Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Para quienes perdieron un bebé (texto)
#1
Ceremonia de duelo: cómo llorar un aborto o un bebé nacido muerto

Para facilitar el proceso de duelo, he creado esta ceremonia que le permitirá llorar conscientemente sus pérdidas y liberar emocionalmente a su hijo no nacido. A pesar de que hay una ceremonia básica, soy consciente de que cada circunstancia viene acompañada de emociones distintas. Por ejemplo, una mujer que ha perdido un embarazo deseado, tendrá lógicamente sentimientos que difieren de los de una mujer que perdió a un hermano, o que siente la pena de un aborto voluntario. Si su hijo no nació, es fundamental que usted reconozca que la pérdida de ese niño es muy real. No importa si la pérdida fue reciente o se remonta a décadas atrás, esta ceremonia le permitirá validar su pena.
Una paciente me dijo en cierta oportunidad que temía que "lloraría demasiado" si participaba de una ceremonia ritual de este tipo. Ya sean expresión de pena, de ira o de alegría, las lágrimas suelen hacer que una persona se sienta incómoda y avergonzada. Llorar la pena que se siente es lo que yo denomino "el baño interior de Dios". Desgraciadamente, a medida que uno va creciendo, nadie nos alienta a percibir y expresar nuestras emociones. El llanto produce en el organismo sustancias químicas sedantes, que pueden modificar positivamente nuestra química interior y ayudar al cuerpo a liberar toxinas. El doctor Stephen Bloomñeld cree que el llanto pennite reducir los niveles de tensión de nuestro organismo. Al contener las lágrimas, también contenemos nuestro dolor, lo cual
afecta al cuerpo en forma negativa. Las lágrimas son esenciales para nuestra salud física y emocional, brindando beneficios que muchos de mis pacientes han experimentado durante sus ceremonias de duelo.

Hay muchas formas de expresar la pena. Una de mis pacientes llevó a cabo su ceremonia en lo alto de una ventosa colina, mediante un barrilete de papel para representar al hijo que no llegó a nacer. Al final de la ceremonia, soltó el barrilete y dejó que el viento lo llevara hacia el Océano Pacífico. Para este tipo de ceremonia se necesita un espacio amplio y abierto, alejado de árboles u otros obstáculos, a fin de que su barrilete o su globo no se enganche en lugar de volar hacia el cielo. Puede usar las siguientes instrucciones como guía para crear su ceremonia de duelo personal:

1. En preparación para una ceremonia de duelo formal, compre un muñeco bebé (un almohadón o una almohada pueden sustituir a la muñeca) y una mantilla para envolverlo.
Necesitará velas y flores blancas, música adecuada para la meditación y almohadones blandos para sentarse. Quizás quiera invitar a su pareja o a un amigo o pariente cercano para que participe con usted de la ceremonia.

2. Antes de dar comienzo a la ceremonia, escriba una carta a su hijo no nacido, que leerá en voz alta durante el ritual.
No importa si decide realizar la ceremonia completa o no, escribir esta carta le permitirá contactarse con sus sentimientos más profundos. Quizás su pareja también quiera escribir algo. Si usted había elegido un nombre para el niño que nunca nació, dirija la carta a ese nombre. De lo contrario, le podrá decir, simplemente, "Mi muy añorado hijo" (uso el masculino para hacer referencia a ambos sexos). Explíquele a su niño por qué su vida fue importante para usted, cómo se siente ante esa pérdida y por qué está escribiendo esa carta. Dígale también por qué siente la necesidad de soltarlo y dejarlo ir, a fin de que su alma pueda proseguir su viaje, quizás hacia un hogar dispuesto a recibirlo. Puede agregar que, en caso de que su espíritu regrese a usted cuando esté preparada para recibirlo, se sentirá plena de gratitud. Concluya su carta con palabras positivas que contribuyan a un sentimiento de estrecha unión, como, por ejemplo, "Adiós (y agregando el nombre del niño). Nunca te olvidaré". Una vez terminada la carta, puede comenzar con su ceremonia de duelo en cuanto esté preparada para ello. Sea comprensiva y paciente consigo misma y con sus sentimientos.

3. Coloque el florero con las flores junto a unas velas blancas, colocadas en portavelas. Al encender las velas, baje las luces de la habitación. Con una música de fondo suave y que invite a la reflexión, coloque sobre una almohada a su muñeco-bebé envuelto en su mantita, con las velas iluminándolo. Manténgase conectada con sus sentimientos mientras realiza los preparativos para la ceremonia, y respire hondo, liberando todas las tensiones acumuladas en su cuerpo.

4. Siéntese cómoda y exhale todo el aire que pueda. Usted y quien sea que la esté acompañando pueden participar de la siguiente visualización:
Visualice un hermoso prado. Los pájaros cantan y el sol, cálido y luminoso, baña y penetra todo cuanto la rodea. Permítase entrar en un estado de meditación. Puede elegir una oración para leer o, de lo contrario, recitar la siguiente oración, llamada "el Gayatri"2, que encarna el espíritu de la Integridad. Diríjase al sol, diciendo: "Tú, que eres la fuente de todo poder, cuyos rayos iluminan todo el mundo, ilumina también mi corazón para que también él pueda cumplir con su trabajo". Al recitar el Gayatri, visualice los rayos del sol iluminando el mundo, penetrando en su corazón y luego irradiando desde él hacia el resto del mundo. Ésta es una oración poderosa y vivificante.

5. Lea en voz alta la carta que le escribió a su hijo no nacido. Si usted está acompañada por su pareja o por un amigo,
acepte su consuelo y su apoyo físico. De lo contrario, rodéese el cuerpo con los brazos y abrácese a usted misma.

6. Al culminar la lectura, levante al "bebé" envuelto en la mantilla y estréchelo ente sus brazos. Finalizada la ceremonia, tome conciencia de que éste es el primer paso para abrirse al dolor, la pena y la sanación.


La historia de Lía demuestra de qué manera la ceremonia de duelo que realizó por sus abortos del pasado la ayudó a sanar heridas muy profundas y dolorosas.

Lía, de treinta y nueve años, ejecutiva en un noticiero de televisión, había aprendido a no llorar nunca, ya que en su familia el llanto era sinónimo de debilidad. Lía inició su ceremonia de duelo sin una lágrima. Comenzó por dirigirse a la profunda vergüenza que sentía por sus dos abortos anteriores. A medida que avanzaba, Lía empezó a sentirse más cómoda con la ceremonia y logró verbalizar toda la culpa que llevaba dentro. La alenté a que respirara hondo a medida que el dolor que había enterrado profundamente en su psiquis y en las células de su cuerpo iba saliendo a la superficie.

Lía expresó el dilema crucial que enfrentan muchas mujeres que trabajan. Con respecto a sus opciones, Lía comentó: "Había decidido que no sería como mis hermanas, es decir, un ama de casa que parece vivir sólo para su marido y sus hijos. Yo era la directora del noticiero y responsable de determinar qué información sería difundida y de qué manera a través de las principales ciudades del mundo. Para mí, eso solía ser importante, pero esa importancia palidece en comparación con lo que han vivido mis hermanas: la ternura de un bebé; tomar de la mano a su hija cuando da su primer paso. No puedo perdonarme mis abortos. Me distancié de mis hermanas y de sus respectivos mundos, llena de menosprecio. Ahora me doy cuenta de que soy yo quien ha fracasado. Soy yo quien no puede admitir ante ellas que me hice dos abortos. Prefiero que me consideren estéril. No quiero que sepan que quiero tener hijos, yo, que tanto presumí diciendo que no deseaba ser madre. Ahora quisiera que esos dos bebés volvieran a mi vida".

Olvidando que las lágrimas le estaban prohibidas, Lía se echó a llorar desconsolada. Al cabo de unos minutos, se sintió con fuerza suficiente como para dirigirse a sus dos "bebés", acostados frente a ell envueltos en sus mantillas. Entre lágrimas y sollozos logró decir: "Dios me ha perdonado y espero que ustedes también perdonen. Tomé una decisión equivocada y ahora quiero que sus almitas vuelvan a mí. Me siento muy mal por haberlos hecho tanto tiempo. Pero no estaba preparada para ser madre. Los habría criado de la misma manera en que fuimos criadas tanto mi madre como yo. Quiero que me den otra oportunidad. He trabajado duro para liberar el dolor que me fue transmitido por las
mujeres que me precedieron en el tiempo. Y Henrik sería un buen para ustedes... Pero quiero que sepan que, aunque no vuelvan a nosotros, espero que encuentren otros padres que los amen y los con cariño y ternura... Sé que debo dejarlos ir. Los amo y los tengo que dejar ir si deseo abrir en mí un espacio para un nuevo embarazo."

Lía levantó las muñecas y las estrechó contra su pecho. "Adiós, mis dos amores. Sé que Dios está con ustedes". Al besar a cada uno de los "niños", dijo: "Realmente los necesito, Realmente los amo. Por favor, regresen. Que Dios los acompañe". Lloramos juntas.

Ahora que ha comenzado la difícil tarea de liberar tantas y tan fuertes emociones, como es elaborar un duelo nunca expresado a través de la ceremonia de liberación descrita precedentemente, comience a visualizar su intrínseco "yo" fértil. Los ejercicios siguientes la ayudarán a verse como una mujer vibrante, cuyos poderes generativos surgen de su misma esencia.
(En Mente Sana, Embarazo Seguro, de Niravi B. Payne)
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#2
Encontré esto hoy, en Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Consuelo para una Pérdida


[Imagen: corner_right_title_cde.gif]
[Imagen: spc.gif]
[Imagen: spc.gif]
Materiales de Duelo
[Imagen: spc.gif]
La muerte de un bebé es quizá la peor tragedia que cualquier familia pueda imaginarse. Usted no piensa que su bebé puede morirse. Los bebés significan el comienzo de la vida, no el final. Esta contradicción es lo que hace que la muerte de un bebé sea tan incomprensible, tan difícil de creer y aceptar.

Cuando un bebé muere, también muere un poco nuestra esperanza, parte de nuestros sueños se hacen pedazos, se borra parte de nuestro futuro incluso antes de haberse escrito. Además de la pérdida física, hay una pérdida emocional y una pérdida de todo lo que promete una vida nueva. Esto es así, ya sea que el bebé muera de recién nacido o antes de nacer como consecuencia de un aborto espontáneo, un nacimiento sin vida u otras causas. La sociedad ha tardado en reconocer que el impacto sobre los padres puede ser el mismo independientemente de cuándo se produce la pérdida. El dolor de los padres después de un aborto espontáneo es tan válido y real como la pérdida de un bebé nacido a término.

March of Dimes cuenta con una cantidad limitada de materiales para lidiar con el duelo, disponible sin cargo, para los padres u otros familiares que han sufrido la pérdida de un bebé entre la concepción y el primer mes de vida. El material incluye información disponible en este sitio Web y otras fuentes de consulta adicionales. El material se ofrece en inglés y en español. Envíe un email a Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. para solicitar los documentos para lidiar con el duelo. Indique su dirección postal o domicilio completo para poder enviarle los documentos.

[Imagen: spc.gif]
Para la Pareja
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

[B]Para los Familiares y Amigos[/B]
[B]Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.[/B]
[B]Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.[/B]
[B][/B]
[B]Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.[/B]
[B]Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.[/B]
[B][/B]
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#3
Este texto le ha servido a muchas chicas para cerrar en paz el ciclo...
Espero le siga sirviendo a muchasConfusedmiley31:Confusedmiley31:Confusedmiley31:
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#4
Si bien no era un bebé...anoche fuimos con mi esposo al velorio de una niñita de 5 años, compañera de jardin de mi hijita Antonia... sin duda no existe dolor más grande, no loo podriamos ni siquiera describir...a esta pequeña que se llamaba Valentina, le diagnósticarón el año pasado Leusemia, su pequeño cuerpo no resistio más...una niñita tan bella, tan inteligente, con tanta gracia para bailar...no puedo dejar de recordarla, como bailaba en las presentaciones del jardin...no se que más decir.
Responder
#5
ufff Sole, que horrible.

Este ritual lo he hecho desde que lo conocí con cuatro peques que vinieron a mi y se fueron.... el primer ritual lo hice para despedirme de mis peques del año 2003 (lo hice retrospectivamente), y en octubre (o noviembre, todo es tan nebuloso ya) lo hice con mi peque que me alegró tanto esa semanita mientras estuvo junto a mi (y que creo que ha sido la pérdida mas dolorosa porque la alcance a celebrar y luego se fue)....

Al salir de la clinica en abril de este año esperé hasta tener la fuerza y lo volvi a repetir... en esa oportunidad lloré muchisimo, senti bastante alivio, lamentablemente el dolor de perder a un hijito no es algo que se pueda superar de un dia a otro, sino que es una pena que nos acompaña durante nuestras vidas, como una pequeña espina que recuerda esa pena cada cierto tiempo.... este ritual me ha ayudado a dar un punto final a toda la situación.

Esta semana ha sido bien dura para mi, he recordado mucho a mi peque de octubre porque deberia estar por nacer (ahora se cumplian los 9 meses) y la pena me ha superado a ratos...

Pero como me dijo una buena amiga de estos lados una aprender a vivir, a salir adelante y a volver a ilusionarse... en mi caso espero pronto tener ilusion nuevamente, ahora sólo quiero vivir, respirar y dar gracias por lo que la vida me ha entregado y tener la fuerza para dejar partir lo que la vida me ha quitado y que tal vez me devolverá en otro momento .....
Responder
#6
Este tema le ha servido a hartas chicas del foro.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#7
Sin, duda leer esta carpetita me hace sentido. El proceso que aún estoy viviendo en "Proyecto esperanza" es bastante similar. Comienza por abrir esar herida mal cerrada, con mirar el dolor para botar la pena y la frustración, con el fin de entender el para qué me ocurrió esto a mí y luego termina con una presentación del hijo no nacido a la familia cercana y a Dios, también se debe poner un nombre a ese hijo, y buscar algo que lo represente.
Durante el proceso me han pedido que escriba varias cartas, con la intención de ir viviendo este duelo, también ahora al final le escribí una a mi niño que no alcanzó a nacer. La verdad es muuuuuy sanador. A mi esposo y a mí nos sirvió demasiado.
Me gustaría compartir con ustedes la primera carta que escribí, dirigida al mundo. Cuando la pena y la frustración todavía eran parte de mi vida.
La subiré posterior a este mensaje.
Responder
#8
[B]CARTA DE UNA MUJER QUE HA PERDIDO A SU HIJO NO NACIDO A LA SOCIEDAD[/B]
Quisiera a través de esta carta dejar constancia de una situación compleja que me ha tocado vivir, sin duda la mas difícil en mis casi 30 años de vida.El 20 de diciembre pasado el mundo se detuvo para mí. Mi hijo que crecía dentro de mi vientre murió.Aquel día desperté muy ilusionada para ir a control médico de rutina, feliz. Como cualquier mujer embarazada que espera a su hijo con tanto amor. Yo lo esperaba, lo amaba, y luche contra la adversidad para lograr concebirlo. No fue fácil, un camino lleno de intentos y fracasos, hasta su milagrosa llegada. Pero toda mi alegría e ilusión se derrumbo de un segundo a otro.Recuerdo las palabras del médico, cuando le pregunte si iba a poder rendirle una sepultura digna a mi hijo. Me respondió: -“No era una persona todavía…” Me dolió profundamente escucharlo. He pensado que esta sociedad y legislación tiene una gran deuda con la muerte de un hijo no nacido. Incluso las personas intentan consolarte con frases que no solo no sirven sino que además aumentan el dolor y angustia. Frases como: -“ustedes son Jóvenes” “Tienen toda una vida por delante”. Precisamente por ser tan joven tendré que aprender a vivir el resto de mi vida con este dolor. Frases como: -“Después te vas a embarazar de nuevo.” Como si un hijo pudiera reemplazar a otro. Me pregunto si aquellas personas le dirían lo mismo a una madre que ha perdido a un hijo nacido. Probablemente no. Es que solo las personas que hemos vivido esto podemos entender que el dolor no es mas ni menos, es el mismo que cualquier madre que pierde a su hijo. Frases como: -“Mejor ahora que tenías pocos meses, después hubiese sido peor.” Como si el dolor fuera menos ahora. Es mi hijo, desde el primer día de la concepción y por siempre. O al menos así lo siento yo.Cuando recibía constantemente esas frases llegue a cuestionarme el por qué me afectaba tanto. Ahora me arrepiento de aquellos cuestionamientos. Me pregunté incluso ¿Cómo pude llegar a amar tanto a alguien que nunca conocí? ¿Cómo puede dolerme mas que la muerte de un ser querido que perdí hace años, con quien viví gran parte de mi vida? Mi respuesta fue innata: “Era mi hijo, es mi hijo” “Es una parte de mí”. No lo alcancé a conocer pero si sentí inexplicablemente su presencia en mi vida.Ahora siento como si amor hubiese quedado suspendido. No tuve la oportunidad de demostrárselo con una caricia en vivo. Quizás por esto, mi dolor se hace mas difícil de llevar. Porque es mi hijo el que ya no esta físicamente conmigo. No un embarazo que se perdió, como gran parte de esta sociedad lo piensa.Nunca pensé que doliera tanto, es un dolor que a ratos no te deja respirar.En un principio encontré injusto no tener un lugar físico donde conectarme con él, donde dejarle una flor viva y hermosa para alagarlo. Ahora intento comprender que su alma esta junto a Dios y que no necesito estar en el lugar que quedo su cuerpo inerte para sentir su presencia. Pues en cada paisaje de la naturaleza, en el agua, en la tierra, en las praderas verdes, donde brille el sol, en una lluvia inesperada, donde una flor aromatice esta mi Ignacio, mi hijo amado. Porque lo llevo en lugar mas bello de mi corazón. Fuí feliz mientras estuvo a mi lado y son precisamente esos recuerdos los que pretendo rescatar para continuar viviendo.
Responder
#9
[SIZE=1]continuación...

A todas aquellas personas que han estado cerca de una mujer o pareja que ha perdido su hijo antes de nacer, quiero decirles que no intenten consolarlos con aquellas frases que solo aumentan el dolor. Quiero decirles que hablar de nuestra pena nos ayuda a calmarla, que no intenten distraernos o cambiarnos el tema de conversación cuando queramos hacerlo. Que respeten nuestro tiempo de dolor, porque tal parece que para esta sociedad deberíamos sufrir menos tiempo que el resto de las personas que han perdido un hijo, solo por el hecho de que aún no ha nacido. No es así. Sufrimos aún más cuando se nos minimiza el dolor o cuando se nos compara con otras perdidas. No nos digan que la juventud es un punto a favor para este duelo, porque precisamente nuestra juventud hace que nos sintamos desvastados ante esta primera prueba tan difícil que ya nos somete la vida. No nos miren extrañados si ahora recordamos a nuestro hijo por el nombre que siempre soñamos darle, nos reconforta el alma hacerlo sentir parte de nuestra historia. No nos digan que saben cono nos sentimos, si nunca han vivido lo mismo. Es mas, ni yo imaginé como era este dolor. No nos digan que el tiempo todo lo cura, porque en el fondo lo sabemos. Queremos intentar transformar este dolor en paz y esperanza, pero necesitamos nuestro propio tiempo y de ustedes, del resto del mundo solo comprensión y compañía.[/SIZE]
Carolina Retamales… Enero 2012…
Responder
#10
Lo único que se puede hacer es vivir e duelo, vivir el dolor, y dejarlo salir... es lo único que permite que las emociones se vayan aquietando.
Y los tiempos y procesos son totalmente personales.

Confusedmiley31:Confusedmiley31:Confusedmiley31:Confusedmiley31:Confusedmiley31:
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder
#11
Si, tienes razón Brujita. Yo ya he comprendido aquello. Me di mi propio tiempo y creo que fue y sigue siendo muy sanador...Confusedmiley1:
Responder
#12
Hola Chicas, tengo 29 años y el año pasado perdí a mi bebe de un mes y medio, dolor que aún no se vá y dudo que se vaya totalmente. Es tanta la alegria y la ilusión que sentí al saber que estaba embarazada y sabiendo que era tan deseado, aún recuerdo la primera ecografía cuando escuché su corazón, el sonido más hermoso, más bello que pude escuchar, pero todo pasó tan rápido, en ésa misma semana que supe de mi embarazo, mis ilusiones y felicidad se derrumbaron. Mi bebé habia dejado de vivir, se habia ido y no ubo manera de detener todo ésto.

Lo más doloroso fué escuchar de un médico que te decia: Es normal ésto lo que pasa, es un embrion muerto, si quieres cuando quieras embarazarte denuevo vuelves, eres joven...

Qué palabras más escalofriantes e insensibles, me quería morir ¡¡¡ y no quería aceptarlo, NO¡¡ cómo me podía estar pasando éso a mí¡¡¡ porqué¡¡¡¡ porqué a mí ¡¡¡ no podía aceptarlo, y menos creerlo....

Hasta mi segunda ecografía, cuando ya su corazoncito no latia, ahí morí junto a él.....que dolor más grande......aún lo recuerdo como si fuera ayer....

TODOS dicen: Dios sabe porqué haces las cosas.......qué palabras de consuelo......para mí aún no las son....y sigo sin entender porqué a mí......
Responder
#13
Para quienes lo necesiten, es muy potente hacer un rito de despedida.
Bendiciones!

Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Responder


Posibles temas similares...
Tema Autor Respuestas Vistas Último mensaje
  Consejos para transferencia de embriones Verónica 1 319 8th August 2017, 23:47
Último mensaje: admin
  10 Cosas para no decir a alguien infertil danicasv 4 5.152 23rd September 2016, 16:13
Último mensaje: cubanitapr
  Cuestionario para evaluar candidiasis Brujita 0 2.429 5th September 2016, 13:21
Último mensaje: Brujita
  Música para embriones en laboratorio Brujita 1 4.365 27th August 2016, 20:56
Último mensaje: FranIbañez
  Valores óptimos TSH y t4 para embarazo Limita 0 3.059 14th March 2016, 09:42
Último mensaje: Limita
  Monitor para Seguimiento Ovulación... Walla 4 5.881 7th August 2015, 22:36
Último mensaje: Brujita
  Alternativas orgánicas para nuestro período Brujita 5 3.903 14th October 2014, 23:36
Último mensaje: Brujita
  Premio Nobel de medicina para FIV Balita 4 5.873 19th April 2013, 00:40
Último mensaje: Roxana
  Nace bebé de embrión criopreservado 20 años Brujita 1 3.336 12th October 2010, 13:39
Último mensaje: Pimpollo

Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)