Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Articulos de prensa pertinentes
#1
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

Fundación San José para la adopción familiar
“Una opción por la vida”

Dando vida a una historia

Hoy nuestra sociedad vive nuevas realidades en lo que a concepto de familia se refiere. Los especialistas las definen con diversos nombres: biológicas, monoparentales y adoptivas, entre otras. Es decir, caminamos en un mundo donde se van estableciendo nuevas formas de constituir familia, ya sea por la vía biológica o simplemente a través de la adopción. Esta última, a partir de los años 90 se ha ido desarrollando cada vez más, abriéndose camino y creándose un espacio muy valioso en esta sociedad que avanza día a día a pasos agigantados. Esta modalidad es una vía totalmente legal donde cada año toma más fuerza y es reconocido como una verdadera alternativa de formar familia.

Por esta razón, y considerando la importancia de velar por el fortalecimiento de este gran núcleo social, Bernardita Egaña - trabajadora social- se planteó concretar un gran sueño a fines de 1994: crear una institución, al alero de la Iglesia, que diese una respuesta real a graves problemas sociales como el aborto, abandono y maltrato de niños, y pudiera entregar a las mujeres con embarazos no deseados otras opciones en un clima de acogida y afecto, otorgándoles herramientas que les permitiesen un sano discernimiento y protegieran al niño que está por nacer.

De este modo, desde su papel de madre adoptiva y con el objetivo de humanizar y agilizar el proceso al cual ella y muchas parejas deben someterse, nace Fundación San José para la Adopción Familiar Cristiana, una institución privada sin fines de lucro con decreto de Derecho Canónico y acreditada ante el Servicio Nacional de Menores (Sename) para trabajar en Programas de Adopción. Presidida por el Pbro. Julio Dutilh Ros, y su directora ejecutiva, Bernardita Egaña Baraona, esta institución lleva once años trabajando por la vida, habiendo logrado acoger a más de 3.161 mujeres con embarazo no deseado, más de 1.174 recién nacidos y contribuido a formar más de 1.212 familias.

Una preocupación latente de esta institución es atacar la alta tasa de abortos que tiene el país. En efecto, en Chile se realizan más de 140.000 abortos al año, considerando más de 350 al día, cifra bastante alarmante si se piensa que en el mundo está contemplado un total estimado superior a 50 millones anuales. Al mismo tiempo, cada día aumenta más el número de parejas que consultan por problemas para concebir un hijo o simplemente manifiestan la inquietud y las ganas de tener un niño adoptado. Ante este panorama, la labor social y humana que realiza la Fundación San José se hace inminente como un camino real y efectivo para enfrentar problemáticas tan importantes como lo son el abandono, la infertilidad y el aborto. En efecto, el trabajo que realiza se sustenta en ser una Opción por la Vida, que cree en el derecho que tiene cada niño a nacer y crecer en una familia.

Actualmente, son cuatro las instituciones acreditadas en el país para realizar programas de adopción: SENAME (Servicio Nacional de Menores), Fundación Chilena para la Adopción, Colonias y Campamentos (Quinta de Tilcoco) y Fundación San José para la Adopción. Para éstas, el embarazo no deseado constituye una realidad latente, ya sea como resultado de relaciones estables, encuentros ocasionales o producto de una violación. Aparentemente las razones que motivan a una mujer a entregar su hijo en adopción se sostienen en las variables económicas, sin embargo, esta problemática se presenta en todas las clases sociales y en diversas realidades. "Las razones de cada mujer para no desear dar a luz se sustentan en diferentes motivaciones, pero generalmente responden a historias personales de abandono, falta de redes familiares y sociales de apoyo e inseguridad. De esta forma, se crea un círculo vicioso que es imprescindible romper a través de variadas alternativas ofrecidas que busquen rescatar el valor de la vida de esa mamá y ese niño", explica Bernardita Egaña, Directora Ejecutiva de la Fundación.

La sociedad chilena hasta ahora no ha sido capaz de acoger y ofrecer una alternativa viable a aquella mujer en una situación "conflictuada" con su maternidad. Muy por el contrario, ha tendido a condenarla independiente de su decisión: "si aborta es asesina, si lo entrega en adopción es una mujer insensible capaz de abandonar lo más propio; si lo asume, carga con el estigma de 'madre soltera' desamparada y sin ayuda. Frente a esta cruda realidad, es crucial que la comunidad sea capaz de generar un camino legítimo que respete el derecho de ese niño a pertenecer a un núcleo familiar que vele por su bienestar, y respete el derecho de esa mujer a sentirse incapaz de asumir a ese hijo(a)", sentencia Egaña.

La tríada de la adopción

El camino de la Adopción, concebido como un proceso humano y transparente, tiene tres protagonistas centrales como ejes de la Fundación San José: mujeres con embarazos no deseados quienes, a través de la "Oficina de Mujer Embarazada", reciben atención profesional y humana de parte de un completo equipo interdisciplinario, formado por psicólogos, asistentes sociales, abogados, entre otros. También están los padres adoptivos, que reciben en un "Centro de Atención" especializado preparación integral para asumir con las mejores herramientas el desafío de la paternidad; y el recién nacido, eje de este proceso a quien se le brinda todo el cuidado, cariño y estimulación necesaria en la llamada "Casa Belén" mientras espera ser acogido por su familia definitiva. Teniendo en consideración la importancia que cada uno de ellos asuma su proceso, se formaron tres áreas de trabajo, independientes pero interrelacionadas al mismo tiempo, que garantizan una atención acorde a las necesidades de los tres actores involucrados.

La primera área es la Oficina de Mujer Embarazada que posee una casa de acogida llamada "Hogar San José", donde se recibe y acompaña a las mujeres imposibilitadas de asumir sus embarazos, pero que han decidido preservar la vida del menor, ofreciéndoles atención gratuita de tipo social, psicológica, médica y legal. Conscientes del valor de cada una de las futuras madres, el Hogar realiza actividades colectivas de formación personal, capacitación laboral y manual. Estas instancias, junto con entregarles más herramientas para su desarrollo, les ayudan a recuperar su autoestima y superar los problemas que las afligen mediante sus propios medios. En los casos de que las mujeres asuman el cuidado de su hijo, los profesionales del hogar trabajan con la familia de origen y proceden por la aceptación de una hija madre soltera y su consiguiente reinserción social y laboral. "El proceso de entregar un hijo en adopción, aunque sea un acto elegido y muy consciente, es para la mamá biológica una situación límite, difícil de asumir y en extremo dolorosa. Presenta una tremenda carga emotiva con sentimientos encontrados: desear retener al niño y querer entregarlo al mismo tiempo. Es más complejo de lo que parece", afirma la directora de la institución.

El segundo protagonista de esta historia son los recién nacidos que habitan en Casa Belén, lugar donde los menores entre 48 horas de vida y un año de edad, están a la espera de ser recibidos por quienes serán sus padres definitivos. Si bien la Fundación San José busca velar por el bienestar del niño, éste es el actor más delicado e indefenso. Durante el proceso legal, es atendido de manera integral por médicos pediatras, personal de enfermería especializado y un voluntariado calificado que cumple tareas de estimulación y atención, brindándole todo el cariño y cuidado necesario, buscando situarlo en un ambiente lo más parecido a una familia.

Por último, se encuentra el Área de Padres Adoptivos, cuyo objetivo es ser guía orientadora de los matrimonios postulantes y ayudarlos a conocer lo que implica el proceso de adopción. Al momento de que la pareja ha tomado la decisión, se les acompaña y presta apoyo en su formación como futuros padres adoptivos, orientándolos y evaluándolos psicológica y socialmente. La atención finaliza con los trámites legales que permiten la entrega del niño y posteriormente se procede a un seguimiento de la nueva familia. En términos generales, el Centro de Atención Familiar presta un servicio a la comunidad acogiendo en forma integral y profesional a la familia adoptiva a lo largo de su ciclo vital mediante talleres, charlas e instancias de orientación.

¿Cómo Colaborar?

Si estás interesado en hacerte parte de esta noble causa, la Fundación San José ofrece diversas alternativas de apoyo. Para empresas, instituciones y personas particulares, es posible colaborar a través de las campañas "Bota por mi vida", instancia de recolección de papel en cajas especiales instaladas en empresas, colegios y otras instituciones; "Diario Vivir", campaña de reciclaje de revistas, folletos y diarios a través de contenedores en colegios, parroquias y supermercados y "Tu vuelto es vida", consistente en donación voluntaria de parte del vuelto de los clientes en Supermercados Montserrat y Farmacias Galénica. También hay una invitación para las pequeñas, medianas y grandes empresas a sumarse a la campaña "+ Pañales", consistente en que cada empleado haga una donación de éstos o una ayuda en dinero, o bien a "Tu papel da vida", iniciativa que pretende motivar a las empresas a satisfacer sus requerimientos de papel a través de la distribución y venta para sus fotocopiadoras e impresoras. De este modo, se está fomentando un espíritu más humano al interior del lugar de trabajo y solidarizando con la causa de la Fundación.

Si la idea es hacerse socio y aportar con una donación, hay que hacerlo a través de la "Red de Amigos".

Para mayor información: Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos. o al 3999600 - Línea de atención gratuita para mujeres con embarazo no deseado: 800-212-200.
Responder
#2
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.

1. “Mujer en conflicto con su maternidad”

MUJER EN CONFLICTO CON SU MATERNIDAD: MUJERES QUE ENTREGAN A SU HIJO(A) EN ADOPCION
(Fundamento del programa de Atención a la madre biológica, fadop, 2005)

Suele dejarse en manos de la mujer la decisión respecto del niño que espera, aunque gran parte de las mujeres atendidas “esperaba” fundada o infundadamente que el progenitor les brindara apoyo para asumir adecuadamente su embarazo y, por consiguiente, al(la) niño(a). Aún más, muchas de ellas creían posible poder llegar a construir una familia con el padre de su hijo(a). Lo anterior, guarda estrecha relación con una de las principales razones manifestadas por las mujeres para entregar a sus hijos(as) en adopción, cual es la falta de apoyo del progenitor. Esta razón se ve reforzada por el hecho de no existir apoyo de familiares cercanos a las mujeres; por lo tanto, ellas se ven enfrentadas a un embarazo y a un(a) hijo(a) que, no sólo no ha sido planificado, sino que además, perciben que, de algún modo, las hace palpar de manera más consciente la soledad en que se encuentran y el dolor que esto conlleva.
Desde el comienzo, experimentan sentimientos ambivalentes o de rechazo inicial. En las mujeres “menores de 20 años el deseo de haberse embarazado es sólo un 28,6%. Aumenta a 35,3% a la edad en que el embarazo es recomendable, para descender sólo 23,9% en las de 35 años y más. Entre las razones expresadas para no tener deseo o bien sentimientos mixtos -que son en total un 71,2%- figura el ser soltera y conflictos con su familia además de tener situación económica deficitaria.” (Viel y Pereda, 1991).
De lo anterior se desprende que el conflicto que viven aquellas mujeres respecto de su maternidad, las lleva a considerar la alternativa de la adopción como una solución adecuada para resolver su situación. De hecho, según cifras del SENAME (en libro de Seminario Internacional: reformas en materia de Infancia y Adolescencia, año 2003), en el año 2002, se atendió a un total de 186 madres que se encontraban en esta situación y que contemplaron la posibilidad de entregar a sus hijos en adopción. De ellas, un 39,2 % (73 madres) asumió finalmente su maternidad y un 36% entregó a su hijo en adopción (el resto de los casos se encontraba sin información o en proceso hasta la fecha de elaboración del documento citado.

Muchos factores influyen en la decisión de entregar a un(a) hijo(a), como se señalaba ya en párrafos anteriores. Si bien cada situación es diferente, de acuerdo a algunos estudios hay algunos rasgos comunes tales como: carencias económicas, falta de apoyo afectivo tanto familiar como de pareja, sensación de incapacidad y soledad ya que no cuenta con redes de apoyo. Lo anterior, se ve reflejado en el siguiente testimonio entregado por una madre y recogido por Julio Cesar Labaké en su libro “Carta al hijo que entregué en adopción” (Labaké, 2000): “Aquellos fueron días de certezas terriblemente crueles para mis dieciséis años y un embarazo de cuatro meses en mi vientre.
Y sola.
Sin una familia y sin un hombre que se jugara a mi lado….Porque se dijeron tantas cosas absurdas y falsas que hasta él se convenció que debía abandonarme. Tanto que nunca más supe de su existencia”.

Es frecuente encontrar que la mujer que se encuentra en conflicto con su maternidad y que ha pensado en la posibilidad de entregar a su hijo(a) en adopción, no logra desarrollar un fuerte apego emocional durante el embarazo (a diferencia de lo que sucede con una mujer que acepta y/o ha esperado dicho embarazo). Es usual percibir un bloqueo interno, que se manifiesta como una defensa para no contactarse afectivamente con lo que les está sucediendo y, de este modo, sentirse menos vulnerable. Muchas mujeres saben que si entregan al(la) hijo(a) que esperan, enfrentarán el dolor auto impuesto, otras ni siquiera son capaces de aceptar esto y se centran en que su decisión es beneficiosa para ella y los que la rodean.

El parto las pone en contacto con ese(a) niño(a) que en su momento fue solo una “idea”. Es este el momento en el que se da cuenta de lo que realmente perderá. En esta etapa, la mujer se cuestiona si realmente será capaz de soportar y enfrentar la pérdida de alguien que no volverá. Este período se hace especialmente difícil y revive con más intensidad el conflicto inicial de asumir o no su maternidad, ya que, por un lado, puede desear asumir al(la) hijo(a) que ha nacido, pero se ve imposibilitada de hacerlo en la práctica. A esta difícil situación, se suma el hecho que normalmente no tiene con quien compartir el dolor, la pena, los sentimientos de culpa, así como también la ansiedad y sentimientos de impotencia frente a su realidad.

Después que el(la) niño(a) es entregado(a), se pueden describir una serie de reacciones y emociones. Para algunas madres, después que se han recuperado físicamente después del parto, la realidad de lo que ha ocurrido aparece. Para hacerlo menos doloroso, ellas niegan que haya sido importante, actuando en concordancia a esta negación y señalan que se debe volver a la vida normal. Otras mujeres se enrabian, sea con sus padres, su pareja, con la Institución de adopción o la “sociedad”. También es esperable que vuelquen la rabia hacia sí mismas y se depriman. Algunas de ellas se quedan estancadas en está fase por largo tiempo, yendo desde la negación de lo que sienten a la rabia y la depresión una y otra vez.

Lo anterior da cuenta de la importancia de que se hable de esta pérdida y se reconozca el dolor, la culpa así como también las ansiedades y sentimientos de impotencia. La mayoría de las personas al experimentar una situación de dolor pueden vivir el duelo, con rituales que son socialmente aceptados. En el caso de la entrega en adopción, no tiene “permiso” para lamentar esta pérdida, la actitud predominante es que debe dejar atrás lo que pasó y que la vida debe volver a la normalidad.

Con el transcurso del tiempo hay mujeres que son capaces de sobreponerse al dolor, conscientes que su determinación en ese momento y bajo esas circunstancias fue lo mejor para su hijo(a), quedando en paz consigo mismas. Sin embargo otras permanecen con fuertes sentimientos de culpa y su vida jamás vuelve a ser lo que era antes, reviviendo permanentemente el dolor.
Responder
#3
Enlaces habilitados sólo para miembros. Regístrate o Inicia Sesión para verlos.
Lanza hoy la Fundación San José
CAMPAÑA PARA ACOGER A LA MUJER QUE SUFRE UN EMBARAZO NO DESEADO

Hoy parte esta nueva campaña que tiene por objetivo sensibilizar a la sociedad frente al sufrimiento de miles de mujeres que viven un embarazo no deseado.

SANTIAGO, abril 15.- Entre el 15 y el 30 de abril se exhibirá por las pantallas de canal 13, la nueva campaña comunicacional de la Fundación San José para la Adopción, que busca informar y crear conciencia sobre los problemas sociales derivados de una maternidad conflictuada, como son el aborto, el abandono y el maltrato de niños.
La idea es trasmitir un mensaje positivo para todas aquellas mujeres que esperan un hijo que no desean, con el objetivo de hacerlas sentir que no están solas y que existe una institución que las acoge y acompaña en un momento tan difícil y doloroso.


Para esta finalidad, se habilitó una línea telefónica gratuita (800 212 200) para aquellas mujeres que deseen tener más información y apoyo.

Se trata de mostrar la adopción como una “opción por la vida” que le permite a la futura madre afligida por su maternidad, acoger al hijo que espera; al niño, crecer en un ambiente de amor y estabilidad; y al matrimonio que sufre a causa de la infertilidad, formar una familia.

Fundación San José es una institución privada acreditada por el SENAME que lleva 13 años de labor en el país, tiempo durante el cual ha acogido a más de 4 mil mujeres con embarazo no deseado y a conseguido entregar en adopción a unos 900 pequeños.

Derechos Reservados Terra Networks Chile S.A
Responder
#4
Dejo este acá porque es un buen ejemplo de no haber tomado decisiones en forma informada ni con claridad mental suficiente...
Cita:
[INDENT][INDENT]Concepcion:Acusan a Sename de entregar en adopción a niño sin consentimiento de sus padres

Menor de siete años podría ser enviado al extranjero sin el consentimiento de sus padres

El Sename estaría gestionando el traslado del menor que ha permanecido desde los cuatro meses en un hogar de menores, pese a que su madre no ha dado ninguna autorización y asegura que se enteró por una llamada anónima.

CONCEPCION, enero 21.- Un menor de siete años estáría en proceso de ser enviado al extranjero, luego de un trámite de adopción efectuado por el Servicio Nacional de Menores (Sename), en contra de la voluntad de sus padres, según informaron fuentes de la Municipalidad de Concepción.

De acuerdo a personas ligadas a la edil penquista, Jacqueline Van Rysselberghe, fue la propia madre del niño, Alejandra Morales, quien se acercó al municipio a solicitar ayuda, relatando que siendo poseedora de la custodia del menor de sus hijos, se vio en la obligación de dejarlo en un hogar de menores de la comuna de Hualpén -desde que el pequeño tenía sólo cuatro meses de edad-, a causa de la imposibilidad de cuidarlo por su labor de asesora del hogar.

Según la declaración de la madre, a inicios de 2006 recibió un llamado telefónico anónimo desde el hogar donde estaba interno el menor, donde le indicaban que su hijo sería dado en adopción. Ante esta situación, la mujer recibió la defensa de la Corporación de Asistencia Judicial y luego de la participación de tres abogados distintos en el caso, la causa fue perdida en la Corte Suprema, por no presentarse la defensa de los progenitores.

Alejandra Morales, señala que no ve a su hijo desde abril de 2006 y agrega que el menor se encontraría viviendo en Santiago, bajo otra identidad e inserto en un "proceso de desarraigo", antes de ser enviado al extranjero, situación para la cual ella no ha entregado ningún tipo de consentimiento formal, consignó La Tercera Digital.

Fuente: ORBE
[/INDENT][/INDENT]

Googleando, aparece la transcripción del fallo de la Corte de Apelaciones de Concepción
Cita:CORTE DE APELACIONES
CONCEPCIÓN

Concepción, dos de abril de dos mil siete.-

VISTO:
Se reproduce el fallo en alzada y se tiene además presente:

1.- Que los sentenciadores comparten el criterio de la juez de primer grado en orden a estimar que el interés superior del niño, Christian en la especie, requiere que éste pueda contar con un grupo familiar que le proporcione afecto, cuidados permanentes, no esporádicos (semanales o mensuales) como ha ocurrido hasta ahora en que el infante aludido desde su más tierna edad (tres meses) hasta ahora, por un lapso de casi siete años, ha cursado sus afectos y emociones, sus miedos, temores, enojos, inseguridades etc., en un ambiente institucional en donde lo instaló su madre y en donde permanece hasta hoy, ajeno al concepto de grupo familiar protector, apoyador.

2.- Que si bien se advierte en las visitas de la madre al niño Christian la vinculación que la progenitora quiere mantener con el hijo, esta sola circunstancia no satisface los requerimientos del interés primordial del niño.
A lo largo de los años de internación del hijo, no se ha visto que la madre haya desarrollado acciones concretas en orden a sustentar un proyecto de vida que asegure la incorporación definitiva e incondicional de Chistian a la vida familiar.
Se observan en la madre las características personales estructurales ,que anota el informe sicológico de fojas 100 y que permiten concluir que no está moralmente habilitada para ejercer el cuidado personal de su hijo Christian.
La causa sobre Medida de Protección del menor Christian, (Rol Nº21.524, Primer Juzgado de Menores de Concepción) traída a la vista, tempranamente pone de manifiesto que la madre, Uldaricia Alejandra, no posee las condiciones ni la responsabilidad necesarias para asumir el cuidado de un hijo (su primer hijo Eduardo, procreado con el mismo padre). Sus propias hermanas únicas familiares- estiman que Uldaricia no es capaz de asumir adecuadamente el rol materno (informe fojas 8).
Las hermanas de Uldaricia que inicialmente apoyaron a su pariente en su maternidad (2 veces madre), posteriormente le restaron su protección, al punto de no estar disponibles para favorecer al menor Christian.

3.- Que tampoco el padre del menor, que lo reconoció, tiene disposición para acogerlo bajo su amparo. Está cesante, le faltan ingresos para llevar el pan a su propia familia (mujer e hijos matrimoniales) y tiene a su cargo el hijo mayor Eduardo, que procreó con Uldaricia Alejandra, la madre del niño Chirstian. Por lo demás, el padre aludido, Juan Eduardo Faúndez Gómez, presenta también al igual que la madre -Uldaricia Alejandra- características personales estructurales que lo inhabilitan para ejercer el cuidado personal de su hijo Christian. (Informe fojas 96).
Del mismo modo, la abuela paterna del menor, Irma Gómez Zambrano, dijo (fojas 82), no encontrarse capacitada para hacerse cargo de su nieto.

4.- Que en resumen y conclusión, el menor Christian carece de una red de apoyo que permita su egreso desde el Hogar en que se encuentra internado.
Los padres, especialmente la madre, que internó al niño, se han resistido a asumir el cuidado personal del hijo, por una parte; y, por otra, sus condiciones para ejercer su rol parental respectivo, no es propicio para dicho cuidado.
La oposición que ambos padres han manifestado para que el menor Christian pueda ser entregado en adopción, es sólo la verbalización de un propósito sin contenido. Ellos mismos reiteradamente dan a conocer al juez no estar disponibles para tomar sobre sí el cuidado del hijo; aparte ello, no están en condiciones morales de asumir tan relevante tarea.

Corren tiempos en que la familia se ha disgregado en considerable medida, así como los roles parentales se han deteriorado en magnitud semejante; pero no se ha llegado al punto que los hijos del hombre sean los hijos de una institución.
La adopción es un instrumento social intermedio que posibilita que los hijos destituidos de formación familiar de origen puedan cultivar valores que no pasan y desarrollar emociones sanas en el seno de una familia adquirida.
Con arreglo a las reflexiones expuestas y lo que previene el artículo 67 numeral 4 de la Ley 19.968, se confirma la sentencia apelada de ocho de noviembre de dos mil seis, escrita en fojas 133 a 150 de esta carpeta judicial.

Regístrese y devuélvase con su custodia y registro de audio.
Redactó la Ministro señorita Isaura Esperanza Quintana Guerra.
No firma el abogado integrante señor Ricardo Sandoval, no obstante haber concurrido a la vista y acuerdo de la causa por encontrarse ausente.

Rol Corte N°1083 -2006.-
Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)