?

¡¡¡Me gustó!!!

Esto viene de que hay 13 lunas en el año, y tenemos trece períodos durante el mismo.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#20
Tan Top esta Brujita.!!!

Me gusto!!..

Javita
Responder
#21
A propósito de lo que conté arriba:

---------------

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

La intención de este artículo es ir reuniendo diferentes rituales y ceremonias que se celebran o celebraban en distintas culturas, para que abramos nuestra percepción y nuestra manera de vivir el período menstrual como un momento “sagrado o al menos como un momento especial dentro de nuestra percepción del tiempo. La idea no es repetir de modo infantil lo que otros han hecho o hacen, sino más bien leer material histórico, antropológico, para ir teniendo durante nuestros ciclos una conciencia propia, lograr una nueva conexión con nuestro cuerpo y nuestra intuición durante las sucesivas menstruaciones.
De modo que invito a quienes conozcan rituales de alguna tradición, por favor lo incluyan al pie del artículo como “comentario”.


Actualmente tenemos vinculada la sangre menstrual a algo digno de ocultar, al uso de tampones de discreta y rápida eliminación, y que nos otorgan una elegante distancia y negación del hecho de menstruar, del hecho de sangrar.
Nuestra sangre es motivo de vergüenza y ocultamiento. Estamos siendo fuertemente presionadas a vivir “como hombres”, es decir de una manera lineal, esforzándonos por sentirnos todo el mes igual, sin cambios, sin sorpresas, sin ciclos, como si no tuviéramos a nuestro favor por lo menos cuatro cambios hormonales que nos afectan enteramente, tanto en nuestro rendimiento intelectual como en nuestro registro afectivo y espiritual. Todo el diseño de la propaganda de insumos vinculados a la menstruación nos incitan a sentirnos “igual que siempre” y a estar “siempre libres”, haciendo una alusión indirecta a no sé qué “falta de libertad” implícita en el hecho de menstruar. El colmo lo representó una propaganda difundida en estos países del sur, en la que para mostrar la absorción de las toallas femeninas se usaba un líquido azul. Y esto implica una fuerte negación, de tremendas consecuencias, de lo más rico y fuerte de nuestra naturaleza femenina: los ciclos.
Pero no siempre fue así, en tiempos antiguos (y aún hoy en la tradición tántrica y en algunas tribus que viven con cierto grado de aislamiento) la sangre menstrual es considerada un sacramento.
De hecho la palabra ritual proviene de RTU, que en sánscrito significa menstruación. De allí podemos inferir que tal vez la primera sangre utilizada en antiguos rituales fuera la menstrual, ya que es la única sangre que podemos obtener de un modo ético y sin provocar daño físico.
Y también podemos deducir que el hecho de menstruar es el rito más cotidiano que las mujeres “celebramos”.
Según dice Lara Owen en su libro (recomendado en esta sección) se creía que la sangre del útero que nutría al bebé que estaba por nacer poseía “maná”, poder mágico. Y las mujeres eran consideradas un nexo de conexión con el misterio sagrado de la vida y la muerte.
En la tradición norteamericana (sioux, lakotas, sénecas) se llamaba “período de la luna” a la menstruación ya dando cuenta de la relación entre los ciclos de la luna y los ciclos hormonales femeninos. Así como la luna afecta las mareas y el comportamiento de los líquidos, afecta los fluidos del cuerpo. Una mujer cuando menstruaba se la consideraba en su momento más poderoso física y espiritualmente. “El reposo durante la menstruación era considerado imprescindible para que la persona pueda estar concentrada en los planos espirituales adquiriendo sabiduría”. Ese reposo tiene lugar en una tipi especial llamada “la tienda de la Luna”. Allí todas las mujeres que están menstruando hacen su retiro y se dedican a hacer artesanías, cantar, rezar, meditar o simplemente descansar en busca de su visión. Para ellos durante la menstruación ocurre el despertar de la mujer. Lara Owen dice al respecto que según esta tradición “ la mujer menstruando está en el auge de sus poderes y no debe desperdiciarlos en tareas mundanas, al contrario, todas sus energías deben ser dirigidas para la meditación concentrada”. Para profundizar en este tema hay un capítulo interesante en el libro “As cartas do caminho sagrado” de Jaime Sams (no sé si existe edición en castellano), que se llama justamente “La tienda de la Luna”, al que pueden consultar.
Para los indios kogis, una sociedad precolombina que sobrevive en algún lugar secreto de la Sierra colombiana, y mantiene casi incambiadas sus costumbres ancestrales el mundo fue creado por la Gran Madre mientras menstruaba: “su sangre es oro y ella permanece en la tierra, es fertilidad”. Muchas otras tradiciones toman este ritual de sangrar durante la menstruación en la tierra como símbolo de reconexión con la Madre, y donación de algo bueno y nutritivo. En la tradición egipcia la joven menstruaba sobre un poco de musgo de la orilla del río, por ejemplo.
Para los lamas tibetanos la primera menstruación de una joven era la medicina más potente de la comunidad.
Se dice que el lunar rojo que las hindúes se pintan a la altura del entrecejo (en el “tercer ojo” simboliza la visión que las mujeres adquirimos durante el sangrado menstrual.
De hecho en las tribus norteamericanas cuando la comunidad estaba por tomar una decisión importante a veces se esperaba que las mujeres salieran de su retiro de la Tienda de la Luna para conocer sus visiones del futuro.
Actualmente los shuar (de la selva ecuatoriana) también mantiene un ritual que llaman “pago a la tierra” Éste es un ritual que se realiza una sola vez en la vida, idealmente cerca de la primera menstruación, aunque puede hacerse a cualquier altura de la vida, e incluso luego de la menopausia también las mujeres lo pueden realizar acompañando a alguna mujer que aún esté en su ciclo, claro que sin entregar sangre a la tierra. Es un ritual complejo, con mucha preparación y que continúa con la construcción de un altar para recordar lo sagrado de ese momento. Cuando comienza la menstruación, se dejan gotas de sangre sobre todo el conjunto de ofrendas que muy cuidadosa y detalladamente hay que recoger con determinada intención y “pedidos”.
Al rezar durante la ceremonia se pide con la reconexión con la madre tierra y que el ciclo menstrual esté alineado con los ciclos mayores de la vida, de ese modo “despertamos una memoria en el cuerpo que recuerda que está unido al resto de la naturaleza de una manera armónica”, según palabras de un curandero shuar. (Prefiero no dar los detalles porque éste ritual me lo enseñó un chamán shuar y no tengo autorización suya para divulgarlo).

En Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#22
De nada....Confusedmiley17:



Yo estoy en paz con mi periodo....ya no quiero tomar pastillas para acortarlo....lo respeto, y respeto lo que me pasa en esos dias...por mas incomodo, doloroso y problematico en terminos emocionales que sea....
Responder
#23
Pitu, si pillas más material de esto, por fis publícalo!
Hace tan bien ver desde otra mirada nuestro período!!

Y gracias por el link.. jajaja :p
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#24
Okis...entonces les recomiendo este libro, a las que les guste leer ficcion historica.....lo lei en hace algunos anios, y es tan bello, que lo volvi a releer recien:
(lo encontre en la libreria antartica buscando en internet, seguro esta en otros lados)

[Imagen: 8478883975.jpg]
TÍTULO:
La Tienda Roja
ISBN: 8478883975
Número de páginas: 360
Autor: Diamant, Anita;
Editorial: Salamandra

Este Producto Tiene Disponibilidad De 72 Horas Hábiles.


Precio
Referencia
$17,500
Precio Internet
$16,620

Agregar


Su nombre era Diná y en la Biblia apenas se la menciona para referirse a un violento suceso de venganza que protagonizaron su padre, Jacob, y sus hermanos Simeón y Leví. Única hija mujer de Jacob entre los numerosos varones que éste tuvo con Lía, su primera mujer, y con sus otras tres esposas, Zilpá, Raquel y Bilhá, todas ellas hijas de Labán, Diná relata de viva voz su propia historia en lo que supone una auténtica evocación del mundo femenino en la época del Antiguo Testamento. En aquellos tiempos, las tradiciones, las historias familiares y los conocimientos en general se perpetuaban de generación en generación por medio del linaje materno. Y el trasvase de toda esta sabiduría tenía lugar en la «tienda roja», espacio donde se recluían las mujeres cuando no podían aparecer ante los ojos de los hombres, durante los días del ciclo femenino, después de los partos y en momentos de enfermedad. Allí, Diná explicará las historias de sus «cuatro madres», a partir del día en que Jacob apareció en las tierras de su tío Labán, así como el azaroso traslado de su familia desde la Mesopotamia hasta Canaán, y más tarde su emigración a Egipto.

Pero La tienda roja no es simplemente una reconstrucción del libro del Génesis desde el punto de vista de la mujer, sino una novela histórica minuciosamente investigada que nos introduce en el riquísimo mundo de las tradiciones más ancestrales. Todo un acopio de normas y conductas imprescindibles para la supervivencia en tierras áridas y desoladas que, además de constituir la base de las religiones judeocristianas, siguen vigentes en algunos rincones del mundo hasta el día de hoy.

TIENDA ROJA, LA
? Autor: Diamant, Anita
? Colección: Novela Histórica
? Título Original: RED TENT, THE
? ISBN: 84-7888-397-5
? Núm. pags.: 360
? Tipo edición: Tapa dura



Además lo encuentras en los locales Antártica :
Alto Las Condes
Manantial (Plaza De Armas Santiago)
Marina Arauco (Viña Del Mar)
Parque Arauco
Patio Centro
Plaza Vespucio
Portal La Dehesa
Portal Temuco
Responder
#25
aca hay mas:

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

----

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Publicado por Boadiccea en 23:56
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.


Veo que no hay ningún artículo que haya tratado seriamente el tema, y me gustaría que lo debatiéramos con todos los datos posibles sobre la mesa. Dado que no tengo ni idea de esto pero me gustaría aprender, me he dedicado a hacer lo que mejor se me da: traducir. Todos los fragmentos tienen su consiguiente fuente, así que cualquier observación propia sobra por mi parte, pues todas coinciden con lo que siempre he pensado.
(Nota de la traductora: Boadiccea).

“Algunos autores creían que las mujeres que vivían en sociedades sin luz artificial ovulaban con la Luna llena y menstruaban con la Luna nueva. Algunos estudios sobre humanos y animales han descubierto que la luz artificial de noche influye en el ciclo menstrual en humanas y en el ciclo de los ratones (los ciclos son más regulares cuando no hay luz artificial), pese a que ninguno ha demostrado que la sincronización de los ciclos menstruales de las mujeres estén sincronizados con el ciclo lunar. También se ha dicho que la exposición a luces fuertes por la mañana hace que los ciclos sean más regulares. (…)”
(Extraído de Wikipedia: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. )


I. En la visión científica:

Extractos de: "Melatonin, menstruation, and the moon" de Sari Cohen.

“La relación entre los ciclos de la Luna y la menstruación es tan fundamental que ambos fenómenos están relacionados lingüísticamente. Los términos ‘Luna’ y ‘menstruación’ comparten la misma raíz latina [mensis ‘mes’] y griega [mene ‘Luna’]. Varias religiones y culturas han reconocido el vínculo entre las mujeres y la Luna. La medicina tradicional china enlaza la Luna con lo femenino, o el principio del ‘yin’. La tradición judía dicta que las mujeres deberían celebrar el Rosh Chodesh, la Luna nueva. Varias culturas han asignado a la Luna una diosa, desde la Ishtar babilónica hasta la griega Artemis. Esta conexión es visible en prácticas religiosas, espirituales y hasta medicinales. La herbalista Rosemary Gladstar escribe que “todo el fluje energético de la tierra responde a los ciclos lunares” y recomendaba a las pacientes que sufrían amenorrea que se fijaran en el ciclo lunar cuando se trataran con terapias herbales para regular su menstruación. Pese a que está claro que el ciclo menstrual dura más o menos lo mismo que el ciclo lunar, el motivo de esta relación no es tan obvio.

La glándula pineal secreta melatonina y contiene TRH, somatostaína, GnRH y norepinephrina. La Melationina, también llamada N-Acetyl-5-methoxy-tryptamina, es un derivado del tryptophan. La pineal libera melatonina en el fluido cerebroespinal y al sistema circulatorio general. La secreción de melatonina aumenta o disminuye dependiendo de la oscuridad y la hipoglucemia. Esta hormona primariamente nocturna es muy conocida por su habilidad como inductora del sueño y su rol en el ritmo circadiano. Murray y Pizzorno observan que también posee efectos antioxidantes. Otras funciones importantes incluyen la actividad anti tumoral y anti-envejecimiento.

(…) Sabemos que el ciclo menstrual y el ciclo lunar coinciden y que la glándula pineal es sensible a la exposición lumínica y que está relacionada con la función gonadal. ¿Están relacionados de alguna forma estos procesos? En una búsqueda preliminar y en la literatura científica sobre la glándula pineal, la melatonina, la menstruación, y los ciclos lunares, un buen número de hechos coincidentes emergen. El análisis de estos datos me lleva a proponer que la Luna influencia el ciclo menstrual a través de interacciones (posiblemente vestigios) entre la exposición a la luz de la Luna y la liberación de melatonina. Estas proposiciones no están explícitamente probadas en estudios dada la ausencia de investigación que se ha hecho en este campo. (…)

Si la actividad pineal y la secreción de melatonina se ven afectadas por los cambios estacionales de luz, sería lógico pensar que los cambios de luz lunas también causarían efecto en esta glándula. La literatura científica que trata la relación entre el ciclo lunar y la melatonina es muy dispersa. Un ensayo de Law, "The Study of Menstrual Cycle and its Relationship to the Moon," afirmaba que la mayoría de sujetos menstruaban durante la Luna nueva, con una correlación entre los niveles de melatonina y las fases de la Luna. De todos modos, los investigadores sólo midieron los niveles de melatonina en pocos sujetos, no en todo el rango. Otro estudio que examinaba la secreción de melatonina en pájaros concluyó que la secreción de esta hormona era más alta en la Luna nueva y que era más baja en Luna llena.
Desde que la liberación de melatonina se ve estimulada por la oscuridad, no es sorprendente que los niveles cenitales de melatonina tuvieran lugar durante la fase oscura de la Luna. La conclusión lógica es que la melatonina se vería modulada no solo por las variaciones diurnas de luz, sino por las variaciones mensuales en la iluminación lunar en los lugares en los que la luz de la Luna es marcadamente visible. (…)”
todo el artículo aquí:
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Sobre otras visiones científicas:
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

II. En la visión antropológica:

“En sociedades cazadoras y recolectoras donde no usan el control de natalidad, la menstruación es un evento distinto y el estado menstrual de una mujer se hace saber explícitamente, por lo que todos los miembros de esa sociedad saben que ella atraviesa un momento ‘sagrado’ o ‘especial’. Típicamente, no se la permite cocinar ni permitir que haya sexo hasta que el sangrado termine. La menstruación de una joven es a menudo un evento que celebrar en esas culturas. En algunas culturas, como la de los Dogon, las mujeres se mantienen en una cabaña especial durante su período menstrual.
Mientras que esas restricciones en la menstruación han sido interpretadas por muchos como prueba del dominio masculino sobre las mujeres, otros autores que han interpretado estas tradiciones las consideran potenciadoras de lo femenino. Un ejemplo es el de las mujeres Khoisan en el Kalahari, que son ritualmente más poderosas cuando menstrúan. En su cabaña especial, la ‘Nueva Doncella’ se considera inviolable – y solo con un chasquido de sus dedos puede eliminar a un hombre que no la respete. Como prueba del respeto que le brindan a la sangre menstrual, se ofrecen ejemplos de inducción de sangrado genital masculino (…) sobretodo en ritos iniciatorios masculinos.”
(Extraído de Wikipedia: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. )

“La información sobre la menstruación entre los celtas es muy muy escasa. Una imagen del cuento mítico "The Ta/in" muestra a la diosa Medbh creando lagos y charcas con sus fluidos corporales. Me inclino a pensar que usaba sangre menstrual, pues los textos médicos más tardíos establecen una correspondencia entre el agua del cosmos y la sangre en los humanos. De todos modos, esto no está corroborado. (Véanse los dos libros de Bruce Lincoln,"Myth, Cosmos, and Society" y "Death, war, and Sacrifice.")”
(Extraído del Museum of Menstruation: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. )

“El autor romano Plinio consignaba en su Historia Natural (Libro 7, capítulo 13): "Aproximarse a una mujer en este estado [entiéndase menstruación] tornará el vino agrio, las semillas que sean tocadas por ella se volverán estériles, los injertos se secarán, las plantas resecadas y la fruta se caerá del árbol debajo del cual ella se siente." En el Libro 28, capítulo 23 continúa diciendo, "...las abejas, todos lo saben, rechazarán a sus hembras si son tocadas por una mujer que está menstruando... el mismo fuego, un elemento que triunfa sobre todas las demás sustancias, es incapaz de vencerla."
(Extraído del Museum of Menstruation: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. )

Para saber más:
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#26
Que interesante....

Para mi desde siempre fue la regla o menstruación...y por lo general les hago notar a mis pacientes lo que relamente dicen al hablar de "indisposición" o de que " me enfermé".. y recién se dan cuenta cando les pregunto ¿que le pasó? estuvo muy mal???...no señorita, me dicen, me llegó la regla.....

Pasa mucho con muchas frases , pero lo de la regla y lo del aprto es lo que más corrijo...porque pucha que me da rabia cuando me dicen: ¿ Cuando me voy a mejorar?, no, si ya se mejoró??....Y yo les digo: chuta...no sabía que había estado enferma...y que enfermedad tuvo???...y les explico que culturalmente asociasomos el parto y la regla a dolor y sufrimiento, pero es solo poruqe lo vemos como enfermedad....si lo comenzamos a tomar como lo que son...parte de nuestra vida...es bien distinta la cosa..., es cierto "la lunita" ( me gustó el término) muchas veces "indispone"..pero que tanto de sugestión cultural hay en todo ésto??
Responder
#27
Yo creo que hay mucho de juicio hacia nosotras las mujeres... por eso tendemos a ocultarla.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#28
Que bueno el tema!!
No había escuchado nunca "la indeseable" hasta ahora!
Pa mi siempre ha sido la regla...
Cuando me llegó a los 12 años, me saqué los calzones manchados y se los fui a mostrar a mi mamá...yo estaba FELIZ y ella se emocionó. Ya no era su niñita Smile
El tema de "ocultar" era más dramático cuando chica cuando no habían toallas ultra delgadas "con alas" entonces en el baño del colegio era la típica pregunta "se me nota?"
Bueno, y después el Tampax me cambió la vida Smile
Responder
#29
Aquí en el foro hay muchas chicas que aún le dicen "indeseable", por eso este tema Wink
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#30
yo le digo la ruler! jaja gracias a dios nunca fue algo que esconder , ni que me evitara hacer cosas.
Mis padres desde chica me enseñaron todo con naturalidad, de hecho mi padre es profe de biologia asi que tenia respuesta a los desconocido jajaj besos
Responder
#31
La ruler o regla también es una expresión dura, pues asocia el mal caracter con el período.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#32
Buen tema, para mi siempre fue la regla ausente, me sentía mal ya que todas mis compañeras hablaban de andar con la " regla" y a mi solo me llegaba dos veces al año aun recuerdo en junio cunado estaba de cumpleaños y en diciembre para navidad.

Desde que tuve a mis hijas que no la veo jajajaja y saben que??' la extraño la última vez que la vi fui antes de quedar embarazada cuando me la provocaron para iniciar mis tratamiento.

el miércoles hablaré con durruty del tema, quiero verla mas seguido.
Responder
#33
“El ciclo menstrual puede ser una maravillosa fuerza positiva en nuestra vida como mujeres”

(Miranda Gray, autora de “Luna Roja”Wink

¿Te suena rara esta frase? Durante mi adolescencia hasta los veinticinco años me hubiera sonado como una broma de mal gusto: en esta época pasaba dos días en la cama con dolores de regla agudos, después de una semana de altos y bajos emocionales y con el cuerpo hinchado e incomodo. Al dejar de tomar la píldora anti-conceptiva – es lo que mi doctora me recetó para mis reglas dolorosas, emprendí un largo y fascinante recorrido para entender las raíces de mis malestares.

Una de las herramientas más importantes que encontré fue la práctica de observar los cambios físicos, emocionales y mentales que experimentaba cada mes, con una mirada respetuosa. Después de casi un año de anotar mis experiencias, me di cuenta que en realidad, vivían en mi cuatro mujeres diferentes! Cada una, según la fase del ciclo, tiene distintas necesidades y habilidades: al reconocer esto, nació algo nuevo en mí como mujer. En vez de pretender seguir siempre con el mismo ritmo, descubrí que al vivir más en sintonía con mi ciclo y con estas cuatro fases, mis síntomas premenstruales y menstruales casi desaparecieron, y me sentía cada vez más feliz, más efectiva y sobre todo, reconciliada con mi feminidad.

Quizás una de las maneras más fáciles de entender las cuatro fases del ciclo menstrual está en su gran proximidad con las cuatro estaciones. La semana después de tener la regla coincide con la primavera, con la renovación, con un aumento en nuestra energía física y en nuestras capacidades analíticas, de concentración y de planificación. Durante esta fase, nombrada la fase dinámica por Miranda Gray en su último libro “The Optimized Woman” (próximamente en castellano), es el mejor momento de nuestro ciclo para empezar proyectos nuevos, para tomar acción, trabajar sola y lograr resultados.

La semana siguiente, coincidiendo con la ovulación, corresponde con el verano y es nuestra fase expresiva, sociable, empática y radiante. Podemos aprovechar esta fase de nuestro ciclo para resolver conflictos, quedar con amigos o familia (o una cena romántica!), y presentar nuestros proyectos o ideas a los demás.

Luego empieza la notoria fase premenstrual, quizás con la que más nos tenemos que reconciliar. Esta encaja con el otoño, cuando empieza a bajar nuestra energía física y notamos la necesidad de ir para dentro, de limpiar y soltar lo que no nos beneficia, tal como caen las hojas de los árboles. El gran reto de esta fase es canalizar nuestras altas capacidades criticas hacia cosas concretas para resolver problemas, pero no hacía nosotras o los demás. De una fase que puede ser muy destructiva, la podemos reconducir hacia una fase creativa y liberadora, de conexión con nuestro inconsciente e intuición.

Generalmente nuestro ritmo y energía van bajando hasta que llegamos al invierno, con la menstruación, una fase para ir a lo esencial, priorizar, y en cuanto podemos, tomar más tiempo para descansar y simplemente estar. Esta es la fase reflexiva, el final de un ciclo, un momento para parar, evaluar y conectar con lo que realmente es importante para nosotras.

En cuanto más conozcamos y respetemos nuestra naturaleza cíclica, aunque sea solo con pequeños pasos o actos, más recuperaremos dentro de nosotras una fuente de poder y autoestima que ira creciendo con cada ciclo.


(en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.)
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#34
Puedeen ver una pellicula aquí:
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Como tantas mujeres, Diana ha estado padeciendo reglas dolorosas desde hace años. Cada mes se plantea la misma pregunta: “¿Por qué tanto dolor y molestias si estoy sana?”.
Lo que al principio fue sólo curiosidad se transforma para ella en un emotivo viaje hacia las raíces más profundas de la feminidad y la vida. La Luna en tí es una mirada limpia sobre este tabú, y cuestiona la realidad social de mujeres y hombres de una forma más profunda de lo que la sociedad está dispuesta a admitir. Encarando el hecho de la “etiqueta menstrual” - como lo denomina la autora -, con importantes dosis de humor y autoironía, el documental aborda el tema a través de referencias personales y colectivas, desafiando, de esta manera, nuestras ideas preconcebidas sobre lo que es la feminidad.

Cuando tenía 6 años, mi abuela murió de cáncer de útero. Debido a una serie de nefastas coincidencias, estaba convencida de que yo tenía la culpa. Un año más tarde, a mi madre le diagnosticaron la misma enfermedad. ¿Cómo es posible que un simple órgano humano se convierta en la causa de tanta tristeza?
Mis primeras reglas comenzaron entonces, y con ellas el dolor y la depresión, que entendí como un justo castigo por mi crimen. Pero entonces, ¿cuál era el motivo por el que otras mujeres, millones, sufrieran como yo?. ¿Cuál era la causa de su condena?
Conforme pasó el tiempo comprendí que ni la muerte de mi abuela ni la enfermedad de mi madre tenían relación alguna con mis actos. En cualquier caso, me veía irremediablemente atrapada en lo que he acabado denominando “etiqueta menstrual”.
El mensaje de mi madre había sido muy claro: “Ningún hombre debe saber nunca cuándo estás menstruando”. La sombra de sus palabras me llevó a esconder cuidadosamente la evidencia a mi padre y mi hermano, al principio, y más adelante, a cualquier hombre que pasara por mi vida. Por muy mal que me encontrara, fingía que me sentía bien.
Evidentemente se trataba de la actitud adecuada: todo el mundo, en el colegio, en la universidad, en el trabajo, ¡hacía como yo! El tabú iba mucho más allá de mi entorno familiar, estaba en todas partes. La regla era vergonzosa. No se debía hablar en público del período, era “poco oportuno”.
¿Fin de la historia?
Algo en mí se negaba a aceptar y sufrir en silencio. ¿Cómo podía este proceso natural ser “poco oportuno” cuando una cuarta parte de las mujeres lo está experimentando en cualquier momento dado?
¿Por qué un signo de algo que la sociedad considera como una bendición -la capacidad de la mujer de dar vida – resulta que luego se nombra con expresiones como “the curse” (la maldición) en Gran Bretaña, “the english war debarquement” (el desembarco de guerra británico), en Francia o “to be on the rags” (estar con la furia), en Estados Unidos.
¿Por qué nos cuesta imaginarnos indispuestos a esos cuerpos ideales que vemos en las revistas o en la tele?
¿Cómo es posible que ideas tan tontas, como la de que “una mujer que está menstruando no puede hacer mayonesa”, puedan existir todavía?
¿Por qué muchos hombres no pueden hablar sobre la menstruación sin ruborizarse?
¿Eran la incómoda sangre y los molestos calambres la única causa de toda esta negatividad y negación? Por supuesto que no.

Poniendo en entredicho esta cultura encubridora en torno al tema, mostrando lo que la mujer vive realmente, escuchando también a los hombres, el objetivo de La Luna en tí está en deconstruir los fenómenos de la menstruación, hasta hacer aflorar su naturaleza dual: una experiencia íntima y una construcción social.
De todas formas, no os preocupéis... Soy consciente de que el tabú de la menstruación ha tenido más presencia en mi trayectoria personal que en la de otras personas. Espero que la película refleje mi implicación, pero no voy a convertir a la audiencia en mi psiquiatra. La Luna en tí va a dejar que se oigan muchas voces.
En esta búsqueda de diversidad, el encontrar a Dominika, una alumna de 11 años de edad de mi antiguo colegio, ha sido un hecho decisivo. Ella nos va a transportar al mundo de esas mujercitas en el que todo empieza, donde se estrena la feminidad y las grandes esperanzas se intercalan con los más profundos temores.
Los testimonios de mujeres adultas jugarán un importante papel en el documental. Conseguir que se acepte su punto de vista como real, más allá de “esas cosas de mujeres”, es uno de mis principales frentes de batalla. Hablemos de la menstruación con nuestras propias palabras. Distingamos entre lo que la sociedad dice acerca de ella y lo que nosotras vivimos de verdad.
Por otro lado, y teniendo en cuenta que la menstruación es mucho más que que una realidad fisiológica, el conjunto de información sobre el que se construirá el documental provendrá de expertos elegidos en diferentes campos: medicina, sociología, antropología, psicología, filosofía...
Afrontaremos los prejuicios acerca del periodo (y esperamos, además, revelarlos) utilizando las armas más efectivas: creatividad y humor. Espero que los dispositivos desplegados en el documental nos sirvan para lamentar las viejas supersticiones y arquetipos sociales. O al menos, reconocerlos como tales.
A la vez familiar e innombrable, conocido e ignorado, La Luna en tí apunta a ofrecer, no sólo a la audiencia femenina sino también a la masculina, la posibilidad de llegar a una mejor comprensión de una experiencia humana tan rechazada como importante y, de esta forma, ayudar a ambas partes a superar las tradicionales definiciones de género.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#35
Refloto este tema...
Después de muuuchas vueltas en las vida, y con heridas sanadas... opté por decirle "rojita"...
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)